Empresas & Management
Fecha de publicación: 2020-08-04

Al borde del precipicio el negocio de los buses que conectan Centroamérica

Oscar Alfaro, dueño de la empresa Transnica, que realiza viajes terrestres desde San José hasta varias ciudades centroamericanas y de México, describió la situación de las empresas del sector como ‘apocalíptica’.

Por CRHoy.com

La pandemia del COVID-19 amenaza con cobrar una víctima más. Los empresarios autobuseros que operan rutas centroamericanas claman al Gobierno por que permita la apertura de las fronteras terrestres por la crisis que enfrentan sus empresas, paralizadas desde abril.

Puede leer: Aerolínea LATAM despide a 2.700 tripulantes

La petición tiene un doble propósito. Su intención es iniciar operaciones a la brevedad, pues desde marzo, cuando se decretó el cierre de fronteras, las empresas que brindan transporte terrestre de pasajeros a nivel regional tuvieron que estacionar sus unidades entrando en un “cierre técnico”.

Además, los empresarios argumentan que al habilitarse los pasos fronterizos regulados las autoridades podrán tener un mejor control migratorio que en la actualidad, cuando se ven en la obligación de destinar de múltiples recursos para cubrir lo más que puedan las franjas fronterizas del país, fáciles de vulnerar para la migración irregular.

Oscar Alfaro, dueño de la empresa Transnica, que realiza viajes terrestres desde San José hasta varias ciudades centroamericanas y de México, describió la situación de las empresas del sector como “apocalíptica”.

Hasta 1.000 empleos en peligro

En el caso de su firma, el empresario informó que se vio en la obligación de despedir a 24 de los 95 empleados y de reducir la jornada a casi todos los demás que conservan sus empleos. La empresa opera ahora con solo 8 personas.

Alfaro comentó que la parálisis del cien por ciento de los viajes por vía terrestre en la región pone en peligro de desaparecer a unos 900 o 1.000 puestos de trabajo directos en el sector de transporte internacional de pasajeros.

Durante el 2019, según datos que proporcionó el empresario, 272.000 personas ingresaron a Costa Rica y otras 250.000 salieron del país por la vía terrestre por el puesto de Peñas Blancas, en la frontera norte, utilizando los servicios de las empresas de transporte público internacional.

En términos globales, el año pasado el tránsito en Peñas Blancas ascendió a 603.000 personas que salieron y a 610.000 que ingresaron por ese puesto fronterizo con Nicaragua.

“Las operaciones están suspendidas desde el 9 de abril. El 16 de marzo se emite la orden de cerrar fronteras, pero creemos que la apertura de fronteras es necesaria. Sobre todo, por la realidad que siempre ha existido sobre la dificultad de controlar una frontera de más de 300 kilómetros, con zonas bastante permeables. En la que medida que se cierren los puestos fronterizos autorizados o existentes, lo que vemos es que, más bien, se fomenta la ilegalidad migratoria“, consideró Alfaro.

Según él, Costa Rica ganaría con la rehabilitación del transporte público internacional de personas, pues las autoridades tendrían más información y facilidades para seguir la ruta de los extranjeros que ingresen al país, además que de estas personas deberían de cumplir con una serie de protocolos sanitarios si desean entrar a Costa Rica.

El autobusero recalcó que en su empresa ya tienen listos los protocolos sanitarios para impedir mayores brotes del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que se ha extendido rápidamente por la región centroamericana desde marzo pasado.

Agregó que el gremio le ha solicitado en varias ocasiones una reunión al ministro de Salud, Daniel Salas, con el objetivo de exponerle la necesidad de que el Gobierno avale la apertura de las fronteras terrestres, para que las empresas vuelvan a operar. Sin embargo, Alfaro dijo que a la fecha no se ha concretado la cita.

Reducción en periodicidad de viajes

El Consejo de Transporte Público (CTP) aprobó recientemente una solicitud de Transnica para que, cuando reinicien los viajes terrestres desde y hasta Costa Rica, la empresa pueda reducir de seis a tres la periodicidad de los viajes, pues prevén que la demanda no será la misma debido al lógico cambio en las prioridades y hábitos de viaje de las personas.

Empero, la fecha de reapertura de las fronteras terrestres es aún incierta. En ese panorama aún incierto, advirtió el empresario, no pasará mucho tiempo para que las empresas sufran un golpe difícil de superar en sus finanzas.

“Hemos buscado algunos recursos tercerizados para poder pagar planillas y gastos diversos que siguen generándose a pesar del cierre. Estamos en un claro proceso de descapitalización y pronto no podremos cumplir con los compromisos. Por ahora hemos hecho acciones milagrosas para mantener abierto esperando la apertura”, puntualizó.

Antes del cierre de las fronteras terrestres a raíz de la pandemia en Costa Rica operaban, además de Tica Bus, las empresas Trans Nica; Nica Bus; Nica Expreso; Panama Expreso y la salvareña Transportes El Sol.

Las autoridades aún no han dado a conocer una fecha tentativa para la apertura de las fronteras terrestres del país.

El paso fronterizo por tierra solo aplica por ahora para el transporte de mercancías; para ciudadanos costarricenses o de extranjeros con residencia.

RELACIONADAS