Empresas & Management
Fecha de publicación: 2020-04-18

Firma global Exor incursiona en Centroamérica

Abren oficinas en El Salvador y su core Bussines es colaborar con los gobiernos, empresas públicas y privadas, en renegociar sus deudas y contribuir también a tener acceso a nuevos fondos de inversión externa.

Por estrategiaynegocios.net

Seis décadas después de iniciar operaciones en Sudamérica, la empresa consultora Global Exor Ltd. arribó a Centroamérica, con una oficina en El Salvador, ofreciendo un vasto portafolio de servicios, entre los que destacan: asesoría para reestructuración y renegociación de deuda, organización de financiamiento estructurado, estructuración de operaciones de mercado, conversiones de activos, operaciones financieras con componente fiscal, operaciones de clearing y; asesoría en privatizaciones.

Especiales E&N: Lovemarks 2020 conectan a través de emociones

“Estamos abiertos a las grandes empresas del sector privado, de empresas públicas y de los propios gobiernos de la región”, comentó César Addario, regional corporate Vicepresidente Exor Latam ca. con 21 oficinas en países y ciudades del mundo -incluyendo ahora El Salvador- Exor incursionó en Suramérica a finales de los años 60, con el objetivo de empezar el proceso de financiación de las hidroeléctricas entre Paraguay y argentina (Yacyretá) y entre Paraguay y Brasil (itaipú). Addario estimó que en la actualidad, esas dos obras de infraestructura y de energía hidroeléctrica, tienen en conjunto un costo aproximado de US$48.000 millones.

También en el cono sur han participado en otras operaciones de gran relevancia, entre éstas: renegociación de emergentes (Argentina, Paraguay, Bolivia, Uruguay y Brasil) con el club de París; operación anDe itaipú (Paraguay Brasil) para el pago de la deuda de la admiración nacional de energía eléctrica del Paraguay (anDe) a la itaipú (Paraguay Brasil), el financiamiento del Gran Hospital nacional de Itauguá de Paraguay, y como operador y Promotor de las cancelaciones de las deudas petroleras del sur.

SECTOR DE MUCHO INTERÉS

De acuerdo a un estudio reciente del Banco mundial, en 2018 los países de Centroamérica – sin incluir Panamá- adeudaban más de US$37.808 millones a sectores privados, entre éstos bancos comerciales y portadores de bonos. Costa Rica (US$12.891 millones) y Guatemala (US$12.727 millones) destacan en la región en ese rubro.

Al respecto, la firma consultora global se mostró interesada en coadyuvar con los gobiernos de la región para renegociar dicha deuda externa privada.

“Ese es el gran anhelo y el core bussines de la empresa. Seríamos muy ágiles en ayudar con las curvas existentes. Por más que el covid-19 haya invertido las mismas, confiamos en que volverán a su tendencia previa. A la vez, sería un momento de recompra de los bonos sobre todo de largo plazo, aprovechando la baja que tienen sobre el par”, dijo.

El Vice President regional corporate, con experiencia en la operación de cancelación de las deudas de las petroleras del Sur, estimó que la región tiene aproximadamente US$90.000 millones en deuda entre los países, y muy poca o nula deuda corporativa mundial.

Por tanto, “no tenemos ninguna duda de ello, hay demasiado espacio para crecer y sostener las operaciones exitosamente, vemos a Centroamérica con grandes expectativas e ilusiones, de ser un puente que lleve a las empresas públicas y privadas a obtener las mejores financiaciones en el mercado mundial”.

“Abarcaremos todo el menú de nuestra consultora, sin lugar a dudas. Creemos que hay mucho por abarcar en todas las áreas, sin embargo, consideramos que la mayor demanda del mercado será por nuestros servicios de Capital Markets y de Ingenerías Fiancieras”, agregó.

Valoró que las Bolsas de Valores en la región no están simétricas, por tanto se ven diferencias en los montos negociados por ejemplo entre Panamá y El Salvador, sin embargo, insistió que éstas son dinamizadoras y en el caso de Centroamérica hay jugadores importantes de mucho peso, entre los que mencionó la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), América Móvil, de México, y Avianca, de Colombia. Señaló que no solo son jugadores regionales, sino globales.

Lovemarks 2020: Emblemáticas y amadas en Centroamérica

Además, estimó que hay empresas locales y regionales que pueden dar el salto hacia un mercado bursátil externo para el acceso de capital intensivo (Wall Street), tanto en el sector público como privado, entre las que mencionó las industrias del sector azucarero, las que operan bajo la modalidad de Asocios Públicos Privados (APP), etc.

En ese mercado bursátil externo de capital intensivo, indicó que empresas públicas y privadas de la región podrían colocar bonos cuasi soberanos y corporativos, permitiendo varias cosas a la vez, como un financiamiento a medida, fortalecer las estructuras financieras, generar un eficiente financiamiento a largo plazo, acceder a una red muchísimo mayor de inversionistas y, mejorar así la relación de deuda patrimonio de todo el sector económico del país y de la región.

APUESTA POR LA REGIÓN

César Addario destacó que entre 2012-2017, las economías de Centroamérica crecieron a un ritmo promedio anual del 4% del PIB, mayor que el registrado por América Latina y la mayor parte de las economías más desarrolladas. Panamá y República Dominicana fueron receptores de capital intensivo de financiamiento de proyectos, mientras valoró que en Belice y El Salvador, un mix de recursos e inversiones.

Señaló que entre los factores atractivos -y que pueden ser la clave del éxito de Exor en la región- están que Centroamérica está teniendo un rápido aumento de la productividad (representando más de 60% del crecimiento del PIB desde 2012, creciendo a más del 3% por año), altos niveles de inversión (30% del PIB, posibilitando un crecimiento anual del PIB de más del 7%) y, un modelo de crecimiento centrado en el crecimiento de los servicios (5% de crecimiento medio anual), representando casi dos tercios de la economía, evitando los efectos de las caídas de los precios de las commodities.

Otro valor que ven es que hay una sofisticación de la demanda global, con un sector exportador basado en un bajo valor agregado de productos y servicios, mientras los más grandes y dinámicos sectores de los países de Centro América y Caribe (CAC), se ven afectados por un cambio en la demanda hacia bienes y servicios más sofisticados, en los cuales Exor podría ser el puente ideal en la lucha de los países por encontrar oportunidades de capital a mejores costos y ventajas y, así, desarrollar líneas de negocio como los financiamientos estructurados, sindicados y las reingenierías financieras.

“En ese sentido vemos mucho espacio apoyando en financiamientos amplios para los diferentes sectores, como el energético, infraestructura vial, agua y el sector logístico”, apuntó.

El directivo también se mostró dispuesto a trabajar con sectores privados de alto potencial para la atracción de IED y refirió que con la implementación de diversos tratados comerciales y el Proyecto Puebla Panamá, industrias como las tecnologías florecen como consecuencia de una mayor demanda y un mayor flujo de capital extranjero.

Addario afirmó que desde la elección de Nayib Bukele y su ascenso como presidente de la República de El Salvador, el clima de negocios en ese país ha mejorado significativamente, mes a mes, por tanto, se ha vuelto más interesante para atraer IED.

“Vemos en El Salvador muchas oportunidades, partiendo de la estabilidad política y la seguridad jurídica. Estamos observando una democracia plena, muy sólida, con resultados electorales diversos cada cinco años y que no afectan el desempeño formal del país. A la vez tiene un sistema jurídico razonable y estabilidad legal para la inversión. Otro factor es la dolarización del país, que permite pocas posibilidades de desfajes por inflación y da certidumbre a los contratos”, expuso.

“Si a estos hechos sumamos la relación pro mercado y el ánimo desarrollista del gobierno salvadoreño, liderado por un presidente joven con visión global y con un liderazgo moderno, definitivamente se juntaron las condiciones perfectas para decidirnos por El Salvador”, agregó.

Finalmente se pronunció a favor de la promulgación de nuevas leyes y enmiendas a la legislación salvadoreña, relacionadas con la inversión extranjera.

RELACIONADAS