Empresas & Management
Fecha de publicación: 2020-03-19
Foto iStock

Cómo desarrollar una identidad de marca digna de ser recordada para su negocio en este 2020

El branding es una de las partes más importantes a la hora de crear una marca en la actualidad.

Por Raúl López

El avance de los medios digitales y la predominancia de la imagen han convertido a este factor muchas veces dejado de lado en el pasado en uno de los puntos centrales de toda estrategia de negocios del siglo XXI. En ese sentido, grandes empresas a nivel mundial pueden explicar gran parte de su éxito por una acertada idea de marketing y una identidad de marca (es decir, branding) que ha logrado sobrevivir a lo largo de los años.
Dentro de ese selecto grupo, podemos encontrar nombres de gigantes como Google, Apple, Coca Cola, McDonald’s, Amazon y muchos más. Pretender que nuestro emprendimiento logre ese resultado es ser demasiado ambiciosos, por supuesto, pero sí se puede tener en cuenta su historia para mejorar nuestra puntería y desarrollar una identidad de marca que puede ser más efectiva. A continuación, tres breves consejos que han utilizado muchas firmas que ocupan un espacio en la memoria de la población mundial que pueden serte útiles en este 2020 si piensas convertirte en un emprendedor.

1 – Pensar en la audiencia

Dentro del ABC de los negocios, figura pensar en nuestra audiencia, creando un grupo de personas que le presten atención a lo que desarrollamos y al área de interés de nuestro emprendimiento. En esa dirección, crear un logo para tu negocio puede ser fácil, pero si no pensamos en nuestro público, cometeremos un grave error. Fortalecer esa suerte de tribu será uno de los pilares de nuestro negocio, ya que serán los más leales y los más apasionados por nuestras mismas ideas e intereses.

En ese sentido, el branding de nuestro emprendimiento tiene que dejar bien en claro qué es lo que queremos, por qué lo queremos y de qué manera queremos llegar a ello. Pensar en la comunidad que toma Coca Cola por encima de Pepsi (o al revés) es un caso paradigmático en ese sentido, lo mismo sucede con Nike vs Adidas o Apple vs Samsung. Cada marca sabe fortalecer a su audiencia y la fidelidad de la misma. Los colores, la tipografía, el mensaje que definamos, debe orientar a aumentar el sentimiento de pertenencia, por lo que nunca descuides ese factor.

2 – Fortalecer la lealtad

De la mano con lo anterior, no solo es importante pensar en la audiencia en gran escala, sino también en ese grupo reducido que nos va a apoyar pase lo que pase, incluso cuando la competencia pueda sacarnos –temporalmente- una pequeña ventaja. En ese sentido, nuestro branding debe ser coherente y no contradecirse constantemente, así como también no dar saltos bruscos que puedan ofender o confundir a nuestros más leales seguidores.

En este punto, la identidad de una marca debe apoyarse en pequeños agregados como premios, recompensas, notas de agradecimiento y más. Lo que ofrezcamos y digamos debe corresponderse tanto con nuestra misión como con nuestra idea madre de negocios, por lo que puede ser una trampa caer en sorteos sin sentido solo para llamar la atención. Un branding cuidado, en este mundo competitivo e hiperconectado, marca la diferencia. Otra estrategia que puede servirnos es fomentar canales de participación de nuestros seguidores para que se sientan parte de la toma de decisiones de nuestro emprendimiento.

3 – La importancia de tener una misión clara

Por último, a la hora de desarrollar una identidad de marca, nuestra misión debe ser clara y fácil de transmitir, por lo que no debemos dejarnos de llevar por exageraciones o agregados que no aportan a los valores centrales de nuestro negocio. Mantenerse siempre en una misma dirección ayudará a que nuestra audiencia se mantenga fiel a nuestros productos y mantener un contacto aceitado. En ese sentido, transmitir la pasión que pueda existir es más que importante para desarrollar empatía en los demás.
Así entonces, más allá de los productos y servicios que se ofrezcan, debe haber siempre espacio para transmitir nuestros valores y misiones, los cuales a su vez resonarán en cada paso que demos. El mensaje debe ser conciso y recordable, por lo que detenernos un poco más de tiempo en este aspecto no es para nada un desperdicio.

RELACIONADAS