Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-11-14
Creative business team working together with laptop

KPMG: Por qué es necesario el gobierno corporativo en las empresas familiares

La Alta Dirección de las empresas familiares tiene a su cargo enfatizar y atender ciertos puntos críticos en cuanto a gobierno corporativo, políticas de operación, control interno, la adecuada gestión de riesgos, entre otros temas relevantes, para continuar con su crecimiento.


Por Jesús Luna, socio líder de asesoría en auditoría interne, riesgo y cumplimiento en KPMG México


De acuerdo con cifras del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de México, las micro, pequeñas y medianas empresas (negocios con menos de 251 personas), que básicamente corresponden al modelo familiar, representan 99.7% de las 6.3 millones de las unidades económicas (establecimientos que realizan actividades en diversos giros).

Un negocio familiar operado bajo la propiedad de una familia posee características de valor como solidez y confianza. En México, 36% de las empresas familiares han sido operadas por integrantes de la familia durante 21 a 50 años, y un 15% de los propietarios rebasan el medio siglo a cargo de su negocio. Sin embargo, 51% de estas empresas tienen la propiedad accionaria en manos de la primera generación de propietarios; 28% en la segunda, y solo 21% llega a la tercera generación.

Al transcurrir el tiempo, los propietarios originales, o incluso la segunda generación, deciden ceder el control del negocio, tanto de la propiedad accionaria como de la gestión. Ante ello, es relevante mirar hacia el futuro e institucionalizar la sucesión, entre otros asuntos de gobierno corporativo, para asegurar la permanencia del negocio a largo plazo.

En México, los miembros de la familia, como accionistas o miembros del Consejo de Administración o la Alta Dirección del negocio, tienen en este y otros temas un papel medular, pues deben establecer reglas claras para miembros de la familia y directivos no familiares. En otros mercados maduros, como Estados Unidos, la administración del negocio familiar suele correr a cargo de directivos profesionales ajenos a la familia, mientras que esta se limita a participar como accionista o, en ciertos casos, como parte del Consejo de Administración.

La estrategia y el gobierno corporativo

Para una empresa familiar, contar con una estrategia definida y aprobada por el Consejo de Administración, debidamente establecida y que permee toda la organización, es sumamente relevante, pues define el camino a seguir para consolidar el crecimiento del negocio, a pesar de los eventos catastróficos que pudiera enfrentar.

Captura de Pantalla 2019-11-14 a la(s) 10(800x600)

El gobierno corporativo es una herramienta que promueve una gestión empresarial con un esquema de anticipación de riesgos en un ambiente de claridad y confianza para todos los interesados en el desarrollo del negocio.

Asimismo, el gobierno corporativo abarca elementos estratégicos, de operación y gestión del negocio, que armonizan el funcionamiento de los accionistas, el Consejo de Administración, los comités y la Alta Dirección, así como su relación con proveedores, clientes, empleados, reguladores, bancos, entre otros grupos de interés, siempre con la intención de ser una herramienta que genere valor sostenible y conduzca a la organización al éxito.

Otro tema abordado al trabajar en la institucionalización de las empresas es el derecho “del tanto” ante la salida de un accionista. Cuando una empresa familiar está en proceso de transición para dar paso a la siguiente generación, este derecho es sumamente relevante, pero solo 36% de los negocios encuestados cuentan con él (25% desconoce si su negocio cuenta con esta figura).

Acorde con la tendencia observada en economías más maduras que la mexicana, 36% de las empresas familiares encuestadas están considerando designar a un director general o CEO no familiar, como una medida estratégica de cara a los próximos 12 meses. En esta tarea, contar con un protocolo familiar y de gobierno corporativo robusto también marca la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Es posible decir que, con base en el establecimiento o, en su caso, fortalecimiento del gobierno corporativo, las empresas familiares pueden aprovechar distintas ventajas competitivas para dar mayor visión y equilibrio a sus decisiones, permitiéndoles crecer y desarrollarse a largo plazo.

RELACIONADAS