Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-11-07

Boeing presenta un aterrizador tripulable con base en la órbita lunar

Las tecnologías clave se basan en la nave espacial Boeing CST-100 Starliner, que se demostrará por completo durante su próxima Prueba de Vuelo Orbital a la Estación Espacial Internacional en diciembre próximo.

Por EUROPA PRESS

Boeing ha presentado a la NASA un proyecto de aterrizador para astronautas en la superficie lunar, que tendrá como origen y destino la órbita del satélite natural de la Tierra.

El sistema HLS (Human Lander System) exige el envío del elemento de ascenso y el elemento de descenso del módulo de aterrizaje a la órbita lunar en un lanzamiento de cohete para garantizar que esté diseñado para la máxima capacidad y seguridad de la tripulación.

Este enfoque reduce la complejidad y el riesgo de enviar múltiples segmentos a la órbita en múltiples lanzamientos, lo que permite un aterrizaje en la superficie lunar tripulado con solo cinco eventos de misión crítica en lugar de los 11 o más requeridos por estrategias alternativas, subraya Boeing en un comunicado.

El módulo de aterrizaje integrado de Boeing --pensado para el Programa Artemisa de retorno a la Luna en 2024-- también puede transportarse desde la órbita lunar a la superficie sin una etapa de transferencia adicional o "remolque espacial", lo que reduce aún más los lanzamientos y simplifica los pasos para un aterrizaje exitoso.

"Usando la capacidad de elevación del Bloque 1B del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) de la NASA, hemos desarrollado un enfoque de 'Pasos hacia la Luna' que minimiza la complejidad de la misión, al tiempo que ofrece el camino más seguro y directo a la superficie lunar", dijo Jim Chilton , vicepresidente senior de Space and Launch para Boeing Defence, Space & Security.

Este proyecto de módulo de aterrizaje se puede acoplar con el orbitador lunar Gateway o directamente con la nave Orion de la NASA para eliminar la necesidad de una nave espacial adicional, ambas a tiempo para cumplir con el objetivo de regresar con astronautas a la Luna en 2024.

El diseño incluye innovaciones en sus motores, compuestos y sistemas automatizados de aterrizaje y encuentro. Las tecnologías clave se basan en la nave espacial Boeing CST-100 Starliner, que se demostrará por completo durante su próxima Prueba de Vuelo Orbital a la Estación Espacial Internacional en diciembre próximo.

RELACIONADAS