Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-11-02

¿Qué hacer cuando el estrés laboral empieza a pasar factura?

Es natural que en un determinado momento sienta que el estrés laboral le está pasando factura. Por ello, expertos aconsejan lo que debe hacer para evitar esa situación.

Por Gestión

Por más que le guste mucho el trabajo, le guste lo que haga y ame su profesión; llega un momento en la vida en que siente que ya no puede más, que está cansado o cansada y que el estrés del trabajo o laboral está que lo consume.

Si tiene dificultades con la ansiedad en el trabajo, lo más probable es que también pare malhumorado y quiera buscar responsables. Sin embargo, no todo está perdido. Hay una luz al final del túnel.

Los expertos señalan que el estrés y agobio no son más fáciles de resolver que algún dolor físico o enfermedad. Asimismo, consideran que nuestra salud mental impacta en la salud física. Es por ello que debemos ser más compasivos con nosotros mismos.

Los médicos científicos Stephen Trzeciak y Anthony Mazzarelli, autores de ‘Compassionomics: The Revolutionary Scientific Evidence That Caring Marks Difference’, explican la compasión de esta manera:

  • La compasión es una respuesta emocional al dolor o sufrimiento de otra persona que implica un deseo de ayudar. La compasión a menudo se confunde con un término estrechamente relacionado, empatía. Si bien la empatía es sentir y comprender las emociones de los demás, la compasión también implica tomar medidas.
  • Según Kristin Neff, profesora asociada de Desarrollo Humano y Cultura de la Universidad de Texas, Austin, la autocompasión implica tres componentes:
  • Ser amable y cuidadoso contigo mismo en lugar de ser muy autocrítico

Enmarcar la imperfección en términos de la experiencia humana compartida

Ver las cosas claramente sin ignorar o exagerar problemas

Mostrarse afectuoso y amable no solo se siente bien. Literalmente puede ponerlo en el camino hacia el bienestar. El libro de Trzeciak y Mazzarelli afirma que cuando los médicos son compasivos, sus pacientes sanan mejor y más rápido. Y como resultado de que los pacientes se recuperen más rápidamente y con menos complicaciones, los médicos están más felices y experimentan menos agotamiento.

En tanto, las personas que demuestran autocompasión se sienten más conectadas socialmente, tienen mayor inteligencia emocional, se sienten más felices, tienen un mayor sentido de autoestima, experimentan relaciones más saludables y tienen niveles más altos de satisfacción con la vida. También experimentan menos miedo al fracaso, depresión, vergüenza, y sí, ansiedad.

¿Cómo mostrarte compasivo frente a la ansiedad en el trabajo?

El portal Inc.com, señala ciete puntos que podrían ayudarnos:

  • Reconozca que lo que está experimentando es real y que duele, y que no durará para siempre.
  • Dese crédito por todos y cada uno de los cambios positivos que está haciendo (no importa cuán pequeño sea).
  • Hable con un profesional y tome medicamentos si lo necesita, y juzgue favorablemente por pedir ayuda.
  • Háblese a sí mismo de la manera en que hablaría con su hijo o su mejor amigo: con amabilidad, calma y comprensión.
  • Comparta su estado emocional actual con alguien en el trabajo con quien se sienta psicológicamente seguro, para que no sienta que tiene que ocultarlo con todos.
  • Publique notas adhesivas en la pantalla de su computadora con citas que le recuerden que debe tratarse con cuidado.
  • Perdónese por ser imperfecto, como todos los demás.

RELACIONADAS