Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-10-20

Elabora un currículum vitae en seis pasos

La también conocida como 'Hoja de Vida' es tu carta de presentación en cualquier empleo, cuida hasta el mínimo detalle.

Por estrategiaynegocios.net

Saber qué información poner, en qué orden debe ir y cuidar el mínimo detalle son fundamentales para redactar un buen currículum vitae.

La 'Hoja de vida' es un resumen claro y conciso de la información personal, formación académica y experiencia profesional con el que un postulante a un trabajo se presenta ante su posible empleador.

Un currículum bien confeccionado, además, logra que luego de una entrevista el potencial empleador recuerde los puntos destacados de un candidato en función de las necesidades del puesto vacante.

Seis pasos para redactar un buen CV

Toda la información expuesta en un CV puede ser luego tema de conversación durante una entrevista. Por lo tanto, deben ser datos verídicos. Los reclutadores sólo toman unos minutos para procesar cientos de CV, por eso para que el futuro empleador detenga su lectura en un currículum debe estar bien estructurado, correctamente diseñado y con contenido perfectamente redactado. Estos son las áreas que corresponde abarcar:

1- Datos personales o de contacto. Nombre y apellido: Esta información es la única que puede tener un tamaño superior al resto.

Dirección de correo electrónico: Lo mejor es brindar uno profesional, que no contenga apodos ni símbolos raros, solo nombre y apellido.

2- Experiencia profesional: Debe colocarse en orden cronológico inverso (en caso de optar por este esquema, por ejemplo) desde el trabajo actual o el último hasta el más antiguo.

Además, hay que sumar al menos tres puntos con tareas realizadas o logros alcanzados en cada puesto.

Lo ideal es describir hasta 15 años de experiencia laboral relevante en el caso de los cargos senior, los últimos cinco años para los cargos medios y toda la experiencia laboral con que se cuente en el caso de los candidatos junior.

3- Formación académica o educación: Iniciando con el grado más alto, detallar estudios realizados, con fechas de inicio y fin; e instituciones donde se haya cursado. Abarcar los últimos tres niveles de estudio. Recomendación clave: evitar incluir certificados vencidos o estudios muy antiguos que ya no tienen validez.

4- Idiomas e informática. En esta área describir qué idioma se conoce, y detallar su nivel (básico, medio, avanzado; tanto oral y escrito). También destacar si se obtuvo algún título reconocido. Hay que ser precisos en el nivel de información brindada, porque durante una entrevista de trabajo pueden realizar una prueba de idioma para evaluar aptitudes.

5- Intereses. Es un punto que les permite a los reclutadores profundizar sobre el perfil del candidato. Allí se busca conocer información sobre el lado humano: según el tipo de actividades que se desarrollen en ámbitos externos al trabajo se puede ver, por ejemplo, si la persona es más solitaria o más afín al trabajo en equipo.

6- Objetivo profesional. Debe ser un párrafo breve, pero muy concreto donde el candidato explique por qué es el ideal para ese puesto. Hay que exponer qué se busca profesionalmente, mencionar los años de experiencia y los logros; y destacar las características distintivas frente a otros candidatos. Si bien es un párrafo autorreferencial de “venta”, evitar siempre el tono egocéntrico.

Con información de El Clarín

RELACIONADAS