Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-10-04

Uber Eats, el pionero de las apps de delivery se extiende en Centroamérica

El fenómeno de Uber (2009) es sin duda uno de los mayores ejemplos del avance de la economía compartida en el mundo. Tras cinco años de su salida al mercado, sus desarrolladores no tardaron en aplicar el concepto a las entregas de alimentos, así -en 2014- nació Uber Eats.

Por Gabriela Melara / José Barrera - estrategiaynegocios.net

Centroamérica es el territorio donde tres líderes del delivery: Uber Eats, Glovo y Rappi compiten por el mercado. Uber Eats llegó al istmo en 2017 y su arribo dinamizó al segmento de entregas a domicilio de alimentos que antes se centraba casi en su totalidad en gestiones mediante llamadas por teléfono.

Por su parte, Glovo desembarcó en Centroamérica en 2018. A un año de su incursión, la plataforma ya tiene 150.000 usuarios registrados y su oferta de servicios está en aumento. Su filosofía es “si cabe en las mochilas de los glovers puede transportarse”.

Más joven y regional, la colombiana Rappi, a cinco años de su fundación, no para de crecer. Desembarcó en Costa Rica, con miras a explorar el potencial y entrar a competir directamente con jugadores locales y globales del sector en la región.

Uber eats, el pionero

El fenómeno de Uber (2009) es sin duda uno de los mayores ejemplos del avance de la economía compartida en el mundo. Tras cinco años de su salida al mercado, sus desarrolladores no tardaron en aplicar el concepto a las entregas de alimentos, así -en 2014- nació Uber Eats.

El concepto es el mismo, una aplicación móvil sirve de conexión entre los ubers, los comercios y un consumidor con un pedido y poco tiempo.

La plataforma inició operaciones en Centroamérica en 2017, incursionando en Costa Rica, y desde entonces ha ido sumando usuarios que ven en la aplicación una forma de ahorrar tiempo y sortear el caótico tránsito de las grandes ciudades del istmo.

“Estamos emocionados por la respuesta que ha tenido Uber Eats en la región. Llevamos un poco más de dos años expandiéndonos y ya brindamos servicios en Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica y Panamá”, explica José María Volio, gerente general de Uber Eats para Centroamérica.

Antes de su llegada, en muchos de estos países -agrega- el canal de ventas aún era el tradicional, el pedido a domicilio era atendido por el mismo restaurante o en la opción por teléfono. La llegada de Uber permitió inyectarle tecnología a un viejo problema: la confiabilidad y el rastreo de las entregas. “Nosotros trajimos la nueva tecnología, más segura, más eficiente, y hemos tenido buena aceptación. Los comercios también nos aceptaron súper bien”, dijo Volio.

Los números que exhibe la plataforma son fuertes: hay más de un millón de descargas en Centroamérica y unos 2.000 comercios afiliados. Sin embargo, el uso está comenzando a ampliar servicios y el Eats de su nombre comienza a quedarse chico.

“Como negocio estamos interesados en entrar a nuevas industrias. En Costa Rica ya entregamos producto de floristerías, farmacias, supermercados y esta es una de nuestras estrategias”, adelantó Volio.

El ejecutivo sostiene que el manejo de alimentos es una gran escuela, ya que el transporte de la comida es lo más difícil. La gente -dice- sabe lo que quiere (y lo quiere rápido) y “en ello cuenta también la presentación, la temperatura. Entonces, nos preocupamos porque todo llegue bien”, explica. Dicha experiencia les ha permitido optimizar sus servicios por lo que prevén que será más fácil entrar a otras industrias.

“Mucha de esta expansión es porque la gente nos la pide, usualmente nos conocían por el servicio de transporte, menos en Honduras, entonces, la fidelidad y el escuchar al cliente es algo a lo que estamos enfocados. Esto nos hace exitosos en la región”, valora Volio, quien lidera dicha expansión desde la sedede Uber Eats en Costa Rica.

La compañía busca expandir su presencia, no solo con la llegada a nuevos mercados u ofreciendo nuevos servicios, sino ampliando los territorios donde ya están presentes.

Donde están, y a dónde van

“Nicaragua y Belice son los países de la región en los que no estamos. Mantenemos siempre pláticas para crecer el mercado, pero además de expandir a nuevos territorios, tenemos que crecer donde ya operamos, por ejemplo, en Honduras, nos falta llegar a San Pedro Sula. En El Salvador a Santa Ana y San Miguel; en Guatemala nos falta Quetzaltenango. Tenemos para crecer en los mercados que estamos”, sostuvo Volio

Al igual que sus nuevos rivales, Uber sostiene que aplica estándares para la seguridad de la data de sus usuarios. “Nuestra plataforma cuenta con seguridad y tecnología internacional, global, que sale desde San Francisco (donde está la matriz). La información está compartida, pero no se expone, se protege la identidad con los socios, los restaurantes. Es fundamental este servicio para nosotros”, dice el gerente general de Uber Eats Centroamérica.

Esas medidas se extienden a la selección del personal que se suma a la plataforma. “Ellos son pieza clave. No son empleados, son contratistas y pueden escoger su horario y carga. Pasan por un chequeo exhaustivo, de seguridad, antecedentes penales, por capacitaciones de aplicación, emergencias y también en atención al cliente. Dependiendo del país van desde la bicicleta hasta motocicletas”, precisa Volio.

Volio destaca que entre los ubers en la región hay universitarios, madres de familia, jóvenes, oficinistas... son socios diversos, quienes conectan con ellos gracias a la flexibilidad que ofrece la aplicación.

Uber Eats da beneficios como el soporte en línea y seguro en todas las entregas. Las comisiones varían en cada caso, ya que esto depende en parte de las horas que estén conectados y el número de pedidos atendidos.

Volio explicó que las capacitaciones y los chequeos son clave y que dan seguimiento a puntajes y notas que se reciben en la aplicación, pero también toman medidas de seguridad. “Si los ubers se sienten inseguros tienen un soporte 24/7, ellos pueden alertar, tomamos notas para actualizar las zonas, colocar horarios específicos de servicios en algunos puntos, dejamos de entregar si es un reporte constante”, puntualizó.

RELACIONADAS