Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-10-04

Rappi, el unicornio colombiano mira a Centroamérica

Nació para facilitar la compra de snacks y ahora es un emporio que no para de crecer. Tiene tasas mensuales del 25% y en apenas cuatro años logró una valuación de mercado por más de US$1.000 millones y validó el título de 'unicornio tecnológico'.

Por José Barrera - estrategiaynegocios.net

Los bigotes de Rappi no dejan de crecer... o multiplicarse. El distintivo es el sello de un emprendimiento surgido en Colombia que busca consolidarse como la súper app de Latinoamérica y en voz de Sebastián Ruales, director comercial de la startup colombiana, en la plataforma de plataformas.

El bigote -emblema de Rappi- destaca en las mochilas y cajas que usan los rappitenderos: grandes recipientes naranja con un bigote blanco que se multiplican en ciudades como Bogotá.

Ruales explica que la compañía nació apenas hace cuatro años, enfocada en ser una solución para compras "chicas" como snacks, gaseosas, chocolates y licores, productos solicitados desde una aplicación y entregados, apoyándose en los GPS de los smartphones, por un rappitendero, el nombre que dan a los "delivery guys" que se enrolan para trabajar de forma freelance para hacer las entregas solicitadas mediante la app.

El avance de la plataforma ha sido vertiginoso, en su corto tiempo la compañía ya logró una valuación de mercado por más de US$1.000 millones y validó el título de "unicornio tecnológico", una rareza en la nueva economía.

Rappi ha despertado el interés del gran capital, la firma ha recibido financiamiento de referentes en el rubro como Sequoia Capital o Softbank que han apostado por inyectar fondos a la startup.

Este año, Visa Inc. anunció un acuerdo de asociación estratégica con Rappi para ayudar a acelerar el comercio digital y la inclusión financiera en toda América Latina y el Caribe.

Bajo el acuerdo multianual, las compañías anunciaron que trabajarán juntas para impulsar soluciones de pagos digitales y servicios financieros de próxima generación y eliminar el dinero en efectivo de las transacciones de bajo monto: un beneficio tanto para los comercios como para los consumidores que utilizan la plataforma.

Una solución para una (o muchas) necesidades

"Rappi nace desde la identificción de los factores muy similares en las ciudades de Latinoamérica, una población que crece, una clase media emergente y concentrada en urbanizaciones, ciudades más densas, con siluciones de movilidad más complicadas... lo que era conveniente para nosotros", dice Ruales, involucrado en el proceso desde el nacimiento de la startup.

En cuatro años, esta empresa fundada en Colombia, ha logrado tasas de crecimiento promedio mensual del 25%. Ruales no duda en decirlo: "duplicamos el tamaño de la compañía cada tres o cuatro meses".

Rappi ahora está presente en 60 ciudades en Latinoamérica y en la región ya está presente en Costa Rica, con miras a explorar el potencial y entrar a competir directamente con jugadores locales y globales del sector.

Una de las claves de la compañía es que han sido receptivos. El vocero dice que hn escuchado las demandas de los usuarios, esto les permitió pasar de los snacks a los restaurantes y farmacias, por ejemplo.

Uno de los primeros pasos fue crear el botón de Rappi Antojo y Rappi Favor, los que les permitieron seguir escuchando y ver el comportamiento del mercado para dar nuevos pasos. De Rappi Favor se derivó Rappi Cash, una ayuda que permite entregar dinero de cuentas de crédito o débito a usuarios que no tienen un banco o un cajero electrónico cerca, un "favor" que era recurrente entre los usuarios de la plataforma.

La promesa de entrega de los rappitenderos es de 25 minutos, algo que revoluciona, por ejemplo, la entrega en tiendas de conveniencia y de supermercados.

Ruales añade que una clave que ayudó a que comenzaran a explotar estas transacciones, comenzó por la atención que pusieron en los usuarios no bancarizados, Rappi aceptó cash como método de pago y automáticamente democratiza al acceso a ecomerce.

Escuchar al mercado y agregar nuevas funciones en la aplicación es un proceso que el ejecutivo describe como "construir el avión volando”, ritmo que la conslida como una súper app, o una plataforma de plataformas, que permite seguir comprando la gaseosa o una hamburguesa, boletos para conciertos, seguros, préstamos, compras de supermercados, farmacias y más.

"En los últimos tres años Rappi ha entregado más de US$250 millones a los a 'delivery guys', hay más de 85.000 que ven en Rappi la posibilidad de hacer ingresos extra", espuso colombiano.

El ejecutivo dice que son conscientes de que el sector tiene competencia. El rubro, definido como "el ecosistema de última milla" tiene una variedad de nuevos jugadores, pero desde la startup colombiana sostienen que la mayoría es competencia en una sola categoría (como alimentos).

Con Rappi se pueden hacer compras del mercado farmacia, almuerzo, retiro efectivo, pero más allá, relaciona personas, se puede gestionar a alguien que haga una manicura en la casa, lavar autos o comprar seguro de vehículo. "Empezamos a convertir en una plataforma de todo, se vuelve una plataforma más eficiente, pero también para el delivery que tiene muchos más momentos", dijo Ruales.

RELACIONADAS