Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-09-16
Galeria  Ver Fotogalería

Cihuatán, el ron hecho en El Salvador toma vuelo

La marca Cihuatán sigue afianzando su presencia en mercados internacionales a donde llega como 'el ron de los dioses mayas'. De acuerdo con Licorera Cihuatán su marca ya está presente en 11 países donde apunta alto: al segmento premium.

Por José A. Barrera - estrategiaynegocios.net

A principios del siglo XXI El Salvador no figuraba como un productor de ron. Pese a tener una larga tradición en la agroindustria azucarera el país carecía de una marca en este rubro.

En la región centroamericana, Guatemala, Nicaragua y Panamá están bien afianzados en la producción de rones. Para El Salvador, las cosas cambiaron apenas en 2004, cuando entró en operaciones Licorera Cihuatán, una subsidiaria del Ingenio La Cabaña, que apostó por el desarrollo de una marca de licores premium.

"En el año 2004 empezamos añejando 50 barricas de ron y fue algo bien interesante por que como no se tenía experiencia comenzamos experimentando", explica Alfredo Pacas, vicepresidente y cofundador de Licorera Cihuatán.

Ron C6(800x600)

Hasta la fecha acumulan una inversión de US$12 millones en el desarrollo de Ron Cihuatán, una marca presente en el mercado desde 2015 -cuando lanzaron la primera botella de un añejo de ocho años-.

Pacas reconoce que el proceso ha sido de aprendizaje continuo. En la primeras botellas usaron rones destilados de diferentes formas para obtener diferentes estilos aromáticos.

En ese camino de experimentación, la Licorera también probó con diferentes tipos de barricas como algunas usadas previamente para añejar bourbon y otras nuevas. "Tuvimos la curiosidad de qué podíamos hacer para producir un ron excelente", dijo Pacas.

La primera edición -según sus creadores- se caracterizó por tener notas de cacao, café y vainilla.

"El ron de los dioses mayas"

Cihuatán ahora se exhibe no solo como el primer ron hecho en El Salvador, sino que sus creadores ahora ven en su producto a un embajador del país. Ahora toda la imagen de la marca apuesta por contar la mitología ancestral salvadoreña.

Ron C4(800x600)

La marca toma su nombre del valle donde se asienta planta de producción, un lugar histórico desde donde se ve imponente el cerro de Guazapa -al norte de San Salvador-. En el macizo se dibuja la silueta de una mujer dormida, en una zona donde también floreció una comunidad maya de la que aún se conserva un sitio arqueológico que incluye un juego de pelota entre otros vestigios de su avance y poder.

Dichos elementos han sido incluidos en el nuevo concepto del ron, el cual destaca Pacas "es una imagen muy diferente con la que buscamos que Ron Cihuatán cuente las historias y leyendas de El Salvador".

Control total desde la plantación hasta el añejamiento

"Hay muy pocas marcas de ron el el mundo que pueden decir que controlan absolutamente todo el proceso como lo hacemos nosotros", explicó Alfredo Pacas. De acuerdo con el ejecutivo, el desarrollo de una marca 100% hecha en El Salvador "es una tarea titánica" por que no había experiencia y prácticamente se comenzó de cero.

Ron C5(800x600)

"Era una industria completamente diferente a la que estábamos acostumbrados, al tener un producto terminado y una marca que está comunicando se requiere de una expersticia diferente a la de producción, fue por eso que decidimos abrir una empresa subsidiaria -la licorera- para enfocarse en el ron", destacó.

Gabriela Ayala, la primera maestra ronera de El Salvador, destaca que el producto ya es apreciado por consumidores alrededor del mundo y que gran parte del éxito está en el proceso.

"Cihuatán es especial por diferentes razones. Es elaborado con melaza de caña de azúcar 100% salvadoreña y es añejado en las condiciones climáticas propias del valle de Cihuatán donde tenemos temperaturas cálidas en la mañana y frescas en la noche", explica Ayala.

Ron C2(800x600)

De acuerdo con la especialista, el cambio de temperaturas permite que los rones tengan un añejamiento particular que se complementa con el proceso natural de la madera de las barricas (hechas de roble americano). "Usamos barricas previamente en el añejamiento de bourbon que nos permiten no solo sacar las notas propias de la madera -roble- sino también del origen de la caña del azúcar", explica Ayala.

En busca de nuevos mercados

El proyecto que comenzó con un primer lote de 80 barricas 2004 ahora acumula más de 2.000 en un espacio que ya tiene capacidad para 4.000, anticipándose a la demanda futura.

En 2015, la marca logró vender 1.500 cajas de ron y para este año la meta es alcanzar las 13.000, marca que buscan afianzar con el empuje de ediciones especiales y nuevas presentaciones.

Licorera Cihuatán lanzó este año su segunda edición limitada, se trata de Nikté, la que cuenta la historia del festival maya de las flores y que ofrece un ron con perfil aromático floral inspirado en la flor "del galán de noche", mientras que la primera (en 2018) fue la del Nahual.

Ron C1(800x600)

Sin embargo, sus mayores apuestas se centran en Cinabrio, su ron de 12 años que toma su nombre del mineral que los mayas usaban para elaborar el color rojo y que tiene notas de carambola madura, naranja caramelizada, guarapo y ciruela, entre otras.

La otra es el despegue de Obsidiana, una presentación de un litro que la licorera busca se posicione con fuerza en las tiendas libres de los aeropuertos e incluso esté disponible en líneas de cruceros.

Esta semana se prevé que salga un cargamento con rumbo a Europa, el cual tiene como destino Holanda donde será distribuido a otros mercados.

"Como parte de la nueva imagen se agregó al portafolio un nuevo producto de línea: Obsidiana, pensado para viajeros y estará disponible en tiendas libres, empezado por el Aeropuerto Internacional El Salvador (monseñor Óscar Arnulfo Romero)", dijo Pacas que que agregó que esta variedad cuenta la historia de la diosa Itzpapalotl (representada por una mariposa que tenía alas de obsidiana).

RELACIONADAS