Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-08-26

Apple perdió US$44.000 millones de valorización por dependencia de China

Si bien Apple ha pedido al menos a algunos proveedores propuestas sobre la producción fuera de China, no hay señales de que la compañía de Cupertino se esté preparando para una migración a gran escala.

Por Bloomberg

Apple Inc. presenta una dependencia de China que parece ser cada vez más su mayor desventaja.

La compañía de electrónica de consumo más influyente del mundo perdió US$44.000 millones de valor de mercado el viernes cuando un par de pronunciamientos de Pekín y Washington resaltaron la operación de su enorme base de producción china, en donde se fabrican casi todos los iPhone del mundo.

El presidente estadounidense, Donald Trump, "ordenó" este fin de semana a compañías estadounidenses comenzar inmediatamente a buscar alternativas a la fabricación en China, situación para la que Apple no estaba completamente preparada, según el analista Daniel Ives de Wedbush Securities Inc.

"En el mejor de los casos", dice Ives, Apple "podría sacar de China entre 5% y 7% de la producción de iPhone" a lo largo de 18 meses. La compañía necesitaría tres años para mover 20%, agrega, que sigue siendo menos del 25% de la producción de iPhone que Apple necesita para su mercado interno de EE.UU. Por lo tanto, los aranceles estadounidenses a los productos procedentes de China afectarían directamente al mayor generador de dinero de Apple.

El principal socio de ensamblaje de Apple, Foxconn Technology Group, afirmó que tiene la capacidad de construir todos los iPhone con destino a EE.UU. de la compañía Cupertino fuera de China; sin embargo, todo indica que desplegarlo requeriría una gran cantidad de tiempo y dinero. El precio de las acciones de Apple recibió dos grandes golpes el viernes a raíz de los últimos anuncios de aranceles.

Los comentarios del presidente fueron reforzados horas después por tuits que declaraban que EE.UU. aumentaría la tasa de aranceles existentes e inminentes sobre productos chinos. Las medidas de Trump fueron la respuesta a un anuncio anterior de que China planeaba imponer aranceles a importaciones estadounidenses por US$75.000 millones.

Personas familiarizadas con la producción de iPhone han dicho que es casi imposible reubicar la fabricación del dispositivo icónico de Apple de forma mayorista debido a la dificultad de contratar una fuerza laboral calificada en otro lugar, un punto que el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, también ha resaltado en público. El reto que significa replicar las complejas líneas de producción y la infraestructura necesaria también es un obstáculo importante.

También habría razones menos económicas para seguir con la economía número 2 del mundo. Apple y su ejército de fabricantes por contrato, liderados por Foxconn, son colectivamente el mayor empleador privado de China, y proporcionan trabajo a millones de personas Una presencia reducida de Apple podría tener implicaciones significativas para el mercado laboral local y afectar a Pekín de la manera incorrecta en un momento en que los funcionarios chinos perciben una desaceleración de la economía como un riesgo significativo para la estabilidad. El gobierno ha mostrado una inclinación por tomar medidas drásticas contra empresas extranjeras que le desagradan.

Además, Apple necesita defenderse del líder del mercado de teléfonos inteligentes Huawei Technologies Co. y recuperar a los consumidores en China, su mercado más grande después de EE.UU.

Si bien Apple ha pedido al menos a algunos proveedores propuestas sobre la producción fuera de China, no hay señales de que la compañía de Cupertino se esté preparando para una migración a gran escala.

En un caso, un ensamblador propuso una ubicación fuera de China, pero Apple la rechazó y el proveedor terminó expandiéndose en China. El esfuerzo reciente de GoerTek por enviar parte de su producción de AirPods a Vietnam fue por voluntad propia, dijeron personas familiarizadas con la decisión. Pero ninguno de los dos se relaciona con el iPhone, cuya fabricación es principalmente en China.