Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-07-06

Cementos Progreso: Ejemplo en gestión humana en Guatemala

Ser un Great Place to Work® destacado en Latinoamérica es el resultado de un trabajo integral, que implica el compromiso de sus colaboradores.

Por María José Núñez, estrategiaynegocios.net

Un colaborador que trabaja en un Great Place to Work® valora la oportunidad de desarrollo y crecimiento personal, profesional y familiar, en un entorno donde es escuchado, apreciado y respetado en su dignidad como persona. Así lo sienten en Cementos Progreso, Agreca, Sacos del Atlántico y Mixto Listo, empresas que forman parte de Progreso.
Éstas empresas ingresaron al ranking de los 100 Mejores Lugares Para Trabajar® en América Latina de 2019 del Great Place to Work® Institute dando muestra de su gran compromiso por mantener los más altos estándares en la gestión de su gente y evidenciando que con una cultura basada en valores es posible alcanzar grandes resultados empresariales.

De acuerdo con Héctor Ortiz, gerente de Organización y Desarrollo Humano, se ha trabajado arduamente en la creación de un ambiente que valora y da voz a cada uno de los miembros. “Contamos con una Agenda de Liderazgo, la cual establece los comportamientos esperados de parte de nuestros colaboradores, de manera que estén alineados a hacer las cosas en Progreso para lograr resultados exitosos”, señaló Ortiz.

La conformación de esta agenda integra pilares esenciales, como es el código de valores, ética y conducta, incorporar el valor del servicio excepcional frente a las necesidades del cliente, esto mediante sistemas, herramientas y trabajo en equipo.
“Consideramos vital que cada uno de los miembros se comprometa con el resultado, desempeñando sus funciones, alcanzando sus metas y promoviendo este compromiso con sus compañeros. Adicionalmente buscamos el bienestar de todos, por ello se detienen y reportan actos inseguros y se impulsan modelos de hábitos de buena salud”, añadió el gerente. Cada uno trabaja de manera activa en su desarrollo profesional y se brinda retroalimentación
oportuna, gracias a su pilar de desarrollo.

UN AMBIENTE QUE SE CREA
Según Ortiz, se trata de construir una cultura compartida entre todos los miembros de Progreso, que incorpore principios y valores comunes y promueva el desarrollo integral.
“Definitivamente ha sido posible obtener este reconocimiento de parte del Great Place to Work® Institute gracias a nuestras políticas por atraer al mejor talento, además de los procesos que llevamos a cabo para habilitar el desarrollo y retención de este recurso humano, maximizando su potencial individual y organizacional, alineándolos con los valores,
estrategias y necesidades del negocio”.
Progreso impulsa desde siempre un ambiente de confianza en todos los niveles organizacionales,
permitiendo a su gente vivir los principios, valores y practicar los pilares de su Agenda de Liderazgo, creando sentido de pertenencia y demostrándoles que son una parte esencial del éxito. Todo esto genera un gran sentimiento de orgullo hacia el lugar donde trabajan.
“Promovemos el sentido de familia, donde cada uno de nuestros colaboradores independientemente del puesto o rol que desempeñan son parte importante de la Familia
Progreso y estamos orgullosos de ella”.

RELACIONADAS