Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-06-07
Galeria  Ver Fotogalería

Liderazgo colaborativo, un paso más para el desarrollo sostenible

Hombres y mujeres trabajando en conjunto empujarán hacia un mayor crecimiento económico mundial.

Por Daniel Zueras, estrategiaynegocios.net

La IV Conferencia Euro-Americana de Liderazgo Colaborativo ‘Diseñando para la inclusión de género’ ha puesto sobre el tapete diversos retos de la sociedad en materia de igualdad de género, que se pueden recortar a través del liderazgo colaborativo.

De cerrarse la brecha laboral existente en la actualidad, solo en una cuarta parte, se sumarían más de US$5,35 billones al PIB global. “La inclusión laboral de la mujer no es un tema de justicia social, si no de eficiencia”, ha comentado Guillermo Cardoza, profesor titular de Incae.

“Necesitamos tener personas en los proyectos que tengan diversidad de pensamiento, de formas de comportarse para entender el entorno y tener las mejores soluciones. La diversidad genera mejores retornos financieros, mejor ambiente y retención de talento”, explica Alexandra Kissling, directora de Voces Vitales Costa Rica, coorganizador del evento junto a Cinde e Incae.

WhatsApp Image 2019-06-07 at 12(800x600)

Camelia Ilie, decana de Educación Ejecutiva de Incae ha expresado que “en vez de cambiar comportamientos mediante políticas que imponen la igualdad, nuestro propósito es cambiar el diseño para generar entornos colaborativos, donde hombres y mujeres puedan explotar todo su potencial”, y ha incidido en que es el momento de pasar de la medición a la acción “con un cambio radical de perspectiva. Es la única manera para dejar a nuestros hijos una sociedad con mejores oportunidades para todos”.

La IV Conferencia Euro - Americana ha contado con una serie de paneles donde se han tocado temas como el transporte con perspectiva de género, nuevas masculinidades, o financiamiento para mujeres emprendedores. Además, el evento ha contado con un almuerzo de networking, donde cinco de las mesas de discusión estaban lideradas por E&N.

Karla González, gerente para Europa del sector de Transporte y líder en Género del Banco Mundial, ha incidido en que “el transporte no es género neutral. El sistema actual dificulta que la mujer pueda ir y venir”, ya que su ruta suele tener varias paradas marcadas por obligaciones familiares (como ir a la farmacia, el supermercado, o llevar a los hijos al colegio, encareciendo los viajes; frente a la ruta de la casa al trabajo que hacen los hombres) lo que dificulta un mayor acceso a la fuerza laboral. A ello se le suma el acoso sexual en el transporte y espacios públicos.

El acceso al financiamiento de mujeres emprendedoras ha sido otro de los temas tratados a lo largo de la jornada. Muchas emprendedoras no tienen acceso al mismo ya que no cuentan con garantías crediticias, y no son sujeto de crédito.

WhatsApp Image 2019-06-07 at 15(800x600)

Margarita Herdocia, presidenta de Renaissance Holdings, ha animado a las mujeres a usar el crédito bancario, ya que esto las impulsará a buscar mejores resultados ante la exigencia de las instituciones financieras por mejores resultados.

Herdocia cree que “debemos resolver la relación de la mujer con poder y el dinero. Los dos son buenos, que se pueden usar para cosas muy positivas”.

También se ha hablado de la ‘masculinidad 2.0’, que incide en que los hombres tienen cuotas de responsabilidad en las tareas del hogar y el cuido familiar; así como en la forma de expresar sus sentimientos.

Algunas empresas en el país la incluyen en sus políticas de equidad. “No todas lo manejan, pero cuando lo hacen tienen más impacto, con mucha más velocidad logran reducir las brechas” de género, aduce Andrés Valenciano, presidente del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), introduciéndolo en sus planes estratégicos.

“Falta muchísimo, pero se empieza a posicionar. Aún hay muchos tabús, mucha desinformación, mucho estereotipo, pero cuando se logra abordar con datos, se demuestra que es un ganar-ganar para todos”, asegura el funcionario.

Es necesario desechar estereotipos. Muchas veces el hombre que trabaja en esta nueva masculinidad recibe burlas de sus compañeros y amigos, por considerar que hace cosas ‘de mujeres’.

Y es que la mujer dedica entre dos y diez veces más tiempo al cuido familiar (tanto de hijos, como de adultos mayores) y del hogar que el hombre. “Además de un deber, también es un derecho del hombre asumir esas cuotas. Cuando esto sucede, tiene un efecto colateral instrumental: que la mujer puede dedicar más tiempo a su desarrollo profesional”, concluye Valenciano.

RELACIONADAS