Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-06-03

EEUU: Coca-Cola cree que los consumidores están listos para la 'Coca-Cola con café'

Durante los últimos años, Coca-Cola ha lanzado un producto similar llamado Coca-Cola Plus Coffee o Coca-Cola With Coffee en los mercados internacionales.

Por CNN

En 2006, Coca-Cola lanzó Coca-Cola Blak, una versión con sabor a café de su producto característico. A la gente no le gustó y la bebida fracasó. La empresa dejó de vender el producto en 2008, dos años después de su lanzamiento.

El momento inoportuno causó el fracaso, dijo Nancy Quan, la directora Técnica de la compañía.

“Esa era una tendencia antes de tiempo”, dijo Quan a CNN Business. “No creo que la gente estuviera lista para tener una cartera de café dentro de la marca Coca-Cola”.

Ahora, gracias a la evolución de las tendencias y los paladares, la compañía cree que el público está listo. Y Coca-Cola está trayendo de vuelta algo así como Blak.

Durante los últimos años, Coca-Cola ha lanzado un producto similar llamado Coca-Cola Plus Coffee o Coca-Cola With Coffee en los mercados internacionales. El nuevo producto contiene más café real que Blak. También hay una sacudida de cafeína adicional: el producto tiene más cafeína que la coca cola normal.

Hoy en día, está disponible en Australia, Italia, España, Tailandia y Polonia, entre otros países. Coca-Cola está “satisfecha con la respuesta inicial”, según un portavoz. Planea hacer que la bebida esté disponible en 25 mercados internacionales para fin de año.

La compañía no se ha comprometido a llevar el producto a Estados Unidos. Pero es “optimista sobre el potencial de la bebida” en el país, dijo un portavoz.

“Creo que va a haber un espacio para una Coca-Cola con café” en Estados Unidos, dijo a CNN Business Javier Meza, el director de Marketing Global de Bebidas Espumosas de Coca-Cola. Dijo que el producto podría llegar a Estados Unidos el próximo año.

La compañía de bebidas evalúa los mercados geográficos por separado. Los productos que tienen éxito internacionalmente no siempre funcionan en Estados Unidos. Pero Meza dijo que “Coca-Cola con café no es un concepto que los consumidores esperaban” en cualquier mercado, llamándolo “sorprendente”.

El año pasado, las ventas de bebidas carbonatadas de Coca-Cola, que incluyen jugos de fruta y refrescos, pero que excluyen el agua con gas, alcanzaron los 15.400 millones de dólares en Estados Unidos, según la firma de investigación Euromonitor International. Eso es hasta 1.000 millones más desde 2013.

En Estados Unidos, los refrescos “siguen siendo uno de los mercados de bebidas no alcohólicas más grandes”, según el resumen de un informe reciente de la firma de investigación Mintel. Pero es un negocio lento. El mercado de refrescos carbonatados se “caracteriza por un estancamiento general en lugar de un fuerte descenso”, anotó Mintel.

Para promover las ventas de refrescos, Coca-Cola está reduciendo las latas (una forma de reducir calorías sin alterar el sabor) y lanzando nuevos sabores bajo la marca Coca-Cola. También está agregando una bebida energética. Y luego está la Coca-Cola Más Café.

Al lanzar nuevas bebidas bajo la marca registrada de Coca-Cola, en lugar de como nuevos productos discretos, está “aprovechando el poder de la marca Coca-Cola”, dijo Meza, y cumpliendo con la promesa de la compañía de refrescar y energizar a los consumidores.

También está tratando de evitar que las personas se alejen de sus refrescos de cola ofreciendo diferentes variaciones del producto de la firma.

Y con el café, Coca-Cola espera capitalizar una tendencia poderosa.

El panorama de las bebidas ha evolucionado desde que Coca-Cola intentó vender Blak. Las personas están más acostumbradas a las categorías desdibujadas, o productos que no entran estrictamente en una categoría, anotó Meza. Los jugos espumosos o las mezclas de jugo y té son ejemplos de la tendencia.

El café en sí es más popular. En 2006, Starbucks tenía aproximadamente 12.400 tiendas; este año abrió su tienda número 30.000. Starbucks ayudó a los estadounidenses a desarrollar el gusto por el café, dijo Laurent Grandet, analista de Consumo de Guggenheim Securities.

RELACIONADAS