Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-05-27

Las 8 tendencias del espacio de trabajo para 2019

La cultura innovadora, la inteligencia artificial, la realidad virtual, la informática cuántica y la conducción autónoma han impulsado la creación de muchas compañías que buscan dar a sus colaboradores las mejores condiciones en el espacio de trabajo, fomentar la productividad y mejorar la calidad de vida,

Por estrrategiaynegocios.net

El equipo de Newmark Knight Frank realizó un estudio sobre las ocho tendencias que están haciendo del espacio de trabajo una segunda casa y cuyo protagonista principal es la tecnología.

Todos estos estudios globales representan miles de entradas de información provenientes de los clientes más sofisticados y los usuarios finales de bienes raíces corporativos y demuestran que las necesidades humanas han llevado a desarrollar nuevas estrategias de ocupación, trabajo remoto y agilidad en los espacios de trabajo para poder responder de mejor manera a las necesidades de las empresas, los empleados y los clientes.

“México y Latinoamérica no son extraños a estas innovaciones, ya que cuentan con una cultura colaborativa y presentan menos rechazo a las nuevas alternativas que mercados tradicionales. Los latinos, en general, nos sentimos más cómodos compartiendo espacios, interactuando y con lugares de trabajo con mejores alternativas y un acomodo que se percibe “más horizontal”, que motiva a desempeñarnos de mejor manera”, señaló Sergio Pérez Castilleja, director ejecutivo de Servicios Corporativos Globales (GCS) LATAM de Newmark Knight Frank (NKF).

Agregó que la cultura innovadora, la inteligencia artificial, la realidad virtual, la informática cuántica y la conducción autónoma han impulsado la creación de muchas compañías que buscan dar a sus colaboradores las mejores condiciones en el espacio de trabajo, fomentar la productividad y mejorar la calidad de vida, brindando al final del día una ventaja en la batalla para la atracción y retención del mejor talento, que es cada vez más competitivo.

Sergio Pérez subrayó la reciente encuesta Workplace 2019, realizada por una destacada firma, a 6 mil trabajadores de tiempo completo en Estados Unidos, cuyo resultado recalca la tendencia en edificios corporativos de buscar el equilibrio entre espacios para el trabajo en equipo y zonas para la concentración, un diseño alejado de los extremos y más a la medida.

La encuesta encontró que la suma de experiencia y efectividad de un espacio de trabajo es responsable del 44% del compromiso de los empleados; de un 55% de las posibilidades de que recomienden a la empresa como un buen lugar para trabajar y hasta un 56% de la satisfacción laboral, es decir, el espacio por sí mismo es incapaz de dar resultados, pero sí es clave para alcanzarlos.

“Los colaboradores están pidiendo más open space, sustentable, pero con privados o zonas de silencio y contar con la opción de oficinas bajo demanda, para ciertos roles”, apuntó el director ejecutivo de Servicios Corporativos Globales (GCS) LATAM de Newmark.

Aquí algunas de las tendencias que según NKF, modificarán, en mayor medida, cómo se ve nuestro espacio de trabajo en el futuro cercano:

1. La inteligencia artificial transformará los trabajos que hacemos y cómo los hacemos

Los contribuyentes virtuales y robóticos tienen el potencial de impulsar la excelencia operacional en muchas industrias analizando grandes cantidades de datos, facilitando evidencia para la toma de decisiones estratégicas y reemplazando a los humanos en rutinas repetitivas.

Esto es algo que ya podemos ver de manera cotidiana en muchas industrias en México, desde los grandes corporativos que implementan tecnologías para el monitoreo de actividad dentro del espacio, como uso de salas de juntas, zonas de colaboración e incluso la ocupación promedio del espacio para modificar sus políticas, hasta las industrias que día a día incorporan más éste recurso para optimizar su operación como en los centros de distribución auto-sustentados en donde el sistema de inventarios está completamente automatizado para poder explorar alturas dentro del almacén que manualmente hubieran sido imposibles, reduciendo así los tiempos y movimientos que previamente se topaban por la capacidad de la mano de obra intensiva.

2. Realidad virtual en el espacio de trabajo.

Esta tecnología ha estado relegada al entretenimiento, pero tiene potencial en entrenamientos inmersivos y en la visualización de datos. Hoy se trata a un paciente con miedo a las alturas, sin necesidad de subir a un rascacielos. Asimismo, la realidad aumentada ya se utiliza para simular reuniones cara a cara o permitir acceso a información y espacios remotos.

3. “Aprender” es el nuevo “trabajo”

1% de los trabajos creados cada año no existía en el periodo anterior. En el 2029, ese será el caso del 10% de los roles. No todos los trabajos podrán ser sustituidos por la Inteligencia Artificial, por eso es importante aprender y aplicar nuevas habilidades. Para lograr esto, los sitios de trabajo deben lucir más como salones de clases y espacios de aprendizaje creativo, en lugar de rígidos cubículos.

4. ¿Más espacio por persona?

Newmark cuestiona si las oficinas abiertas han llegado al límite de reducir el espacio utilizado por persona, un fenómeno llamado “fatiga por compresión”. Tradicionalmente lo que se buscaba era una estandarización en los espacios de trabajo ya que la mayoría de los colaboradores dentro de las empresa hacían cosas relativamente semejantes, pero de la misma forma en que las compañías han innovado para incorporar diferentes disciplinas a su oferta de valor, buscan que los clientes cuenten con soluciones integradoras, los espacios debieron también cambiar para que cada tipo de empleado pueda desempeñar diferentes funciones en espacios que sean adecuados a la misma y no solo a su posición dentro de la organización.

Al ofrecer diferentes alternativas y promover el trabajo de concentración en espacios que lo fomenten y el trabajo colaborativo en espacios abiertos se da la capacidad a los colaboradores de romper la monotonía y ser autosuficientes para determinar cómo destinar sus horas a las tareas a mano.

Obviamente estas soluciones no pueden ser impuestas como una ÚNICA solución sin un apoyo al cambio y la implementación de la cultura, ya que esto puede hacer que muchos colaborares se sientan desplazados u obligados a modificar sus hábitos de manera incomoda, es importante que existan espacios para todos.

5. El co-working llegó para quedarse.

Esta tendencia ya se cataloga como estándar en casi todos los desarrollos inmobiliarios; además de que está impulsando el tráfico al retail y acelerando la adopción de nuevas tecnologías.

El Co-working es uno de los fenómenos más interesantes en los años recientes permitiendo a empresas de todos tamaños, desde grandes corporativos globales operando desde este tipo de centros, consiguiendo sitios hechos a su medida y apegados a sus prácticas mientras son administrados por un tercero, hasta empresas de mediano y pequeño tamaño que consiguen acceso a un espacio con imagen, infraestructura y acceso a potenciales socios y clientes en un mismo espacio de trabajo.

Parecería que todos los días vemos surgir un nuevo espacio de co-working, cada uno con sus propias características y mercado objetivo específico, dando espacio a una rica variedad de ofertas y espacios.

En México hemos visto una rápida evolución de compañías de soluciones de espacio locales para ofrecer este tipo de espacio (aunque sea en una porción de sus centros) hasta los grandes jugadores globales que han tomado cantidades impactantes de metros, como el caso de una de las de mayor dimensión con casi 100 mil metros cuadrados tan solo en la Ciudad de México y en diferentes puntos.

6. Experiencias antes que posesiones.

Hay un cambio cultural orientado a valorar más las experiencias que lo material. El creciente interés en vivir en el centro de las ciudades, viajar, comer y la economía compartida, han hecho que las compañías hagan énfasis en el trabajo desde casa, la flexibilidad y las amenidades en el espacio de trabajo.

En Newmark se realizan análisis para determinar qué tan flexible puede ser una empresa y garantizar la eficiencia en las estrategias que se pueden implementar para poder brindar opciones de Home Office o desde un café u otra ciudad.

Las oficinas flexibles permiten reducir el ausentismo hasta en un 63%.

7. Casa lejos de casa.

Las empresas están construyendo espacios que hagan sentir al empleado la comodidad de estar en su casa. Por ejemplo, estaciones en forma de desayunadores, asientos tapizados y otros elementos fuera de lo común seguirán haciéndose presentes.

8. Integración en dispositivos personales.

Las compañías apuestan cada vez más por sus propias aplicaciones, por ejemplo para buscar lugar de estacionamiento en la oficina, reservar una sala de reuniones, enviar un mensaje al departamento de IT o actualizar información de Recursos Humanos. Las posibilidades son infinitas: Llamar automáticamente mientras se entra a la reunión, servir como guía virtual en diferentes campus y saber cuántas personas están en la oficina, basado en el número de dispositivos conectados, es parte de la tendencia.

Probablemente uno de los disruptores que ha modificado en mayor proporción la forma en la que nos desempeñamos dentro del espacio de trabajo es la integración de dispositivos de todo tipo, desde remotos hasta especializados para funciones que antes hubieran sido impensables o sumamente costosas como la impresión 3D.

No queda lugar a dudas que mientras avance la capacidad de estos dispositivos y el manejo de la información sensible esté debidamente resguardada y sea accesible, veremos cada vez más no solo el espacio de trabajo cambiar, si no los hábitos y el balance personal/ profesional en todos nosotros.

RELACIONADAS