Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-05-20

Neurociencia: 10 maneras de engañar a tu cerebro para ser más productivo

En muchos casos los empleados podrían estar perdiendo más tiempo en distracciones, correos electrónicos y reuniones que en sus propias obligaciones. Esta lista te ayudará a ser más eficiente.

Por Gestión

El día a día en el trabajo hace pensar a muchos colaboradores que no pueden más con las actividades que deben desarrollar porque consideran que sus jefes los han recargado de demasiado trabajo; sin embargo, esto no sería del todo cierto.

Según la compañía de software Atlassian, los empleados podrían estar perdiendo más tiempo en distracciones, correos electrónicos y reuniones que en sus propias obligaciones. Y es que la tecnología ha provocado que dediquen gran parte de sus horas a estar concentrados en ella.

En promedio, un informe de Vox encontró que los trabajadores envían mensajes cada 12 minutos en un día laboral de ocho horas. Esto sumado al estrés y agotamiento, hace que el cerebro disminuya su productividad.

“La paradoja entre el declive en el trabajo productivo durante el día y la sensación de estar constantemente trabajando en exceso podría reducirse a su biología […]. Hemos creado nuevos dispositivos y tecnología increíbles, pero el problema está en que no estamos cambiando, todavía somos antiguos, todavía tenemos esta biología antigua. Hasta que dejemos de pelear con nuestra biología y la abracemos y aprovechemos, se sentirá como una batalla cuesta arriba”, dijo Sahar Yousef, neurocientífico cognitivo de la Universidad de Berkeley.

Para poder reconfigurar el día laboral y aprovechar al máximo nuestro rendimiento, el portal Business Insider publicó las 10 formas de engañar al cerebro para que haga más cosas, según el especialista.

1. Aleje los teléfonos inteligentes fuera de la vista

Así sea suyo o de otras personas, los celulares se han convertido en el distractor número 1, ya que actualmente no sólo son objetos para hacer llamadas sino que son vinculados a sentimientos de valor y recuerdos porque puede ver en ellos fotos de su familia y amigos e incluso chatear con ellos, mientras se encuentre laborando.

“Estos teléfonos son emocionales, nos preocupamos por ellos, y es por eso que son la cosa que más distrae en la historia de la humanidad en este momento”, dijo Yousef.

2. No más oficina abierta

El neurocientífico considera que el hecho de que las personas trabajen en oficinas abiertas donde todo el mundo se conozca e interactúe, si bien puede ayudarlo a afianzar sus lazos, contribuye a retrasar al cumplimiento de sus funciones, pues el colaborador está más comprometido con su entorno que con las tareas que tiene al frente.

“El cerebro humano no está diseñado para estar en un espacio abierto masivo. Usted está fisiológicamente más estresado. Es como tratar de hacer el trabajo en una guardería”, mencionó.

3. Usted no es multitarea

Si busca ser una persona que haga varias cosas a la vez, lo único que conseguirá será confundir a su cerebro que necesita tomar tiempo y energía para concentrarse en cada actividad que realiza haciendo que el proceso se demore. El tiempo perdido en cambiar de tareas se denomina “costo de cambio”.

Por ello, Yousef recomienda alentar a los colaboradores a realizar una sola tarea y programar un tiempo para hacer cada cosa, llamada “carrera de enfoque”. “Cada vez que cambiamos hay un costo. Se está agotando. Se está demorando más en hacer lo mismo”, manifestó.

4. Apague sus notificaciones

Debido a que las aplicaciones están diseñadas para utilizar trucos que capten la atención de la gente, lo más recomendable según el especialista es apagar las notificaciones para concentrarse en las tareas que le fueron asignadas.

5. Escriba las tareas en lugares visibles

En caso usted es de las personas que le gusta reservar un tiempo para meterse de lleno en una actividad, pero a causa de los diversos distractores no puede cumplirla, escriba en una nota adhesiva lo que tiene que hacer y péguela en su monitor para que capte su atención y lo haga concentrarse.

6. No le tenga miedo a sus tareas

Si tiene mucho trabajo y pendientes, y el sólo hecho de pensar que no acabará todo, hace que su cerebro se predisponga y sienta temor a las actividades que debe cumplir originando que las posponga, lo único que conseguirá es acumular cada día lo que no le gusta.

“Es cuando la tarea que tenemos delante parece tan grande que empezamos a hacer tonterías, diciendo que no soy suficiente para la tarea […]. Para engañar a su cerebro para que haga más, analice sus tareas y pregúntese qué puede hacer en cinco minutos que lo empujará hacia adelante”, dice Yousef.

7. Analice cuáles son sus horas de máximo rendimiento

Para todos, las horas del día no son iguales, mientras que para unos alcanzar el máximo rendimiento ocurre en la mañana, para otros puede ser en la tarde. Como cada persona es distinta, tiene que analizar cuál es el mejor momento para hacer sus actividades que lo conducirán al éxito.

Yousef sugiere diseñar estratégicamente su jornada laboral en torno a sus horas pico de rendimiento, que puede encontrar anotando qué partes de su jornada conducen a la mayor productividad.

8. Automatizar las decisiones

El neurocientífico puso como ejemplo a personas exitosas desde Barack Obama hasta Steve Jobs, de quienes dijo que usan el mismo atuendo todos los días. ¿Por qué? Para evitar tomar decisiones que agoten sus energías en cosas que no son muy importantes, reservándolas para temas relevantes.

9. Tomar un descanso

Para que el cerebro esté más concentrado y sea más productivo, el especialista señala que no todo es trabajo y recomienda tomar un descanso cuando sea necesario. De esta manera se renovará energías para continuar con ganas las tareas que se tienen. Asimismo, dijo que se debe consumir alimentos bajos en azúcar y proteínas durante el día para tener una energía óptima.

10. Hackee su café de la mañana

Debido a que una persona cuando se despierta tiene energía suficiente, no le será necesario más durante las primeras horas de trabajo, señala Yousef; por ello, recomienda usar la cafeína de manera efectiva siendo las 10:00 a.m., la 1:00 p.m. o después de almuerzo, las horas ideales.

RELACIONADAS