Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-04-21

¿La imagen personal influye directamente en las ventas?

Los clientes, generalmente, compran primero al vendedor y luego a la empresa. La persona que visita a un potencial cliente es la imagen de la organización, por lo tanto sí es importante el aspecto personal, que no es igual a la belleza.

Por estrategiaynegocios.net

Cada uno de los vendedores de una empresa son la empresa misma cuando visitan a los potenciales clientes, por lo tanto deben procurar que su imagen vaya acorde a la organización, sin importar si es grande o pequeña.

¿Estás proyectando una imagen ganadora y de primer nivel? ¿O estás intentando vender un producto de excelencia con una imagen personal inapropiada?, son preguntas que todo buen vendedor debe hacerse.

Si es de los que cree que no debe vestirse bien, ni arreglarse porque el cliente compra el producto. Se equivocan.

Proyecta la imagen de la empresa

Un líder de una empresa debe verse como la empresa misma. Es la cara humana detrás de un nombre.

En la película “JOY, el nombre del éxito”, una joven emprendedora inventa un producto de limpieza para el hogar, el cual es excelente. Para promocionarlo logra un contrato publicitario con una cadena de televisión que lo anunciará mostrando el producto en acción (los clientes al verlo podrán llamar en vivo para comprarlo). El invento en verdad es muy prometedor. Sin embargo, al momento de la presentación estelar en televisión la demostración de su producto es un desastre. La modelo que eligió la televisora no sabe usar el producto y lo hace parecer como un fracaso. ¿Qué crees que decidió hacer la emprendedora? Exige ser ella misma quien presente su producto. Nadie mejor que ella sabe cómo funciona y por qué es una maravilla. Así lo hizo y el fracaso anterior se convirtió en un éxito rotundo.

¿Por qué una buena imagen personal aumenta las ventas?

Todo es percepción. Si los clientes perciben que el emprendedor es exitoso y que le está yendo bien les dará más confianza comprarle. La mente asocia esa imagen confiable con la confianza que les inspira tu producto.

Cuida tu corte de cabello, usa ropa de calidad (la cual no significa usar ropa cara), aprende a combinar la ropa (tanto por colores y estampados), cuida la presentación de tus zapatos y tu pulcritud. Todos estos pequeños detalles hacen una gran diferencia. Te harán sentir más seguro y valioso para tu cliente porque no sólo lo dices, lo demuestras con tu imagen.

¿Cada cuánto debes cuidar tu imagen personal?

Tal vez te imagines que mi respuesta será “cada vez que tengas citas con clientes”. Te equivocas. Ese es el error de la mayoría, se arreglan y cuidan su imagen únicamente cuando saben que tendrán citas con clientes. Debes aprender a vestir bien todos los días (según el tipo de vestimenta que requiera tu negocio). Todas las primeras impresiones son importantes. Para lograr vestir bien te comparto mi filosofía:

“Vístete bien todos los días porque todos los días de tu vida son importantes”.

Tú haces importante cada día. Nunca sabes a quién conocerás o te presentarán. Tú eres quien decide qué tan importante es tu marca para ti. Si tu marca para ti es importante lo será para tus clientes.

Conviértete en la marca personal de tu negocio

Emprendedor que decida ser la cara humana de su empresa le otorgará una diferenciación poderosa. Estamos saturados de productos y servicios que se parecen unos a otros, si el cliente ve una cara humana conectará emocionalmente con la marca de tu negocio y te recordará a ti (tu nombre) cada vez que necesite o recomiende la solución que tú ofreces de manera única. Es cuando habrás logrado sobresalir con tu marca personal.

¿Qué necesitas para hacerlo realidad? Sólo un teléfono celular y mucha actitud. El hacerte visible con tu marca personal impulsará las ventas de tu negocio.

Con información de David Navarro/Asesor de Imagen y Marca Personal

RELACIONADAS