Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-04-14

Bacardí y Pernod Ricard quieren bebidas 100% sustentables

Las empresas de bebidas alcohólicas se suman a la ‘ola’ de compañías que tienen planes de reducir emisiones de carbono, de energía y desechos en los próximos años.

Por Expansion.mx

Autos eléctricos, empaques biodegradables o la reducción del consumo de agua para la producción. La sustentabilidad se ha convertido en una estrategia obligada de negocio. Y las empresas de bebidas alcohólicas, como Bacardí y Pernord Ricard, que no son nuevas en el cuidado ambiental, ponen énfasis en cumplir con estos objetivos con metas concretas para los próximos diez años.

“Las amenazas ambientales y la necesidad de sostenibilidad están determinando la forma en que las empresas hacen negocios y los consumidores muestran fidelidad a la marca. Es vital que las compañías sigan y se adapten a los cambios en la naturaleza y los recursos energéticos para aprovechar nuevas oportunidades y prevenir cualquier riesgo potencial”, detalla un reporte de la agencia Euromonitor. El grupo francés Pernord Ricard –dueño de Absolut Vodka, el whisky Chivas Regal o el ron cubano Havana Club— relanzó la semana pasada su Programa de Sustentabilidad y Responsabilidad Social, bajo cuatro de los 17 criterios de sustentabilidad que tiene Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La estrategia de la compañía concentra su atención en operar el negocio con las mejores prácticas, desde la producción de las materias primas, la elaboración del producto y su distribución, hasta el consumo del producto. Por ejemplo, la compañía busca desarrollar empaques 100% hechos de materiales reciclables, compostables, reutilizables y elaborados con productos biológicos para el año 2025.

“Estamos buscando cinco nuevas formas circulares para producir el empaque de los destilados que, por cierto, cada vez son más atractivos. Hay que empezar a idear formas en las que el consumidor puede reutilizarlo y cómo puede participar”, explica Mauricio Soriano, director general de la Fundación Pernord Ricard México, que ha platicado con proveedores nacionales para este objetivo.

La empresa eliminará todos sus productos promocionales hechos de plástico y, para 2030, su meta es reabastecer el 100% del consumo de agua en los puntos de producción, reducir la emisión de carbono en 50% y buscar la manera más sustentable para producir los empaques de la bebida.

“Hay proyectos ya en marcha y algunos que se pueden empezar inmediatamente. Por ejemplo, tenemos un proyecto en la zona tequilera con otras empresas para proyectos de conservación del agua en Jalisco. Trabajamos hace tiempo en tratamiento de vinazas, rescate de conservación de agua, temas de reducción de vidrio en el envase (en el tequila Atos y Olmeca). El trabajo es decidir rápidamente”, agrega Soriano.

El grupo, que ocupa el segundo lugar a nivel mundial en la venta de vinos y bebidas espirituosas, tiene más de 19.000 empleados en más de 86 países y ventas de 9.000 millones de euros, ha reducido su consumo de agua por litro de alcohol 20% y sus emisiones de carbono 30% por unidad de producción, mientras que los residuos han disminuido en 9.505 toneladas.

La destilería en Plymouth Gin funciona al 100% con energía renovable y el residuo botánico se utiliza para transformarla en energía sustentable, mientras que en India ha reducido su consumo de agua 36% desde 2010, en 365 millones de litros de agua, equivalente a dos años de consumo de agua para todos los sitios de la India.

Bacardí se suma con energía renovable

La dueña del vodka Grey Goose, el ron Bacardí, el gin Bombay y el tequila Patrón también tiene lineamientos de sustentabilidad alineados con la ONU. Bacardí Limited tenía como objetivo bajar el 50% de sus emisiones de gases efectos invernadero en México y lo logró un año antes en sus plantas de tequila Cazadores en Arandas y el ron en Tultitlán, Estado de México.

“Arandas fue clave porque instalamos una caldera de biomasa. Esta caldera consumie la fibra del agave y algo de madera, que la transformamos en vapor, para el cocimiento del agave y para la destilación", comenta Juan Piñera, Vicepresidente de Operaciones en Latinoamérica de la firma. La empresa también instaló alrededor de 100 sensores que permiten ver en tiempo real cómo está el consumo de la energía eléctrica por equipo y tomar una acción inmediata cuando un equipo consume energía demás.

En esta plantas llegaron a un acuerdo para que la energía fuera generada con fuentes renovables y hoy el 99.96% de la energía utilizada es verde. “Tenemos un par de montacargas que utilizan gas y los cambiaremos por eléctricos para que disminuyen la huella ambiental”, agrega Piñera. La empresa, además, tiene plantas de tratamiento de agua residual para que pueda usarse en jardines. Así logró reducir el consumo 50% en todo el mundo entre 2006 y 2018.

“Tenemos un programa en todas las plantas, que llamamos Cero residuo a basurero. Tenemos una certificación por una compañía externa evaluó que estemos generando un manejo adecuado y ellos se aseguran de que les demos un manejo correcto a los residuos. Con esta compañía, hemos logrado más de 250 puntos de recolección en la Ciudad de México, donde recoge los residuos de botella, entre otros, y los trata”, concluye el directivo.

Recientemente, la empresa lanzó una campaña junto con Lonely Whale, Lonely Whale, organización sin fines de lucro dedicada a la protección de los océanos, para solicitar la eliminación de popotes de plástico de los emojis de la taza de refrescos y de los cócteles.

RELACIONADAS