Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-04-12

Uber hace oficial su esperada salida a bolsa en EEUU

En los documentos presentados a la SEC revela el detalle de sus finanzas. Declara ingresos de US$11.300 millones en 2018, un incremento de 42% anual, y un beneficio neto de casi US$1.000 millones... pero pérdidas de US$4.000 millones en 2017.

Por AFP

La plataforma Uber presentó este jueves su documentación para concretar su tan esperada oferta pública de acciones en la bolsa, que se proyecta como la más importante del sector tecnológico en años y referencia para otras firmas de su tipo que apuntan a Wall Street.

La presentación de la empresa de transporte con conductor ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) no fijó precios para los títulos ni plazos específicos para el debut.

Sin embargo, según la prensa, Uber buscaría recaudar unos 10.000 millones de dólares en un estreno previsto para mayo, aspirando a una valuación de entre 90.000 y 100.000 millones de dólares al ingresar a los mercados bursátiles.

El documento revela el detalle de las finanzas de Uber, que declara ingresos de 11.300 millones de dólares en 2018, un incremento de 42% anual, y un beneficio neto de casi 1.000 millones, contra un pérdida de 4.000 millones en 2017.

Sin embargo, el beneficio se debe a las ventas de activos a competidores en Rusia y Asia, según se especifica.

La pérdida operativa, que refleja mejor la situación de la empresa, fue de 1.800 millones de dólares.

La cifra de valuación que se baraja desde una publicación de The Wall Street Journal el miércoles es inferior a las predicciones más optimistas que circulaban hasta ese momento (alrededor de 120.000 millones), probablemente debido a los contratiempos de su rival estadounidense Lyft, cuyos primeros pasos en Wall Street a fines de marzo fueron decepcionantes.

Si bien ambos competidores lucharon por ver quién ingresaba primero al mercado financiero, al parecer, Uber podría beneficiarse de la difícil experiencia de su rival, actuando con mayor cautela.

El sector de reserva de servicios de transporte a través de aplicaciones por internet resulta atractivo para inversores, que apuestan al cambio de hábito de los consumidores, cada vez más propensos a abandonar el automóvil propio. También apuestan por la conducción autónoma, en la que trabajan las dos empresas para lograr un vehículo sin chofer.

RELACIONADAS