Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-04-10

Los Lakers están crisis en la NBA, pero reflejan crecimiento económico

Al término de la temporada regular, que ha dejado un triste bagaje de 37 victorias y 45 derrotas que le ha dejado fuera de los 'playoffs', Magic Johnson ha abandonado el barco. El ya expresidente de operaciones (un puesto similar al de director deportivo) dimitió por sorpresa antes del último partido del equipo.

Por eleconomista.es

Los Angeles Lakers, segundo equipo de mayor valor de toda la NBA, se ha alejado de la importancia deportiva que durante años ha ostentado una franquicia histórica con 16 anillos en su haber. El curso 18/19, el que debía suponer el inicio de su reconstrucción, ha finalizado en un sonoro fracaso.

Al término de la temporada regular, que ha dejado un triste bagaje de 37 victorias y 45 derrotas que le ha dejado fuera de los 'playoffs', Magic Johnson ha abandonado el barco. El ya expresidente de operaciones (un puesto similar al de director deportivo) dimitió por sorpresa antes del último partido del equipo. Lo hizo sin avisar a nadie, de manera fugaz y dejando en shock al mundo de la NBA en la misma jornada en la que se retiraba un icono como Dirk Nowitzki.

Quedaban atrás dos años de camino infructuoso por devolver a la franquicia angelina a la élite del baloncesto estadounidense. En ese sentido se movió la leyenda de los Lakers, firmando a jóvenes como Lonzo Ball o Kyle Kuzma, y rompiendo la banca el pasado verano con la incoporación de LeBron James por unos 130 millones de euros en cuatro años. Su llegada vino acompañada de la de gregarios como Rajon Rondo, Lance Stephenson o JaVale McGee. El objetivo con era volver a los 'playoffs', pero nada más lejos de la realidad: las victorias tardaron en llegar y la mayor lesión de la carrera de James (una dolencia en la ingle) sepultó todas las opciones de clasificación. El resultado, un decepcionante 37-45 que, paradojicamente, es el mejor balance de la franquicia en los últimos seis cursos. Queda lejana la última vez en la que los Lakers estuvieron en 'playoffs', en la temporada 12/13.

Fue en ese curso cuando una serie de catastróficas desdichas se apoderó de la segunda franquicia con más anillos en la historia de la NBA (le supera Boston Celtics, con 17). Tras la marcha del mítico Phil Jackson en 2011, un año después dejó al equipo sin brújula en el banquillo, la muerte en 2013 del propietario Jerry Buss privó a la entidad de una figura líder y generó un relevo en la dirección. Su hija, Jeanie, asumió el mando y una tarea: reconducir a la entidad a la lucha por el anillo.

La franquicia cayó en el pozo en 2016, cuando se retiró Kobe Bryant y tuvo su peor temporada regular de la historia

Para entonces, Kobe Bryant y Pau Gasol eran los líderes de un equipo que contaba también con Dwight Howard y Steve Nash. Una escuadra de relumbrón, pero que ya no volvió a playoffs. Howard dejó el equipo en el verano de 2013, Bryant se rompió el tendón de Aquiles antes del final de la temporada y la entidad comenzó un imparable proceso de decadencia.

En la 13/14, 27 victorias que bajaron a 21 en la 14/15. El curso 15/16 significó un antes y un después, ya que fue el peor en la historia del equipo, con un balance de 17 victorias y 65 derrotas. En este periodo, Pau Gasol y Steve Nash se marcharon sin pena ni gloria y Jeanie Buss, tras la retirada del icono Kobe Bryant, movió ficha. Sus acciones fueron casi traumáticas: despidió a Mitch Kupchak como mánager general y cambió a su hermano, Jim, por Magic Johnson en el puesto de presidente de operaciones. El desenlace de la historia ya es conocido por todos.

Por el camino, las intentonas de Magic de formar un equipo galáctico. Si bien en su segundo verano consiguió hacerse con LeBron, Johnson fracasó estrepitosamente en otros casos. Así, estrellas como Kawhi Leonard, Kevin Durant, Chris Paul o Anthony Davis se han escapado de las manos de la franquicia, que dejó salir a un prometedor D'Angelo Rusell para dejar espacio a otra estrella que nunca llegó.

Sin embargo, cuando la mirada se aleja de la pista de baloncesto, se puede asegurar que la salud económica de los Lakers es excelente. En consonancia con el grueso de los equipos de la competición, la franquicia ha crecido de manera exponencial y se ha consolidado como una de las grandes marcas mundiales.

Desde 2013, último año en que se coló en 'playoffs', el equipo angelino ha duplicado sus ingresos, de acuerdo con los datos de Forbes. La publicación estadounidense, además, refleja que su valor de mercado y ganancias antes de impuestos se han multiplicado por tres en este tiempo.

Así, la franquicia ha pasado de 880 a 3.200 millones de euros de valor de mercado, de 174 a 351 millones de euros en ingresos y de 42 a 130 millones de euros en concepto de beneficios antes impuestos. Datos que reflejan el crecimiento continuado de una entidad que marcha a la deriva en lo deportivo.

RELACIONADAS