Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-03-07

Los 6 comentarios a mujeres exitosas que tal vez nunca se le harían a un hombre

Muchas profesionales o pioneras en sus ramas han escuchado en sus carreras comentarios que tal vez no les habrían hecho si fueran hombres. Esta es una recopilación de algunas de ellas.

Por BBC

Exministras, cirujanas, empresarias y líderes fueron consultadas por la BBC sobre las cosas más extrañas o 'raras' que les han preguntado o dicho en el ámbito profesional solo por el hecho de ser mujeres y no hombres, como la gente esperaría ver en sus cargos.

Muchas de las consultadas creen que si fueran hombres jamás se les habría dicho cosas como: Eres valiente, simplemente por el hecho de ser madre y jefa a la vez.

Estas son los 6 comentarios que han tenido que escuchar mujeres exitosas a lo largo de su carrera:

-Soledad Núñez, exministra de Vivienda de Paraguay, política e ingeniera civil, fue duramente cuestionada en su primera entrevista como encargada del área: "Eres una oveja pequeña y blanca, ¿qué vas a hacer en la política? Los lobos te van a comer".

-Kendal Parmar, fundadora de la empresa de tecnología Untapped con sede en Londres, "Cinco niños y manejando un negocio de tecnología. ¡Eres valiente!".

¿El significado detrás de ese "valiente"es que soy estúpida o que me atrevo a hacer algo para lo que no soy capaz?

- Maoi Arroyo, líder internacional, emprendedora, inversionista y educadora de Filipinas, escuchó: "Es un proyecto muy ambicioso. Supongo que no planeas tener una familia".

- Belinda Parmar, empresaria tecnológica y directora ejecutiva de The Empathy Business, "Belinda es muy segura de sí misma. A veces demasiado segura".

Ella afirma: Nunca he oído que describan a un hombre como "demasiado seguro".

-Lisa MacCallum, fundadora de Inspired Companies y exejecutiva de Nike en Australia, "¿Representarías a la empresa en un próximo concurso de belleza?", se le cuestionó.

-Neema Kaseje, cirujana y Directora Fundadora del Grupo de Investigación de Sistemas Quirúrgicos, con sedes en Kenia y Ginebra, tuvo que escuchar una vez: "Estamos esperando al cirujano". "Me veo obligada a informarles que soy yo la cirujana", recuerda que respondió.


RELACIONADAS