Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-03-07

Los robots llegan para hilar fino en la industria textil de El Salvador

Hanesbrands, el mayor exportador en El Salvador, incursiona con la automatización de procesos sin que éste represente una amenaza laboral.

Por estrategiaynegocios.net

La robótica experimenta un ascenso silencioso en las industrias. En El Salvador, los robots incluso ya trabajan en el desarrollo de procesos en Hanesbrands, el principal exportador y uno de los mayores generadores de empleo en el país centroamericano.

Los robots están involucrados específicamente en la confección de calcetines. Las máquinas toman el hilo y elaboran los tejidos para la producción, cortan tela y fabrican las prendas. Son los empleados no humanos que ahora toman pasillos enteros en el complejo de producción que la compañía de capital estadounidense administra en una zona franca en el municipio de San Juan Opico, La Libertad.

Hanesbrands2(800x600)

Hanesbrands es además el mayor empleador de El Salvador. La operación de la compañía en la plaza genera miles de empleos directos y el movimiento de personal en las naves es ordenado, pero impactante.

En el mar de operarios, la robotización está brindando a la empresa más capacidades.

René Villarreal, vicepresidente de operaciones de Hanesbrands El Salvador, explicó a Estrategia&Negocios que la automatización de procesos es una tendencia, ya que las compañías buscan más eficiencia en sus procesos, pero que en su caso esto no significa supresión de plazas para operadores humanos.

“Hanesbrand El Salvador tiene cerca de 11.000 empleados. Ahora hay un proceso más tecnificado que requiere menos mano de obra, pero hay otro -como el proceso de costura- que demanda mano de obra intensa, esa combinación de tecnología y la necesidad de mano de obra intensa permite que tengamos 1,2 empleados por cada máquina”, describe Villarreal.

El ejecutivo sentencia que esa misma combinación garantiza que la compañía continúe creciendo en demanda de mano de obra para sus operaciones.

Desde su llegada a El Salvador -hace 26 años- la compañía multinacional ha invertido US$654 millones y ahora se encuentra en una etapa clave para la industria, como es la automatización de algunos de sus procesos para garantizar su eficiencia y ponerse un paso al frente de la competencia.

La empresa ha invertido unos US$7,5 millones en la mejora de procesos y la robotización ya rinde frutos. Buena parte de la inversión se enfoca en la producción de calcetines y medias de la marca Champion, la cual -hacia mediados del año- experimentaba crecimientos anuales de dos dígitos.

De acuerdo con datos de Hanesbrands, gracias a la automatización, la planta pasó de producir 1,9 millones de libras de tela por semana a 2,3 millones de libras, pero lejos de ser una operación exclusiva de robots, ha permitido contratar a más jóvenes que
se involucran en el control de calidad de las prendas terminadas.

Incursión en nuevos nichos

Hanesbrands también invirtió US$5,2 millones en una nueva área especializada en teñido de prendas terminadas, como parte de su plan por diversificar su producción y ser más competitiva. Se ubica en la planta Textiles El Salvador, ubicada también en el municipio de San Juan Opico y considerada una de las más grandes de la operación, ya que se generan 1.915 empleos directos.

René Villarreal explicó que el nuevo proceso (conocido como garment dye) demanda de tecnología de punta, ya que requiere de alta precisión.

Su ejecución ha sido posible luego de que la casa matriz completara varias adquisiciones -de otras empresas, movimiento que les han facilitado el ingreso a nuevos nichos gracias a la confección de prendas que nunca antes habían elaborado y que el mercado premia por su innovación.

El ejecutivo destacó que la inversión permite ampliar los procesos establecidos en dicha operación, la cual consiste en trabajar prendas en blanco y que son teñidas de acuerdo con la demanda de los distintos clientes.

Villarreal detalla que la industria generalmente fabrica prendas en serie a partir de telas de un color determinado, la cual se corta y se produce, en cambio, gracias al nuevo proceso se tiñen las prendas ya terminadas y se envían a las tiendas atendiendo la demanda del mercado.

“Esto facilita que tengamos acceso a mercados diferentes, porque el acabado de la prenda en su textura es muy diferente al que se tiene bajo la tradición de teñir la telas”, explica el vicepresidente de operaciones de Hanesbrands.

La ejecución del nuevo plan de inversión ha permitido contratar a 215 nuevos operarios y al cierre del año esta marca superará los 600, debido a que está previsto inyectar alrededor de US$5 millones más en inversiones.

No obstante su posición de liderazgo en los mercados donde participa, la firma estadounidense está buscando nuevos nichos de crecimiento.

“Cada vez más (el rubro textil) se convierte en un negocio más competitivo. Las marcas grandes de empresas -y las distribuidoras- hacen sus propias marcas y Hanes tiene que estar constantemente evaluando sus plataformas de telas para ofrecer programas innovadores. Nosotros somos líderes en todos los segmentos de ropa interior, de sudaderas, camisetas... somos el número uno o número dos y para sostenernos en ese nivel de competencia tenemos que estar innovando constantemente”, puntualizó Villarreal.

La operación de Hanesbrands en El Salvador cuenta con certificados de operación medioambiental, además de ser una referente en cuanto a desarrollos de iniciativas de Responsabilidad Social Empresarial, una de ellas es el fomento de la educación de sus colaboradores.

El vicepresidente de la República de El Salvador, Oscar Ortiz, ha destacado el rol de la empresa y el impacto en la zona donde opera, sostiene que es una compañía comprometida con el empleo inclusivo.

Ortiz, comisionado para la Inversión Pública y Privada, destaca que más del 60% de la fuerza laboral de la compañía son mujeres, muchas de ellas jefas de hogar y un gran porcentaje son jóvenes.

La embajadora de Estados Unidos, Jean Manes, valoró que Hanesbrands no encaja en el perfil de una textilera tradicional y enfatizó que esta industria tiene el potencial de convertirse en una generadora de cambio solo si se genera valor agregado a través de la sostenibilidad y la generación de empleo calificado.

Hanesbrands, que opera en 35 países y administra unas 70 plantas a nivel global, se ha consolidado como el mayor exportador de la industria textil en el país centroamericano desde 2013. Al cierre de 2017, sus exportaciones superaron los US$800 millones.

RELACIONADAS