Empresas & Management
Fecha de publicación: 2019-01-10

La rusa Kaspersky ayudó a la inteligencia de EEUU a descubrir fallos de seguridad

Kaspersky Labs, cuyo software fue prohibido dentro del gobierno estadounidense en 2017, ayudó un año antes a la agencia de espionaje NSA a descubrir uno de los mayores fallos de seguridad de su historia.

Por AFP

La empresa de seguridad informática Kaspersky Labs, cuyo software fue prohibido dentro del gobierno estadounidense en 2017, ayudó un año antes a la agencia de espionaje NSA a descubrir uno de los mayores fallos de seguridad de su historia, informaron este jueves medios locales.

Politico y The Washington Post indicaron que el fabricante de productos anti-malware con sede en Moscú le dijo a la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) que uno de sus contratistas, Harold Martin, lo había contactado a través de mensajes encriptados en Twitter.

Los mensajes llegaron a Kaspersky poco antes de que un grupo de piratas informáticos diera a conocer en internet una serie de herramientas utilizadas por la agencia de inteligencia para espiar comunicaciones y computadoras de gobiernos y autoridades extranjeras.

Después de que los hackers publicaran la información, los investigadores de Kaspersky consideraron que había una conexión con los mensajes de Martin y lo comunicaron a la NSA.

Semanas después, en agosto de 2016, agentes federales arrestaron al contratista y descubrieron que en su casa había acumulado gran cantidad de información confidencial de la NSA, códigos y programas informáticos durante más de dos décadas.

El hallazgo fue considerado la mayor filtración de información clasificada en la historia de Estados Unidos.

Según los medios, los mensajes de Twitter fueron utilizados para justificar la orden emitida para que los investigadores revisaran la casa de Martin.

Unos meses después, la NSA decidió que Kaspersky podría haber contribuido a otra filtración de sus herramientas de pirateo informático y en septiembre de 2017 prohibió oficialmente el uso de su software en computadoras involucradas en operaciones del gobierno.

Autoridades de los servicios secretos estadounidenses, entre ellos el jefe de la NSA Michael Rogers, sugirieron que Kaspersky tenía estrechos vínculos con la inteligencia rusa.

La compañía niega la acusación, que representó un duro golpe en los negocios de Kaspersky, que durante dos décadas logró que su antivirus fuera instalado en cientos de millones de ordenadores en todo el mundo.

RELACIONADAS