Empresas & Management
Fecha de publicación: 2018-12-06

W Hotel llega a Costa Rica

Es el segundo hotel W abierto en Centroamérica este año después del W Panamá. El W Costa Rica también es el W Escape más nuevo, el giro único de la marca en la experiencia de un complejo vacacional tradicional.

Por estrategiaynegocios.net

El W Costa Rica está ubicado en una reserva natural de 2.300 acres a unos minutos de Tamarindo, un renombrado lugar de surf reconocido internacionalmente que ha ganado su reputación entre entusiastas de las olas tanto por amateurs como por profesionales.

Cerca de ahí, Playa Flamingo ofrece cabalgatas a caballo, cuatrimotos y paseos en catamarán, así como pesca, nadar con esnórquel y explorar la jungla a pie. En la temporada de estiaje (diciembre a abril), Costa Rica es un lugar imprescindible para los amantes de la naturaleza, quienes tienen la oportunidad de ver la majestuosa migración de la ballena jorobada y la anidación de tortugas a lo largo de las playas de los alrededores.

“La tierra de la ‘pura vida’ es donde el espíritu lúdico de la marca W nació para correr libremente,” dijo Anthony Ingham, Líder de Marca Global, W Hotels Worldwide. “La gente, la cultura y la belleza de este país todos se reúnen para crear un paraíso como ningún otro, y el W Costa Rica lo celebra. El hotel es el más reciente W Escape, la plataforma W para hoteles que redefinen la experiencia de un complejo vacacional para el viajero moderno que busca unas vacaciones enraizadas en experiencias inesperadas y con la chispa local.”

Bienvenido al paraíso

El W Costa Rica trae un estilo inesperado al sereno paraíso tropical de la Reserva Conchal. Diseñado por Mister Important Design junto con el reconocido equipo de diseño propio de W Hotels y Ronald Zurcher Architects, W Costa Rica incorpora sus alrededores con interpretaciones de la belleza natural de las playas y selvas cercanas. Elementos de este maravilloso paisaje, así como las profundas raíces históricas de la región están integradas en cada aspecto del W Costa Rica ya que el hotel combina la tierra y el mar con la cultura y su preciada historia. A la llegada, los huéspedes son introducidos a través de una avenida de 2.000 árboles Bursera Simaruba (o “Indios Desnudos”), una cerca viviente cultivada tradicionalmente por granjeros locales para encerrar al ganado.

El signo distintivo de la marca “W” se contrasta contra la pared rojo brillante que envuelve el área de las Ruedas (valet). El área de llegada circular y el signo W están inspirados por el rojo inconfundible de las corridas de toros que aún pueden encontrarse durante una de las actividades culturales emblemáticas del país que se lleva a cabo en la “Plaza de Toros.” Fiel al espíritu de Pura Vida, los toros en las corridas de Costa Rica no se matan.

Conforme los huéspedes se acercan al Salón (un giro distintivo de la marca sobre el tradicional vestíbulo del hotel), paneles de piso a techo de piedra y madera revisten las paredes del artísticamente iluminado corredor, imitando uno de los instrumentos favoritos de Costa Rica, la marimba. El Salón interior-exterior sumerge a los huéspedes en el Bosque Guanacaste con estructuras de madera destacando las áreas exteriores, imitando la forma de los famosos árboles de la provincia del mismo nombre.

Los huéspedes podrán comprar localmente sin salir del hotel en W Hotels The Store, que presentará una colección alternante cuidadosamente seleccionada de artesanos y artículos de inspiración regional. Al fondo del Salón, un pilar gigante de madera curvilíneo está tallado para reflejar las texturas y patrones de la piña de Costa Rica, el símbolo global de la hospitalidad y unos de los impulsores económicos más importantes de Costa Rica. La estructura enmarca el elevador que lleva a los huéspedes hacia los espacios para reuniones y al restaurante Latitud 10° Norte.

La WET Deck (la piscina del W) homenajea las ruedas de la colorida “Carreta Típica” de Costa Rica, carreta de bueyes que puede encontrarse a través de todo el país, con una interpretación en mosaico de los diseños tipo mandala incrustados en el jacuzzi dentro de la burbujeante alberca y por todos los interiores del hundido y curvilíneo Bar con pileta.

Zona Azul Beach Club es el primer club de playa de la marca en sitio, ubicado en una de las únicas playas con arena blanca, Playa Conchal. Los huéspedes pueden tomar un paseo de 10 minutos descendiendo hacia la orilla, o elegir un boleto de ida al Zona Azul Beach Club.

Inspirado por la cercana Nicoya, uno de los únicos cinco lugares en el mundo donde la calidad de vida y la felicidad llevan a un extraordinario número de centenarios, Zona Azul Beach Club se llama así por la famosa “zona azul” que guarda la clave de la longevidad. El club de playa del hotel presenta una impresionante piscina infinita para que los huéspedes se sumerjan en el sol y se relajen en el lujo de alto diseño. Este vibrante restaurante del club de playa ofrece un menú que une sabores internacionales de cada una de las cinco zonas azules ubicadas en Italia, Japón, Grecia, California (EE.UU.) y por supuesto Costa Rica.

La fiesta no se termina con la lujosa cena en Zona Azul Beach Club. El lugar predilecto más nuevo junto al mar de Costa Rica presentará entretenimiento de alta energía incluyendo DJs, cócteles a altas horas de la noche y acceso directo a Playa Conchal. Zona Azul Beach Club dará la bienvenida tanto a huéspedes del W como a fiesteros locales, ofreciendo una experiencia completa del destino todo el año.

RELACIONADAS