Empresas & Management
Fecha de publicación: 2018-12-01

Estas son las cosas que puedes hacer cuando tienes un jefe tóxico

Cuando hay un jefe tóxico lo mejor es salir corriendo de ese empleo a otro, pero mientras ese momento llega, estas son las cosas que debes hacer para poder enfrentar la situación.

Por entrepeneur.com

Todos hemos tenido jefes buenos, malos y “equis”. Los peores de todos son los que crean un ambiente de trabajo tóxico. Son aquellos donde la gente se queda sin aliento cuando entra a la sala y no dejan salir a su equipo hasta que él quiere.
Hacen que sus subordinados se “quemen” por trabajar demasiado y no recibir reconocimiento. Por lo general, son los que manejan equipos donde la colaboración es mínima, porque después de todo, ¡el jefe da es el que manda!

¿Qué es un jefe tóxico?

Lo único que todos los jefes tóxicos tienen en común es su actitud. Son matones. Conducen a otros implacablemente, sin tener en cuenta al individuo. Dan ciertos resultados a fuerza de maltratar a sus equipos, por lo que son respetados en las empresas por los líderes a pesar de su falta de respeto por los que están debajo de ellos en la jerarquía de poder. Trabajar para ellos era el doble de estresante que trabajar para alguien más.

Suelen ser muy, muy inteligentes y se impacientan con la "lentitud y estupidez" de las personas. Tienden a descargar su frustración e irritación en las personas que los rodean porque a pesar de ser muy listos, carecen de inteligencia emocional. Son ajenos al impacto que tienen para las personas que los rodean.

Pero a veces, las actitudes y acciones hostigadoras son completamente intencionales.

Los jefes tóxicos te hacen sentir mal contigo mismo. No tienen problemas para regañar a alguien en público y lo hacen regularmente.

¿Qué puedes hacer entonces cuando tienes un jefe tóxico?

Es una situación difícil. Lo mejor es salir en cuanto se pueda de ese trabajo, pero eso a veces no puede ser posible por la situación económica que enfrentas. Aquí hay algunas opciones que puedes considerar cuando trabajas para un jefe tóxico.

¿Qué puedes hacer?

1. Antes de hacer cualquier otra cosa, tómate un tiempo para analizar la situación. ¿Estás solo en sentir que este jefe se está comportando fuera de lugar? ¿Qué piensan tus compañeros de la situación? ¿Alguien más se ha quejado formal o informalmente? ¿Está la gerencia por encima de su jefe consciente de su actitud? Si la actitud de tu jefe está aislada de un pequeño grupo de personas, intenta comprender cuál es la dinámica de ese grupo de personas.

2. Documenta todo. Toma nota de los incidentes específicos en detalle. Si la situación es tan seria como para querer dejar la empresa, podrías necesitar estas evidencias para defender tu liquidación. Si eres lo suficientemente valiente, puedes presentar una queja ante Recursos Humanos o con la administración. Si decide discutir formalmente la situación con alguien en tu organización, prepárate a fondo. Parte de eso es asegurarse de estar fundamentado en hechos y no en las emociones. Si lloraste después de una discusión con tu jefe, toma nota de las palabras exactas que él usó y porqué. Lamentablemente, las lágrimas no son una prueba.

3. Une fuerzas. Si tus colegas también consideran que la situación no está justificada, anímalos a documentar detalles específicos también.

4. Concéntrate en las palabras y no en el tono de los insultos de tu jefe. A veces, puedes tener una queja válida y no te das cuenta. Haz todo lo que puedas para mantener la calma, porque lo que menos quieres es que este individuo tóxico te vuelva tóxico. Si te grita y te sientes incapaz de responder con calma, respira hondo y hazte una pregunta. Nuestros cerebros entran en modo de emergencia a cuando se sienten amenazados: hacerte una pregunta puede hacer que regreses a la parte mental de tu proceso de pensamiento.


5. Fortalece tus murallas mentales. Si estás trabajando para alguien que te hace sentir mal contigo mismo, necesitas encontrar a otras personas que te ayuden a recordar tu valía. Podría ser tu familia, compañeros en el mismo equipo o empresa u otros amigos fuera del trabajo. Haz un esfuerzo consciente para recordar todos los días las cosas positivas que has logrado. Trabaja con otros a tu alrededor para reforzar las impresiones positivas sobre ti mismo.

6. Toma algunas medidas para mantener una mentalidad positiva. Probablemente estarás pensando muchos cosas malas que están impactado tus emociones. Aprende cómo interceptar esos pensamientos negativos improductivos y a identificar lo que esa emoción oscura está tratando de decirte. Concéntrate en lo que puedes hacer para recuperarte cuando ha recibido un golpe emocional.

7. Planea tu salida. Saber que estás trabajando para encontrar una solución y dejar todo esto atrás puede ayudarte a ser más paciente frente a las frustraciones del día a día.

8. Cuídate. Reconoce que estás experimentando angustia emocional de forma regular y que esto te afecta tanto física como mentalmente. Ten cuidado de evitar trabajar más duro y más tiempo para tratar de satisfacer a alguien que nunca estará satisfecho. A veces sí es lo más correcto, pero si estás trabajando para un jefe tóxico, te vas a quemar y nunca lograrás hacerlo feliz.

RELACIONADAS