Empresas & Management
Fecha de publicación: 2018-09-19

¿Quién es el padre de Jeff Bezos (el hombre más rico del mundo)?

El fundador y CEO de Amazon fue adoptado por Miguel Bezos, de origen cubano, que llegó a los Estados Unidos como parte de la Operación Peter Pan, y su esposa Jackie.

Por estrategiaynegocios.net

El hombre más rico del mundo contó parte de la historia de su padre en su diálogo con el multimillonario y filántropo David Rubenstein en el encuentro anual del Club Económico de Washington DC. Más de mil personas estuvieron presentes en la emotiva reunión y otras más la siguieron por medio del video publicado.

"Mi papá es mi papá verdadero, no mi papá biológico. Su nombre es Mike. Es un inmigrante cubano. Llegó aquí como parte de la Operación Pedro Pan", presentó Jeff a su padre, Miguel Bezos, quien llegó a la costa este de los Estados Unidos desde Cuba a Miami como parte de la Operación Peter Pan, que entre diciembre de 1960 y octubre de 1962 sacó a 14.048 niños de la isla en la que Fidel Castro y el Movimiento 26 de Julio habían derrocado a Fulgencio Batista.

Con la intervención de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos, la Iglesia Católica en Miami y algunos exiliados, la operación facilitó visas para que los menores salieran solos de la isla. Muchos, como el padre de Jeff Bezos, no conocían a nadie en su nuevo destino y ni siquiera hablaban inglés.

Los Bezos, una familia de Santiago de Cuba, acompañaron al menor de sus tres hijos hasta La Habana. "No les permitieron entrar conmigo al aeropuerto, así que solamente me dejaron. Entré, hice el check-in, y me fui. Aterricé en Miami, solo", recordó Mike Bezos en 2015, en conversación con Walter Isaacson durante la celebración del Día de la Libertad en el National Constitution Center.

"Me fui en julio de 1962 —dijo—. Y en octubre de 1962 fue la Crisis de los Misiles. Yo no pude regresar a Cuba y mis padres no pudieron salir. No nos vimos durante varios años".

Luego de tres semanas en el Campamento Matecumbe, el recién llegado fue convocado por las autoridades de la Operación Peter Pan. "Estoy en problemas", pensó al ver su maleta y un boleto de avión. Iba a Wilmington, en Delaware, con una beca para una escuela secundaria.

Cuando terminó la escuela pensó que era todo lo que necesitaba; pero un par de años de trabajos duros le hicieron reconsiderar el valor de la educación. Viajó, entonces, con otra beca para refugiados cubanos, a Albuquerque, Nuevo México, donde lo esperaba mucho más de lo que creía.

Mike Bezos es, desde entonces, un defensor de la escuela pública. La educación es el objetivo principal de la Fundación Familia Bezos, que desde 2000 dirige junto con su esposa, y apunta a niños "entre 0 y 18 años, con gran énfasis en 0 a cinco", dijo.

"La educación es algo que, una vez que se posee, nadie nos puede quitar. Nos pueden quitar la propiedad, nos pueden quitar el auto, nos pueden quitar un negocio, pero la educación es nuestra, para que hagamos lo que queramos y para utilizarla". Fue, cree, la clave de su vida.

A medida que se comprobaba que no sería el caso, los niños cubanos solos en Miami comenzaron a ser ubicados en distintos puntos del país. Mike Bezos y su primo Ángel fueron a Delaware, donde encontraron a otros 16 becados como ellos. "Uno de mis amigos era el único cubano en el equipo de fútbol de la escuela, y tenía un montón de amigos estadounidenses. Era nuestro infiltrado, y nos enseñó mucho sobre el estilo de vida americano".

Luego de compartir un pequeño apartamento con otros dos primos en Washington DC y trabajar, volvió a estudiar. En la Universidad de Albuquerque cursó ingeniería mecánica, con mucho de matemática y física. Tantos que, cuando ya llevaba cuatro años y se había casado con Jackie y adoptado a su hijo, que cambió su nombre a Jeffrey Bezos, comprendió que le faltaría un año más para terminar ingeniería. En cambio, había completado la carrera de Ciencias de la Computación: se quedó con ella para conseguir empleo.

En 1968 comenzó a trabajar para Exxon en Houston, Texas. "Pronto tuvimos otros dos chicos para completar la familia y comenzamos nuestra vida nómade. Con Exxon nos mudamos de un lugar a otro", reconstruyó. Pasó 32 años en esa empresa. Por ese trabajo se encontraba en América del Sur en 1994 cuando recibió una llamada de su hijo mayor: "Estoy pensando en abrir una librería en internet, y necesito un poco de dinero", le dijo.

"Él tenía un trabajo muy, muy bueno en Wall Street", recordó en 2015. La llamada lo desconcertó: "¿Por qué?", le preguntó a Jeff Bezos sobre su iniciativa. "¿Y qué es internet?". A su lado, su esposa también se preocupó: "¿Puedes hacer esto los fines de semana y a la noche? No renuncies a tu empleo", le dijo a su hijo, que no le hizo caso y hoy es también fundador de Blue Origin y dueño del diario The Washington Post.

Mike Bezos nunca regresó a su país natal. Se convirtió en estadounidense, sin perder nunca "el orgullo de ser cubano". Aunque la lengua del hogar fue el inglés, Jackie aprendió a hablar castellano —"quería saber qué decía mi madre sobre ella, y descubrió que la adoraba"— y los tres hijos lo practicaron en las reuniones con la familia de Cuba.

Luego de una vida entera en los Estados Unidos —regresó un tiempo a Miami, donde Jeff Bezos estudió la escuela secundaria en Palmetto Senior—, Mike Bezos miró con escepticismo el deshielo en las relaciones entre Washington y La Habana que iniciaron Barack Obama y Raúl Castro a finales de 2014. Sus hijos fueron los primeros en preguntarle qué pensaba. "Es demasiado pronto. No hemos visto nada del otro lado", les dijo.

Jeff narró, brevemente, que su madre era una estudiante de secundaria de 16 años, en Nuevo México, cuando quedó embarazada. Bezos no habló de su padre biológico, Ted Jorgensen, quien tenía 18 años, trabajaba en una tienda, montaba en uniciclo y bebía mucho. Aunque se casaron, los jóvenes no armaron un hogar: Jorgensen se marchó y Jackie obtuvo su divorcio cuando su hijo Jeffrey tenía 17 meses.

Con información de Infobae

RELACIONADAS