Empresas & Management
Fecha de publicación: 2018-06-11

El lenguaje: herramienta de la Inteligencia Artificial

En 2018 aún hay personas que se sienten lejanas a los sistemas de inteligencia artificial y los consideran “futuristas” o ajenos a su realidad. Sin embargo, ocurre todo lo contrario ya que están más vigentes que nunca.

* Por María Fernanda Hernández, lead project manager de Darwin by Lionbridge

Así lo demuestra el hecho de que cada gran marca especializada esté invirtiendo el grueso de su presupuesto en investigación y desarrollo para mejorar esta tecnología y sus aplicaciones.

Si pensamos en los sistemas más populares como Alexa, Cortana, Siri, y el asistente de Google debemos reconocer que todos tienen algo en común: ¡A usted!. Como individuo, usuario y cómo empresario de una marca que busca consolidarse, este es un tema que debería importarle. ¿Cómo nos conectamos con estas herramientas? Lo hacemos a través del lenguaje buscando una interacción “natural” y “humana” que nos haga sentir más cercanos, cuidando la forma en la que nos comunicamos.

Desde que entramos en la cuarta era de la computación, llamada “era cognitiva” la tecnología depende de un proceso llamado “Machine learning” por medio del cual, alimentamos a estos sistemas con contenido: textos, audios, imágenes, etc. Todo esto se depura para que después de un número X de coincidencias, la máquina “aprenda” qué es qué y empiece a hacer sus propios análisis, deducciones y recomendaciones.

¿Qué es lo positivo de estas tecnologías?

Los súper Apps como WeChat: que además de comunicación permiten, hacer pagos, traducen a varios idiomas al instante, pedir taxis y comida, (entre otros) todo en un solo lugar.

Los usos científicos: herramientas como Watson de IBM, ha estado recibiendo educación universitaria en varios ámbitos, como el área médica, y ya está trabajando en métodos mucho más eficientes de diagnóstico temprano de varios tipos de cáncer.

Los aparatos “Smart” y asistentes “AI” que cada vez abundan más en el mercado como el “Echo” de Amazon. O aplicaciones como Google Allo, Elsa, or Siftr magic, que funcionan a partir de comandos de voz y pueden responder mensajes, hacer llamadas, programar recordatorios, así como también limpiar y ordenar el contenido de su teléfono móvil (en el caso de Siftr).

Frente a estos avances se plantean grandes retos, como por ejemplo, que las marcas deban asegurarse de que sus departamentos de mercadeo estén implementando estrategias de localización de sus productos desde el contenido de la marca hasta el ámbito del marketing digital. Cuando cuidan el lenguaje que usan en sus productos según cada país que forme parte de su mercado, se aseguran tener un lugar “natural” en los procesos de búsqueda de sus clientes y además, garantizan un mejor retorno de sus estrategias de SEO y SEM.

Otro de los retos importantes es tener claro que si la privacidad del usuario es algo valioso, hay que cuidar mucho más el comportamiento que se tiene en medios digitales y los términos y condiciones que constantemente se aceptan sin mayor verificación.
Es importante saber que cada vez que aceptamos los términos y condiciones de un sistema de alguna de estas grandes marcas, estamos accediendo a que tengan nuestra información de uso y contenido, y es así como “aprenden” a entendernos, ya que los estamos “alimentando” con nuestra información personal a través del lenguaje.

RELACIONADAS