Empresas & Management
Fecha de publicación: 2018-01-02

7 pasos para mejorar tus finanzas

Los gastos hormiga pueden representar hasta un 12% de tu sueldo... sin que te des cuenta.

Por Entrepreneur

Los gastos hormiga pueden representar hasta un 12% de tu sueldo. Lo mejor es que delimites un tope para este tipo de gastos con base en un porcentaje que elijas y que puedas comprometerte a no exceder.

Si estás interesado en conocer la forma de optimizar la manera de manejar tu dinero, mira 7 pasos para lograr simplificar tus gastos y controlar tus finanzas personales, de esta forma llegarás a fin de mes sin dolores de cabeza.


Paso 1. Establece tus objetivos

Te has preguntado alguna vez ¿qué es lo que te motiva a levantarte cada mañana? La respuesta a esta pregunta es cualquiera que sea el motor principal que tienes para alcanzar tus metas.

Desde comprarte un auto, tener la casa de tus sueños o simplemente salir de deudas pueden ser algunas de las respuestas. Pero no basta con quererlo, hay que trabajar por ello.

Si en tu lista de objetivos hay más de uno, enfócate sólo en uno a la vez de acuerdo a la prioridad que tú decidas. Te será más fácil y evitará que te estreses por conseguirlos todos sin ver resultados positivos. No te desesperes si al centrarte en uno no ves un resultado inmediato, pues recuerda que todo lleva su tiempo y esfuerzo para lograrlo.


Paso 2. Analiza tus gastos e ingresos

Si te preguntaras en este momento cuál es el total exacto de tus gastos e ingresos en el mes, ¿sabrías la respuesta? Seguramente no.

Muchas personas creen que el hacer un presupuesto mensual es sólo llevar el registro de los gastos que hacen y además es una pérdida de tiempo. ¡Error!

La verdadera intención de crearlo es tener un plan para tu dinero que te permita cuidar de tus finanzas personales y tomar mejores decisiones para alcanzar los objetivos que ya estableciste.


Paso 3. Define tus gastos fijos y gastos variables

Debes entender que entre menores sean tus gastos, más fácil será dejar de preocuparte porque no te alcancen tus ingresos para cubrirlos.

Comienza por definir cuáles son tus gastos fijos, esos que representan el mayor porcentaje de tus gastos totales mes con mes, como son los pagos de teléfono, electricidad, seguros, préstamos o servicios como cable o Netflix.

Aquellas comidas que haces fuera de la oficina y de casa o lo que gastas en el transporte de un lugar a otro serían los gastos variables y son los que normalmente hacen que gastes más, pues no sabes exactamente cuánto dinero vas a destinar a ellos y terminas por dedicarles más de tu presupuesto mensual.

Toma en cuenta que si tus gastos variables resultan ser más grandes que los fijos es porque probablemente estés gastando de más en cosas que carecen de importancia y debes buscar cómo simplificarlos.


Paso 4. Reduce gastos

La pregunta más importante que debes hacerte es: ¿hay algo en este gasto que pueda simplificar?

Entre comprar ropa, esa salidas o compras que no necesitas, posiblemente estás cayendo en la trampa de los gastos emocionales.

Comienza por definir cuáles son los gastos en los que puedes simplificar. Por ejemplo, en lugar de ver más tiempo la televisión puedes ponerte a leer un libro, así, al mismo tiempo que estarás simplificando gastos, estarás agregando a tu vida información de valor.

La gente rica sólo invierte en dos cosas: educación y vehículos de inversión.

Utilizando la luz del día en lugar de la eléctrica, llevando comida preparada en casa al trabajo, tomando el transporte público de vez en cuando en lugar de ir en auto, son de las cosas más sencillas que puedes hacer para simplificar tus gastos y que pueden generar un gran cambio en tu bolsa al final del mes.


Paso 5. Invierte

Recuerda que los gastos que lograste simplificar no son para gastarlos en otras cosas que al final del día también implicarán un gasto innecesario. Enfócate en aquellas decisiones que te ayudarán a multiplicar tu dinero a través de las inversiones.

Por lo general, las personas con un perfil de inversionista, buscarán incrementar su capital para después seguir invirtiendo y que este les genere un flujo de efectivo cada vez mayor hasta que este flujo alcance a cubrir sus gastos mensuales sin tener la necesidad de trabajar alcanzando así su libertad financiera.


Paso 6. Elimina y/o evita deudas

Adquirir una deuda para poder pagar tus gastos no es una salida fácil y por supuesto que no te traerá ningún beneficio. Por el contrario, te generará un gasto aún más grande y te irá hundiendo poco a poco, retrasando tu camino a la meta.

Si llegas a este punto, es aquí donde puedes ocupar una parte de los gastos que simplificaste, así una parte podrás dedicarla a la inversión y la otra al manejo de deuda.

Ten en cuenta que si lo que pagas por tus deudas mensualmente rebasa el 30% de tus ingresos, debes buscar a un experto para que te ayude a salir del problema.

Una manera para ayudarte a pagar la deuda es generar ingresos extras. Busca en tu casa y si tienes un aparato electrónico que ya no usas, ropa que ya no te queda o herramientas que ya no ocuparás y están en buen estado ¡Véndelas!


Paso 7. Separa tu dinero

Probablemente tengas definidos tus gastos e ingresos, pero para una mejor administración de tu dinero, te recomiendo que lo separes.

En el libro Reconfiguración Financiera, te propongo un sistema de administración personal que contiene 7 cuentas más una (7+1), lo que te permitirá separar tu dinero en áreas específicas y destinarlo con propósitos específicos.

Estas 7 + 1, son: educación, inversiones, compromisos mensuales, diversión, dar (donaciones), proyectos especiales (ej. Una casa), respaldos (dinero para emergencias), y el + 1, son impuestos.

RELACIONADAS