Centroamérica & Mundo
2022-04-27

Rusia corta el gas a Polonia y a Bulgaria por su negativa a pagar en rublos

La empresa estatal rusa Gazprom mantiene el suministro al resto de la Unión Europea a través de su red de gasoductos, incluidos los que pasan por territorio ucraniano y polaco.

Por Newtral

Rusia ha suspendido este miércoles el suministro de gas a Polonia y a Bulgaria por su negativa a pagar en rublos. El gigante gasístico ruso Gazprom ha interrumpido “por completo“ sus exportaciones a las respectivas empresas de ambos países, según ha anunciado la empresa estatal en un comunicado difundido en su cuenta de Telegram.

“Al final del día hábil del 26 de abril, Gazprom Export no recibió pagos por suministros de gas en abril de Bulgargaz y PGNiG en rublos, como establece el decreto del presidente de la Federación Rusa del 31 de marzo” indica la empresa, que añade en la nota que ”los pagos por el suministro de gas a partir del 1 de abril deben realizarse en rublos utilizando los nuevos requisitos, sobre los cuales se informó a las contrapartes de manera oportuna”.

Polonia y Bulgaria son los primeros países a los que Moscú corta el suministro de gas desde el inicio de la invasión rusa en Ucrania. Para ambos Estados del este de Europa, Rusia es el principal proveedor de este suministro.

Esta decisión del presidente de Rusia, Vladímir Putin, representa la respuesta más dura del Kremlin a las sanciones impuestas por Occidente por la guerra de Ucrania.

¿Qué es lo que ha ocurrido con el gas ruso en Polonia y Bulgaria?

Este martes, la empresa estatal de gas polaca PGNIG ya anunció que la interrupción del flujo de gas ruso estaba prevista desde el viernes, cuando concluía el plazo de Moscú para empezar a pagar la factura en rublos. “PGNiG recibió una carta de Gazprom anunciando la suspensión total de los suministros bajo el contrato de Yamal [el gasoducto que discurre por territorio polaco hacia Europa]”, se lee en el comunicado de PGNIG.

Tras el anuncio de la gasística polaca, Gazprom informó a la compañía estatal de gas búlgara Bulgargaz de que interrumpiría el suministro de gas a partir del miércoles, según confirmó el Ministerio de Energía búlgaro a la Agencia Reuters.

El gas sigue fluyendo hacia el resto de países de Europa a través de la red de gasoductos rusos, incluido el Yamal-Europa que atraviesa Bielorrusia y Polonia, y también los que atraviesan el territorio ucraniano. Por ello, Gazprom no se ha limitado a cancelar el suministro a Polonia y Bulgaria, también ha advertido a ambos países que no deben extraer el gas en tránsito hacia Europa porque disminuiría el volumen de gas que reciben el resto de clientes de Moscú.

“Bulgaria y Polonia son estados de tránsito. En caso de retirada no autorizada de gas ruso de los volúmenes en tránsito a terceros países, los suministros se reducirán”, indica el gigante ruso.

Todos los países miembros de la UE, con la única excepción de Hungría, se han negado a pagar el gas ruso en rublos al igual que Polonia y Bulgaria. El presidente de la Cámara Baja rusa, Vyacheslav Volodin, ha animado este miércoles en un mensaje en Telegram a extender el corte de gas al resto de países. “Gazprom ha suspendido por completo el suministro de gas a Bulgaria y Polonia”, ha escrito el presidente de la Duma. “Lo mismo debe hacerse con otros países que son hostiles con nosotros”, ha añadido.

¿Cómo han reaccionado ambos países?

La reacción polaca fue considerar que el decreto presidencial ruso no era vinculante para Polonia. La ministra de Clima y Medio Ambiente, Anna Moskwa, resumió la postura de su país afirmando que los decretos de Putin “no están en vigor en Polonia y que no hay motivos” para detener las entregas a través del gasoducto Yamal-Europa. Moskwa recordó además que su país siempre ha cumplido sus obligaciones de pago y que no tiene deudas con Gazprom. “Se trata de un incumplimiento de contrato y la empresa tomará las medidas adecuadas”, advirtió la ministra.

Tras confirmarse el corte del suministro de gas por parte de Rusia a Polonia y Bulgaria, Moskwa ha incidido en que su país está preparado y que desde hace tiempo es independiente energéticamente, además de contar con una capacidad gasística de hasta el 76%. “No habrá escasez de gas en los hogares polacos”, ha puntualizado.

La titular de la cartera de Clima y Medio Ambiente asegura que, por el momento, Polonia “no tendrá necesidad de buscar nuevos suministros de gas natural licuado (GNL)”. La ministra recalcó que su país no sufrirá “escasez de gas” y garantiza que “los suministros están asegurados”.

La estatal polaca de gas, PGNiG, ha advertido, por su parte, en un comunicado de que esta medida rusa es “un incumplimiento del contrato” entre ambos países, por lo que tomará las medidas adecuadas para restablecer la entrega de gas natural bajo las condiciones acordadas y “se reserva el derecho a presentar reclamaciones en relación con la suspensión de las entregas”, agrega.

Bulgaria, por su parte, ha pedido a Bruselas una postura común ante la medida adoptada por Moscú. El ministro de Energía búlgaro, Alexander Nikolov, afirmó en rueda de prensa tras conocer el corte de gas por parte de Rusia que “en la actual situación de guerra en Ucrania, Rusia utiliza el gas natural como arma política y económica”. Y aseguró que el consumo de gas natural en Bulgaria está garantizado al menos con un mes de antelación y “por el momento no hay necesidad de limitar el consumo”.

Y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha calificado los hechos de un “chantaje injustificado e inaceptable”.

¿Cuál es el decreto de Putin sobre el gas que han incumplido Polonia y Bulgaria?

El presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó el 31 de marzo que los países “hostiles”, como Polonia y Bulgaria, paguen el gas ruso en rublos como respuesta a los castigos occidentales por su invasión en Ucrania. El decreto presidencial afecta a países como EEUU, Canadá, el Reino Unido y todos los Estados miembros de la Unión Europea, para los que el gas ruso supone el 40% del consumo.

El mecanismo ideado por Rusia establece que esos países considerados hostiles deben abrir una cuenta especial en Gazprombank, la única entidad autorizada por el Kremlin. Los Gobiernos sancionados por Putin pagarán el gas con sus propias divisas a través de esa cuenta. Acto seguido, el banco cambia los euros o dólares por rublos en el mercado de divisas de Moscú y ese dinero es transferido al suministrador de gas que solo puede ser Gazprom porque sustenta el monopolio estatal para su exportación.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE