Centroamérica & Mundo
2022-05-29

Reino Unido experimentará la semana laboral de cuatro días

A partir de junio los británicos tendrán esa posibilidad, la misma que hoy se discute para Costa Rica.

Por AFP

“Podría hacer voluntariado o aprender una nueva habilidad” como física de partículas o pasar más tiempo con la familia, afirma Louis Bloomsfield, uno de los empleados británicos que en junio probarán a gran escala la semana laboral de cuatro días.

“Se pueden hacer muchas cosas con un día extra”, afirma entusiasmado este cervecero de 36 años, mientras inspecciona barriles.

La cervecería del norte de Londres en la que trabaja, Pressure Drops, se integrará a partir de junio en una gigantesca prueba en la que participarán 3.000 empleados de unas 60 empresas que trabajarán cuatro días a la semana.

El ensayo, anunciado como la mayor reducción de la semana laboral del mundo, pretende ayudar a las empresas a reducir su semana laboral sin recortar los salarios ni los ingresos.

Se han realizado ensayos similares en España, Islandia, Estados Unidos y Canadá, y está previsto que se inicien en agosto en Australia y Nueva Zelanda.

Alex Soojung-Kim Pang, director de programas de 4 Day Week Global, el grupo que apoya los ensayos, afirma que la prueba de seis meses en el Reino Unido tendrá la ventaja de dar a las empresas más tiempo para experimentar y recopilar datos.

La adaptación debería ser más fácil para las pymes, que pueden aplicar los grandes cambios con mayor rapidez, dice a la AFP.

Para Pressure Drop, el objetivo es aumentar la productividad y el bienestar de los empleados, al tiempo que se contribuye a reducir la huella de carbono de la empresa.

La Real Sociedad de Biología, que también participa en el ensayo, afirma que quiere dar a los empleados “más autonomía sobre su tiempo y sus pautas de trabajo”.

Al igual que Pressure Drops, espera que una semana laboral más corta pueda atraer a nuevos empleados y, lo que es más importante, ayudar a retener a los mejores, en un mercado laboral británico especialmente reñido, con el desempleo en su nivel más bajo en casi 50 años y un récord de vacantes de 1,3 millones, superior al número de demandantes de empleo.

No tan color de rosa

El fundador de la cervecería, Sam Smith, piensa que permanecer cerrados durante tres días por semana plantearía dificultades. “Necesitamos estar abiertos todo el tiempo, pero eso es lo que vamos a estudiar durante la prueba”, explica.

Está estudiando la posibilidad de dar a los distintos empleados diferentes días libres durante la semana y trabajar en dos turnos para que la cervecería funcione de forma continua.

Una semana laboral más corta es más fácil de implementar en el sector de los servicios, y el Reino Unido tiene una ventaja en este sentido, ya que el sector terciario representa el 80% de su PIB.

Pero para sectores como el comercio minorista, la alimentación y las bebidas, es más complicado, añade Jonathan Boys, economista del Instituto de Desarrollo Personal, asociación de profesiones de recursos humanos. Considera que el mayor reto será medir la productividad, sobre todo en una economía de servicios en la que gran parte del trabajo es cualitativo y menos fácil de cuantificar que la producción de las fábricas.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE