Centroamérica & Mundo
2022-06-16

Protección social, la gran deuda para las trabajadoras domésticas

El 76,2% de los trabajadores domésticos (57,7 millones) son mujeres, así que el no tener protección social las deja en una situación especialmente vulnerable.

Por estrategiaynegocios.net

Sólo el 6% de los trabajadores domésticos de todo el mundo tiene acceso a una protección social completa, según el informe Hacer del derecho a la seguridad social una realidad para los trabajadores domésticos, publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El informe señala que la mitad de los trabajadores domésticos no tienen ninguna cobertura legal, y la mitad restante está cubierta legalmente por al menos una prestación. Más del 94% carece de acceso a toda la gama de protecciones que cubren la atención médica, la enfermedad, el desempleo, la vejez, los accidentes de trabajo, la familia, la maternidad, la invalidez y las prestaciones para los supervivientes.

Recomendamos: María Elena Bottazzi recibe Doctor ‘Honoris Causa’ en Honduras

A pesar de su contribución a la sociedad, atendiendo las necesidades más personales y de cuidado de los hogares, la mayoría de los 75,6 millones de domésticos del mundo se enfrentan a múltiples obstáculos para disfrutar de una cobertura legal y un acceso efectivo a la seguridad social, explica el análisis.

Dado que el 76,2 por ciento de los trabajadores domésticos (57,7 millones) son mujeres, estas lagunas de protección social las deja en una situación especialmente vulnerable. Son pocos los trabajadores domésticos que gozan de una protección social completa. La mayoría no tiene acceso a las prestaciones de los regímenes de seguridad social en relación con el desempleo o los accidentes laborales.

Además, la pandemia de Covid-19 puso de manifiesto las lagunas en la cobertura de la protección social que sufren los trabajadores domésticos, ya que muchos perdieron sus empleos y medios de vida. Y de los que conservaron su empleo, estuvieron a menudo expuestos a la enfermedad sin el suficiente equipo de protección.

América Latina y el Caribe

En América Latina y el Caribe se han registrado importantes avances en la cobertura legal de las personas que realizan trabajo doméstico, pero la alta informalidad en este sector laboral y las dificultades para aplicar las leyes dejan a la mayoría sin ningún tipo de protección social.

El informe global de la OIT destaca el alto nivel de incumplimiento de las disposiciones legales, que en el caso de esta región deja sin ningún tipo de cobertura de protección social a 64.6% de todos los trabajadores y trabajadoras domésticas. Esto equivale a 10 millones de los casi 15 millones de personas dedicadas al trabajo en el hogar remunerado.

“La región enfrenta un desafío muy claro, que es el de la aplicación efectiva de las leyes sobre trabajo doméstico, para que los progresos alcanzados durante los últimos años se vean reflejados en la calidad de vida de las personas”, dijo la directora regional de OIT para América Latina y el Caribe, Claudia Coenjaerts, al comentar los resultados del informe.

Coenjaerts alertó que las estrategias para el aumento de la cobertura legal y para la aplicación efectiva de las leyes deben ir en paralelo a la lucha contra la informalidad laboral. “Estamos hablando de una tasa de informalidad de 72% en el trabajo doméstico, que incluso podría haber subido a niveles que rondan 80% como consecuencia de la crisis por la pandemia”.

De interés: Andrea Monzón, motor de acción para el comercio de Centroamérica

Recomendaciones

El informe ofrece recomendaciones sobre cómo garantizar que los trabajadores domésticos disfruten de una protección social integral, entre ellas:

- Garantizar que los trabajadores domésticos disfruten de condiciones al menos tan favorables como las de los otros trabajadores.

- Personalizar y simplificar los procedimientos administrativos para garantizar que la cobertura legal se traduzca en la práctica.

- Simplificar y agilizar los procedimientos de registro y pago y desarrollar mecanismos de financiación adecuados.

- Diseñar las modalidades de prestaciones para que se adapten a las especificidades del trabajo doméstico.

- Promover los servicios de inspección, así como los mecanismos de reclamación y recurso para garantizar el cumplimiento.

- Sensibilizar a los trabajadores domésticos y a sus empleadores sobre sus derechos y obligaciones.

- Promover un enfoque político, participativo e integrado.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE