Centroamérica & Mundo
2022-11-08

Opinión de Laura Chinchilla: El BID: más que un banco, un instrumento para el desarrollo

En este contexto, el BID necesita un liderazgo capaz de articular una visión unificada para el desarrollo de la región, y de construir alianzas entre la sociedad civil, el sector privado y gobiernos ideológicamente diversos.

Por Laura Chinchilla-Expresidenta de Costa Rica

En tiempos marcados por desconfianza, polarización y ansiedad sobre el futuro, ¿es posible imaginar que una institución regional sirva para catalizar la recuperación de América Latina y el Caribe?

El Banco Interamericano de Desarrollo, que por más de seis décadas ha sido una fuente de créditos para el desarrollo en nuestra región, puede y debe jugar este importante papel. Pero lograrlo exigirá cambios que conviertan al BID en un socio que responda de manera más ágil y efectiva a las demandas de la post pandemia y de un mundo más complejo.

Puede leer: Gobierno de Costa Rica desiste de impulsar a expresidenta Laura Chinchilla para presidir el BID

Al igual que la región a la que sirve, el BID se encuentra en una encrucijada. Por un lado, necesita superar una crisis de gobernanza que fracturó su tradición de liderazgo basado en el consenso. Pero también debe enfrentar dudas sobre la vigencia de un modelo de negocios que data de la Guerra Fría.

Durante gran parte de su historia, el BID apoyó a gobiernos que priorizaban el financiamiento para infraestructura que ampliara la cobertura de servicios como agua, electricidad y transporte. En el mundo más globalizado y multi-polar de hoy, los países de la región cuentan con múltiples fuentes de financiamiento. Como expresidenta de Costa Rica, sé que lo que los gobiernos más necesitan no es financiamiento barato, sino capacidad para resolver problemas complejos como la baja productividad, el crimen organizado, sistemas educativos y de salud disfuncionales, conectividad digital, y una infraestructura que no resiste los embates del cambio climático.

En años recientes, los ciudadanos de nuestros países han salido a protestar contra la desigualdad, la corrupción, la inseguridad, la mala calidad de los servicios públicos y la falta de oportunidades económicas. Demandan acciones concretas que les permitan conseguir trabajos dignos, alimentar a sus familias, o proveer cuidados a sus niños, niñas y adultos mayores.

En este contexto, el BID necesita un liderazgo capaz de articular una visión unificada para el desarrollo de la región, y de construir alianzas entre la sociedad civil, el sector privado y gobiernos ideológicamente diversos.

Esa visión debería construirse sobre cuatro objetivos: aumentar la inversión público-privada para asegurar el crecimiento económico sostenido; garantizar oportunidades, inclusión y movilidad social mediante programas de protección social e inversión en capital humano; desarrollar economías resilientes que protejan la biodiversidad y se adapten al cambio climático; y acelerar la transformación digital de empresas y entidades públicas.

De interés: Inicia proceso de elección del próximo número uno del BID

Lograr estos objetivos requerirá reformas inmediatas que potencien el singular rol del BID como actor regional. En primer lugar, el BID debe liderar esfuerzos coordinados con otras instituciones multilaterales para estabilizar las economías de la región, controlar las presiones inflacionarias y gestionar la deuda externa. Segundo, el Banco necesita aumentar su capacidad de financiamiento y su eficiencia operacional para responder al aumento en la demanda de países miembros (a través del BID) y del sector privado (a través de BID Invest). Tercero, el Banco debe ampliar su inversión en desafíos supranacionales que exigen respuestas regionales o globales, como son el cambio climático, la gestión de la biodiversidad, los flujos migratorios y el desarrollo de infraestructura regional.

Como madre trabajadora que logró romper algunos techos de cristal durante su vida profesional, conozco la brecha que persiste entre la retórica y la realidad cuando se trata de la igualdad de género en nuestra región. Hasta que todas las mujeres puedan prosperar en cualquier camino que elijan, hasta que puedan sentirse seguras en espacios públicos y privados, y hasta que reciban una compensación justa por el trabajo dentro y fuera del hogar, no tendremos un desarrollo inclusivo y equitativo.

Estos son los valores y los objetivos que, a mi juicio, deben orientar la acción del BID en los próximos años. Son fruto de mis experiencias personales, pero también de las amistades que he cultivado con estudiantes, activistas, empresarios, académicos y jefes de estado de todo el hemisferio. Escuchar sus historias me ha convencido de que en nuestra región no faltan creatividad o ambición. Nuestros pueblos no esperan pasivamente fórmulas de desarrollo propuestas por técnicos y expertos. Más bien buscan alianzas que combinen conocimiento, innovación tecnológica, financiamiento flexible y compromiso a largo plazo para construir soluciones adaptadas a sus propias realidades.

El BID fue fundado por líderes como John F. Kennedy y Juscelino Kubitschek, quienes promovieron la prosperidad compartida y la cooperación en las Américas con pasión. Estoy segura de que con el liderazgo adecuado, el personal del BID podrá rearticular esa visión y ayudar a materializar las aspiraciones de una nueva generación de latinoamericanos y caribeños.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE