Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2014-07-31

Honduras: Acribillan a dueño de El Bombazo Gustavo Chinchilla

Gustavo Chinchilla, dueño de tiendas El Bombazo, es uno de los 4 muertos en tiroteo en Antojitos Mexicanos

San Pedro Sula, Honduras.

Varios sujetos encapuchados ingresaron anoche al restaurante Antojitos Mexicanos y asesinaron a Gustavo Enrique Chinchilla Tábora, propietario de la cadena de tiendas de zapatos El Bombazo, cuando este se encontraba cenando.

El hecho criminal, donde además perdieron la vida otras tres personas y tres resultaron heridas, sucedió ayer a las 7:40 pm cuando al menos 12 hombres bajaron de dos carros blancos 3.0 y en la entrada del establecimiento de comidas en la avenida Circunvalación, 7 calle, encañonaron a los guardaespaldas del empresario. De inmediato se dio el enfrentamiento.



Las fuentes policiales informaron que antes de que estos carros llegaran, otro auto se había aparcado en el estacionamiento para ser “bandera” e informar sobre la presencia del empresario en el restaurante.

Chinchilla quedó tendido en el piso cerca de una pared de ladrillos en el interior del restaurante. Vestía jean azul, botas, y una camisa a cuadros azul y blanco.

En la refriega murieron dos personas identificadas como Guillermo Geovany Cornejo (40) y Paul Enrique Cornejo (39), quienes se encontraban celebrando el cumpleaños de uno de ellos y que no tenían nada que ver con Chinchilla.

La Policía también informó que murió uno de los guardaespaldas del empresario y dos resultaron heridos.
Minutos después de la balacera, los agentes que llegaron primero al lugar comenzaron a desalojar a los asustados clientes porque suponían que en el interior se encontraban algunos de los hechores.



En el lugar detonaron al menos 100 tiros de armas AK-47, M-16, AR-15 y pistolas nueve milímetros, según informaron las autoridades policiales.

Los empleados y clientes del lugar vivieron minutos de terror que parecieron horas porque los hechores dispararon a diestra y siniestra, por lo que el lugar quedó lleno de casquillos. Varios locales aledaños al restaurante sufrieron daños porque los balazos alcanzaron algunos de los vidrios.

“Fue horrible porque los hombres solo disparaban y no les importaba que el resto de personas solo comíamos en el lugar. Es increíble que en lugares tan céntricos ocurran este tipo de hechos y sigan muriendo personas inocentes”, expresó uno de los clientes.

Anteriormente Chinchilla había recibido tres atentados, por lo que familiares y amigos que llegaron al lugar lamentaron su muerte y no podían creer que a pesar de la seguridad que tenía lo hubiesen asesinando.

El 30 de marzo de 2007, Chinchilla fue atacado con lanzagranadas en el puente de Machaguala, en Cofradía, Cortés, pero se salvó gracias a la acción de sus guardaespaldas.

Inocentes

Los hermanos Cornejo iban saliendo del local junto a su familia cuando se produjo el tiroteo porque los sicarios los confundieron con la seguridad de Chinchilla.

César Johnson, vocero regional de la Policía Nacional, dijo que “dos de las víctimas residentes en San Pedro Sula no tenían nada que ver con el problema del señor Gustavo Chinchilla”.

En el hecho también resultaron dos guardaespaldas heridos que corresponden a los nombres de Miguel Antonio Bares Guifarro y Santos Blass Escobar Oliva, quienes se encontraban en la entrada del local para dar seguridad a su jefe, pero cuando estaban en la paila del Land Cruiser con placas PBX 3309 fueron encañonados por los hechores y el resto de ellos ingresó al lugar para matar a Chinchilla.

Ambos guardaespaldas fueron trasladados al hospital Mario Rivas, ellos se encontraban hasta ayer en estado crítico por las múltiples heridas.

Otra mujer que se encontraba en el lugar fue identificada como Diana Aída Rodríguez Romero, la que también resultó herida en el tiroteo, por lo que fue llevada de emergencia a una clínica privada.



La escena

Tres de los cuerpos de las víctimas quedaron dentro del negocio. Un guardaespaldas que anoche solo había sido identificando como Andrés intentó escapar de las balas, pero al final fue abatido en el estacionamiento de la parte de atrás, explicaron las autoridades policiales.

Los jefes policiales ordenaron un operativo en San Pedro Sula para tratar de dar con el paradero de los sicarios, quienes después de lograr su objetivo salieron con rumbo a la colonia Trejo; pero hasta ayer no reportaron capturas de los hechores.

A los pocos minutos del atentado, uno de los hijos de Chinchilla llegó al lugar asombrado por lo sucedido.
El empresario había sido víctima de varios atentados, por lo que en 2007 pidió protección para él y su familia a la Policía y Fiscalía contra el Crimen Organizado a través del Comité de los Derechos Humanos (Codeh).

Hasta anoche, la Policía solo manejaba como posible causa del crimen la enemistad personal. A las 9:30 pm, autoridades de Inspecciones Oculares de la DNIC aún realizaban el levantamiento de casquillos y cargadores, para luego proceder con el levantamiento de los cuatro cadáveres que fueron trasladados a Medicina Forense.

Jefes policiales aseguraron que las investigaciones continuarán para dar con el paradero de los hechores del cuádruple crimen.

RELACIONADAS