Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2013-07-20
Galeria  Ver Fotogalería

Dominic Russo, un altruista de grandes sueños

<p>El joven estadounidense predica la palabra de Dios y lleva ayuda humanitaria a países con grandes necesidades, como Honduras.</p>

Cada persona en el mundo tiene anhelos diferentes que desea cumplir y los de Dominic Russo son difundir la palabra de Dios, brindar ayuda humanitaria y mejorar la vida de cuantas personas pueda.

“Dominic siempre tuvo sueños grandes. Cuando estaba en la secundaria quería ayudar a toda la escuela. Creía que podía hacer la diferencia”, recuerda su padre, que también se llama Dominic, es pastor y habla con orgullo de su hijo, nacido en 1984 en Michigan, Estados Unidos.

Por iniciativa propia, apenas a los 16 años organizó un evento en el colegio católico en que estaba con el fin de difundir un mensaje a los demás, pero tenía que idear una manera de llamar la atención.

Dominic consiguió que fueran los hombres más fuertes de Estados Unidos a su escuela, quienes el día del evento hicieron exhibiciones de fuerza levantando pesas, rompiendo hielo, etcétera, para llamar la atención de toda la escuela y cuando ya lo habían logrado, Dominic presentó un mensaje: “No te involucres en las drogas, respeta a tus líderes, honra a tus padres, haz lo mejor en la escuela, Dios tiene un sueño para tu vida y quiere que vivas ese sueño. No te conformes porque cada uno puede contribuir a transformar el mundo” y luego logró que los maestros y alumnos se unieran en una oración.

En la universidad

Dominic fue a estudiar en la Universidad de Tulsa, Oklahoma, pero mantuvo intactos sus sueños de ayudar.

En las paredes de su dormitorio universitario, Dominic tenía imágenes de personas de varios países pobres y puso una foto de él entre todos. Un día, otro estudiante llegó a su habitación, vio esa pared y le preguntó a Dominic si realmente quería ayudar a otros. Contestó que sí, por lo que su compañero le propuso hacer una cruzada evangélica en República Dominicana, la primera de su vida, a los 20 años de edad, a la que fueron 30 mil personas.

Era el año 2004 y de esta manera él fundó Missions.Me, organización que predica la palabra de Dios por el mundo, lleva brigadas médicas y donaciones de ropa, comida, etcétera, a los países más necesitados.

Dominic está casado con Lindsay, con quien tiene un hijo que cumplió su primer año de nacido el pasado 5 de mayo.

En 2009 visitaron la India y dieron vida a una iniciativa para darles un hogar a niños de la calle en aquel país.

Lo que comenzó como una ayuda específica para aquel grupo pronto se convirtió en la organización Angel House, fundada por la pareja en 2010, la cual trabaja para dar hogar, educación y buscarles una familia a niños abandonados.

También en 2010, el ya reconocido evangelista Dominic escribió el libro No digas que soy demasiado joven, en el que motiva a los jóvenes a ponerse al servicio de Dios.

Momento clave

Dominic visitó Honduras en 2003 y eso cambió su vida para siempre. Él vio las necesidades en el país y empezó a venir desde entonces.

En 2011, durante una de sus visitas, comenzó el movimiento Una nación, un día” en el territorio hondureño.

La iniciativa causó tanto impacto que el 5 de julio de 2012 el Gobierno hondureño emitió el Decreto 75-2012, mediante el cual se declaró el 20 de julio de 2013 (hoy) como el día del proyecto “Una nación, un día”.

Dominic regresó a Honduras la semana pasada, pero no volvió solo.

Arribó al país en un gigantesco avión Boeing 747-400 con 2,000 misioneros para hacer brigadas médicas en el país, llevar donativos a las zonas más pobres, organizar festivales de valores, pero sobre todo para cumplir un sueño: ver a Honduras unida. Será este día a partir de las cinco de la tarde en todos los estadios del país.

Carácter

Dominic, descrito por sus padres: “Siempre ha sido maravilloso. Le gustaban los deportes, divertirse, tocaba piano, pero sobre todo siempre fue muy respetuoso. Cuando él sentía que podía haber dicho o hecho algo indebido, no se iba a dormir sin decir ‘papá, mamá, perdónenme si dije o hice algo malo’”.

AYUDA


Missions.Me ofrece ayuda médica mediante brigadas en países de escasos recursos con grandes equipos de misiones por todo el mundo. Lleva las misiones tradicionales a otro nivel.

TECHO

Lo que inició como una iniciativa de construcción de viviendas para un grupo de gente en la India ahora es la organización caritativa Angel House, que rescata niños huérfanos y les da hogar, familia y educación.