Centroamérica & Mundo
2022-05-23

Los ucranianos denuncian en Davos crímenes de guerra rusos

Las imágenes de cementerios, de cuerpos bajo lonas negras o la de un niño con respirador en el hospital aparecen junto a las de edificios en ruinas destruidos por las bombas.

Por AFP

Este año los rusos ya no están en el Foro de Davos. Pero los ucranianos retomaron el que fue durante años su escaparate en el pequeño pueblo suizo para exponer allí sus “crímenes de guerra”, un intento de convencer a las élites occidentales de que aceleren su apoyo a Ucrania.

Desde el lunes, esta exposición fotográfica domina una casa con persianas rojas situada en Promenade, la calle principal de Davos, la misma casa donde durante años los rusos concentraba su actividad en el foro, que cada año reúne a las élites políticas y económicas mundiales.

Pero los rusos han desparecido del Foro Económico Mundial (WEF) y los ucranianos convirtieron la Russian House en la Russia War Crimes House (“Casa de los Crímenes de Guerra de Rusia”), donde organizan varios actos esta semana para contar lo que está ocurriendo en su país, que lleva tres meses resistiendo la invasión lanzada por Vladimir Putin.

“Si contamos la historia de esta tragedia lo más ampliamente posible, tal vez se salven vidas”, dijo Victor Pinchuk, un empresario y mecenas ucraniano cuya fundación es una de las organizadoras.

Junto a las fotos, toda una pared la ocupa un gran mapa de Ucrania, todavía “incompleto”, que enumera los “crímenes de guerra rusos” en el país, explica Pinchuk. En la parte superior del mapa hay un balance hasta el 6 de mayo: 4.177 civiles muertos, entre ellos 226 niños, y 4.378 heridos, incluyendo 417 niños.

Las cifras también se detallan en el mapa, región por región. Pero en algunos lugares, como Mariúpol, donde el asedio y los bombardeos rusos duraron semanas, solo hay signos de interrogación.

No existe una cifra global de víctimas civiles en el conflicto, pero solo en Mariúpol las autoridades ucranianas dicen que murieron 20.000 personas.

“Les necesitamos”

Denunciando las atrocidades de la guerra, los ucranianos esperan convencer a la comunidad internacional de que acelere su ayuda al país y sus sanciones contra Rusia.

En un discurso por videoconferencia, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski pidió más armas, el fin de cualquier tipo de comercio con Rusia y el “máximo” de sanciones posibles a Moscú. Las mismas exigencias que repiten los representantes ucranianos en Davos.

“Hoy os necesitamos”, dijo Andriï Yermak, jefe de la administración presidencial ucraniana, en una intervención a distancia en la “Casa”. “No solo luchamos por nosotros mismos. El destino de Europa y del mundo está en juego”, aseguró, denunciando que la actuación de los rusos se asemeja a “la definición de genocidio de la convención de la ONU de diciembre de 1948”.

Oksana Kyrsanova, una médico, viajó a Davos para contar sus últimos días en el hospital de Mariúpol sin calefacción ni medicamentos. “Nos trajeron niños pequeños en condiciones muy críticas (...) y no pudimos ayudarlos”, recuerda.

Otro momento difícil fue la muerte de una mujer embarazada. “¿Se imaginan lo que es poner a una mujer joven y a un bebé en una bolsa negra? Ese fue el día más horrible”, dijo con las lágrimas en los ojos.

Los alcaldes de Melitopol, Ivan Fedoriv, y de Bucha, Anatoly Fedoruk, también acudieron a Davos en persona. “¿Por qué matar a los civiles de nuestra ciudad?”, se preguntó Fedoruk, que cree que la explicación es que “los delitos no fueron castigados en el pasado”.

“Esperamos sinceramente que se haga justicia”, reclamó.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE