Centroamérica & Mundo
2019-05-07

Los posibles efectos de un Brexit abrupto para Guatemala y la región

En las últimas semanas se ha reactivado en las redes sociales, medios de comunicación y pasillos de oficinas e instituciones la preocupación sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (BREXIT) y sus posibles consecuencias. Vea el análi de Enrique Möller, socio de EY Law..

Por Enrique Möller, Socio EY Law

Sobre el BREXIT se han escrito ríos de tinta, no solo por los previsibles efectos que para la economía y la vida en general de los europeos traerá esta decisión, sino también por esa sensación de arrepentimiento que embargó a muchos en el Reino Unido desde el día siguiente al referéndum del 2016. Por otra parte, las acusaciones relacionadas con la supuesta manipulación agresiva del voto del electorado británico en el referéndum usando datos obtenidos de redes sociales y otros medios análogos no ha hecho menos que hacer dudar a la clase política y a la sociedad británica en general sobre la conveniencia de implementar lo decidido en el referéndum de 2016.

En las últimas semanas se ha reactivado en las redes sociales, medios de comunicación y pasillos de oficinas e instituciones la preocupación sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (BREXIT) y sus posibles consecuencias.

Esto se debe principalmente al reciente rechazo por parte del Parlamento Británico de los distintos acuerdos de salida que les ha presentado la Primera Ministra Theresa May y su gabinete, y a la consecuente posibilidad que este 29 de marzo se dé una salida abrupta del Reino Unido del seno de la Unión Europea.

Al respecto las opciones que parece tener el Gobierno Británico son simples pero difíciles de asimilar: la primera sería pedir una prórroga a Bruselas para la salida del Reino Unido de la Unión Europea, y la segunda, intentar presentar una propuesta que el Parlamento esté dispuesto a aceptar.

Si se decide no proseguir con alguna de las alternativas antes indicadas, lo que correspondería es simplemente esperar a que llegue el día 29 y enfrentar lo mejor que se pueda las consecuencias de una salida abrupta del Reino Unido de la Unión Europea.

Al efecto, cabe preguntarse ¿Cuáles serían las consecuencias para nuestra región? y ¿Cómo debemos prepararnos? si es que es necesaria alguna preparación.

En relación con lo anterior, cabe recordar que al menos para Guatemala, históricamente el Reino Unido ha representado menos del 1% de nuestras exportaciones. En la actualidad exportamos al Reino Unido hortalizas, legumbres, melazas de azúcar, licores, café, cardamomo y ajonjolí e importamos principalmente vehículos, licores, motores y medicamentos, lo que parece importante, pero porcentualmente es marginal en nuestro intercambio comercial total.

Seguramente para quienes estén directamente involucrados en esta actividad exportadora o importadora desde o hacia el Reino Unido el tema es relevante, pero en general para Guatemala es más bien marginal.

No obstante lo anterior es importante mencionar que en los años recientes el interés del Reino Unido por nuestro país ha ido en aumento, tal y como se demuestra con las recientes visitas de delegaciones de empresarios a nuestro país en busca de oportunidades comerciales o relacionados con posibles alianzas público privadas para desarrollo de obras de infraestructura.

Por otra parte, existe la posibilidad que una vez fuera de la Unión Europea, el Reino Unido reanude -como lo ha hecho por siglos- una política exterior aislacionista, pero de enfoque comercial agresivo, lo que -contrario de lo que muchos piensan- podría convertirse en una oportunidad para nuestra región.

Regresando al tema que nos ocupa, hasta la fecha, la Primera Ministra Británica no ha logrado ni siquiera el voto favorable de todos los miembros de su partido para sus propuestas de una salida ordenada y estructurada, entonces cabe preguntarse ¿qué podemos esperar si el 29 de marzo se da una salida abrupta de la Unión Europea?

Principalmente considerando que este hecho conllevaría la exclusión de las importaciones y exportaciones desde y hacia el Reino Unido del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica (Costa Rica, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá) conocido por sus siglas AdA en vigor desde el 1 de agosto de 2013.

A este respecto, de acuerdo a lo indicado por Carolyn Davidson, Embajadora del Reino Unido en Guatemala, ya se está trabajando en un acuerdo idéntico al AdA, pero adecuado a la legislación británica, que incluye un período de implementación que mantiene las preferencias del AdA vigentes hasta 2020, por lo que si esto se logra el efecto previsible podría ser mínimo o incluso nulo.

En conclusión, en el aspecto económico, se prevé que el impacto del BREXIT sea mínimo para nuestra región, no solo por lo poco significativo en términos porcentuales que es nuestra relación con el Reino Unido, sino por el hecho que en caso ocurra el llamado "peor escenario" es decir el de la ruptura abrupta, ya se están tomando medidas unilaterales por parte del Reino Unido para evitar que el comercio con nuestra región se vea afectado.

Habrá aún que ver la velocidad y asertividad con la que nuestras autoridades locales se muevan para cuadrar sus esfuerzos con los de los funcionarios del Reino Unido, pero en todo caso las declaraciones de la Embajadora Británica sobre el mencionado acuerdo transitorio espejo del AdA, son en alguna forma tranquilizadoras para quienes estén directamente involucrados en transacciones comerciales con el Reino Unido.

Finalmente debo decir que la situación por la que actualmente pasa el Reino Unido me hace recordar aquella vieja frase de Séneca: ERRARE HUMANUM EST, SED IN ERRORE PERSEVERARE DEMENTIS (errar es humano, pero perseverar en el error es demente). Esperemos que la cordura prevalezca.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE