Centroamérica & Mundo
2022-06-22

Las acciones de los gobiernos de Centroamérica para reducir precios de combustibles

El Salvador tiene los impuestos más bajos a los combustibles, mientras que Costa Rica tiene los más altos.

Por La Prensa (Honduras)

El embate de la crisis económica ha golpeado con fuerza a la región centroamericana como al resto del mundo. El impacto de la situación se debe en no poca medida a los altos precios de los derivados del petróleo en el mercado internacional, agravados por las sanciones económicas relacionadas con la guerra entre Rusia y Ucrania.

Como resultado de esto, los países del istmo han visto subir sus indicadores de inflación a niveles que no se habían visto desde la gran crisis financiera mundial de 2008-2009.

Puede leer: Panamá tendrá la biorrefinería más grande del mundo en 2024

Varios países de la región se encuentran hoy en riesgo de cerrar el año con inflaciones de doble dígito, por lo que las estrategias de los distintos gobiernos para enfrentar la crisis tiene como denominador común una serie de medidas para frenar el impacto que el precio de los combustibles provoca en el resto de sus respectivas economías.

Instagram

Medidas de alivio

Las autoridades centroamericanas se han visto en la necesidad de tomar una serie de medidas para aliviar la presión económica sobre el bolsillo de sus ciudadanos.

Se entiende que sus estrategias para enfrentar las presiones inflacionarias pasen por los combustibles debido a que estos influencian al resto de los productos en una especie de efecto dominó que afecta a toda la cadena de suministro y que los consumidores perciben en la forma de precios más altos en los alimentos y otros bienes de consumo.

Una de las primeras medidas que los diferentes gobiernos tomaron fue la de comenzar a subsidiar los precios de los combustibles. Por desgracia, la espiral de precios ascendentes golpea con tal fuerza que en algunos casos resulta insuficiente para contrarrestar las alzas y bajar el precio. En el mejor de los casos, lo único que ha podido lograrse es que el ritmo de aumento vaya un poco más lento.

En este sentido se expresó la semana pasada a un medio local Pedro Barquero, ministro de Desarrollo Económico del gobierno de Honduras.

El funcionario recordó que la administración que preside Xiomara Castro aplicó un subsidio de hasta 10 lempiras al precio de los combustibles, sin el cual, el costo de estos productos sería incluso más alto de lo que ya es. El valor de un galón de gasolina superior promedia esta semana en Honduras 143.83 lempiras (US$5.86).

En países como El Salvador o Nicaragua, el Estado viene absorbiendo el incremento de los combustibles, mientras que en otros casos, lo que se busca es rebajar el precio de los carburantes reduciendo la carga de impuestos que pesa sobre ellos. Aunque la estrategia de absorción puede reducir el impacto de la escalada de precios, esto no se logra sin presionar las finanzas públicas.

Para el caso, a finales de mayo, el nuevo gobierno de Costa Rica anunció que estudiaba la posibilidad de solicitar un préstamo por US$200 millones al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para subsidiar, entre otras cosas, los aumentos a los pasajes el transporte público, un sector particularmente sensible a las fluctuaciones de precio de los carburantes.

Algunas voces han llamado a tomar medidas más agresivas. En Honduras, por ejemplo, algunos diputados del Partido Nacional han propuesto la suspensión temporal total de los impuestos que se cargan a los combustibles por un período de hasta seis meses, a fin de reducir aún más el impacto de los altos precios, esperando que en el transcurso de ese lapso se logre estabilizar la situación internacional.

Mercado centroamericano

Al analizar los esfuerzos por paliar la crisis a través de los precios de los combustibles, nos encontramos con situaciones muy particulares en la forma en la que cada país de la región maneja su propio mercado de carburantes.

En su informe hasta la primera semana de junio, el Comité de Cooperación de Hidrocarburos de América Central (CCHAC), adscrito al Sieca, explicó las particularidades de cada mercado del istmo.

Así tenemos que en Costa Rica, el gobierno aplica un único impuesto al precio de los combustibles, a la vez que estos tienen un mismo precio en todo su territorio nacional en lugar de estar segmentado por zonas.

En El Salvador, el mercado de precios se halla liberalizado, pero el gobierno establece cada dos semanas los precios de referencia a ser tenidos en cuenta por los distribuidores. Por la parte de los impuestos, El Salvador aplica al menos cinco, de los que dos fueron suspendidos desde marzo para aliviar la carga de altos precios durante al menos tres meses.

Guatemala, que aplica al menos dos impuestos a los combustibles, comenzó a subsidiar los precios de la gasolina superior a finales de mayo, además de aumentar los que ya otorgaba al diésel y a la gasolina regular.

En Nicaragua, los precios no son regulados por el Estado, que se limita a cargar al menos dos clases de impuestos, si bien el mercado ajusta sus precios tomando como referencia los precios de la costa del Golfo de los Estados Unidos.

Los precios en Panamá sí son regulados por el Gobierno, pero las variaciones se aplican cada 14 días con base en ciertos indicadores de precios en el mercado internacional y se aplica un solo impuesto, según el informe del CCHAC.

En Honduras, como es sabido, el gobierno regula semanalmente los precios a los combustibles. Se aplican, además, impuestos en la forma del Aporte para Gastos Sociales del Patrimonio Vial.

El informe del Sieca, citado antes, afirma que en el istmo centroamericano El Salvador tiene los impuestos más bajos a los combustibles, mientras que Costa Rica tiene los más altos.

De interés: El alto costo de la vida pone en riesgo la estabilidad de la región

En cuanto al mercado internacional, de acuerdo con los datos que publica el portal en línea investing.com, el precio del petróleo crudo se mueve esta semana entre los US$109 y los US$110 por barril, según el precio de referencia del índice West Texas Intermediate (WTI).

En tanto la situación se estabiliza, las economías y los gobiernos de la región necesitan hallar más y mejores formas de contener la situación.

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE