Centroamérica & Mundo
2022-06-27

Guatemala: Sector turístico señala múltiples fallas en el Aeropuerto Internacional La Aurora

El sector turístico señaló 12 deficiencias en la terminal de pasajeros del Aeropuerto Internacional La Aurora (AILA), luego de los inconvenientes al fluido eléctrico del sábado 25 de junio que paralizaron las operaciones.

Por Prensa Libre

Aunque el servicio del suministro de electricidad fue reestablecido ese mismo día en el aeropuerto, hay una serie de repercusiones directas e indirectas que organizaciones empresariales de la industria turísticas señalaron.

Estas ponen en evidencia un deterioro de las instalaciones, abandono, falta de inversión y mantenimiento que puede poner en riesgo la seguridad aeroportuaria.

Relacionado: Guatemala: Corte de energía afecta operaciones en el Aeropuerto Internacional La Aurora

La falta del suministro de energía eléctrica el pasado sábado por dos horas afectó a unos mil 500 pasajeros, en 10 vuelos de llegadas y cinco de espera, lo que pudo haber provocado la perdida de otras conexiones, según los datos presentados este domingo 26 de junio en conferencia de prensa por representantes de las asociaciones que integran el comité de crisis del sector turístico organizado, y en la cual abordaron los problemas recurrentes en la operación del AILA.

“Hay mucha preocupación por el estado deteriorado en general que se encuentra el Aeropuerto Internacional La Aurora debido a que es la primera y última impresión que se lleva un turista, hombre de negocios e inversionista de Guatemala”, destacó Mark Rogers, presidente de la Gremial de Tour Operadores y Transporte Turístico de Guatemala.

Docena de deficiencias

Roberto de la Fuente, presidente en funciones de la Cámara de Turismo de Guatemala (Camtur), manifestó que la falla de energía eléctrica del sábado solo es una del otro conjunto de deficiencias detectados en el AILA por parte de los usuarios que van desde lo micro a lo macro.

Entre las deficiencias mencionadas están las fallas en los muelles de abordaje, falta de limpieza y abastecimiento de productos de higiene en los sanitarios y áreas públicas, falta de limpieza en todas las áreas públicas de la terminal de pasajeros, goteras, fallas en los sistemas y equipos de seguridad que incluso han permitido el ingreso de polizones y desperfectos en el sistema de aire acondicionado.

Además, mal estado de las alfombras y pisos en las salas de espera, falta de señalización interna y externa del aeropuerto, falta de ordenamiento vehicular y áreas de estacionamiento adecuadas para el transporte turístico autorizado, desorden por la autorización de instalación de ventas de alimentos y vendedores ambulantes y falta de seguridad en los alrededores del aeropuerto.

Rezagados en la región

Carlos Rafael Sarda, presidente de la junta directiva de la Asociación Guatemalteca de Líneas Áreas (Agla), aseguró que hay una preocupación, por la falta de mantenimiento y deterioro franco del edificio de la terminal del AILA, que es la puerta de entrada para los todos los visitantes extranjeros, así como la puerta de salida y es la última imagen que se llevan del país, y se ha perdido la competitividad a nivel centroamericano.

“La falla que se presentó el sábado es una más que se han detectado con anterioridad y la preocupación es que no ha habido comunicación franca y efectiva con las autoridades y la calidad de los servicios que están siendo ofrecidos en este momento a todos los usuarios no está a la altura del pago que se realiza por parte de los agremiados por medio de sus impuestos y los que hacen los pasajeros por medio de los impuestos que se pagan por boleto”, apuntó.

Creación de mesa público-privado

Una de las peticiones del sector es la creación de una mesa técnica para poder atender de manera urgente los problemas señalados.

De la Fuente remarcó que la propuesta es trabajar en conjunto para poder atender y solucionar las situaciones que presenta AILA a un alto nivel, hacer un plan de acción, y el sector está en la disposición de mejorar el aeropuerto.

En el caso de Agla, Sarda, enfatizó que han tratado de mantener abiertos los canales de comunicación con las autoridades de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), “se entiende que la comunicación es de dos vías, y se ha manifestado cuando se nos ha dado la oportunidad nuestras observaciones, inconformidades e insatisfacción sobre el estado actual de los servicios y facilidades del edificio terminal que abarca desde el tema del aire acondicionado, estado de los baños, problemas energía eléctrica, y gradas eléctricas”.

El directivo afirmó que se han buscado estos acercamientos con la DGAC, sin embargo, no se ha logrado obtener por parte de las autoridades responsables las respuestas, y los planes de trabajo que puedan brindar la tranquilidad de que se están atendiendo las necesidades del aeropuerto, mismas que vienen desde hace muchos años.

Sarda aclaró que en esta ocasión no se esta hablando de las certificaciones internacionales del AILA, sino de la calidad de servicios que se están ofreciendo a los usuarios, y que el franco deterioro se presente obedece a la falta de mantenimiento, falta de inversión y seguimiento, y se ha quedado “muy rezagado ante la competencia que se tiene en la región en la prestación de servicios”.

Motty Rodas, directora ejecutiva de Agla, expresó que estos aspectos ponen en riesgo los posibles planes de las aerolíneas de aumentar las frecuencias de vuelos o abrir nuevas rutas.

Efecto bola de nieve

Rogers aseguró que la situación presentada el sábado afectó a los pasajeros y se corrió el riesgo de perder sus conexiones, lo que implica problemas de cambio de vuelos, se quedan en lugares intermedios y, peor aún, para aquellos pasajeros que tenían un itinerario de un crucero que debían estar en determinado puerto de embarque.

“Perder un segundo vuelo o haber llegado retrasado, es una situación que afecta tremendamente a todos los usuarios, al viajero y a la empresa, y no digamos la mal imagen que se está dando a los extranjeros que nos visitan. Estamos dando una pésima imagen con el estado actual del aeropuerto”, recalcó.

Justificación y plan de modernización

El director de la DGAC, Francis Argueta, declaró el corte del fluido eléctrico en el aeropuerto estuvo relacionado con tres fusibles, uno dañado en el poste de energía que suministra al AILA.

Según Argueta, este poste se encuentra fuera del aeropuerto y se reparó luego de contactar a EEGSA.

Anteriormente se dio un corte del fluido porque se cayó un árbol en el área de zona 13 que rompió un cable de alta tensión y dañó el área del aeropuerto.

Puede leer: OIT: Latinoamérica debe incrementar la productividad laboral

Argueta precisó que la falla sucedió cuando se le daba mantenimiento a la planta de soporte. Esta está formada por tres generadores de 1750Kva, que tienen 13 años de antigüedad, razón por la cual se estaba dando mantenimiento correctivo y preventivo. Ahora se hace la planificación de generadores nuevos.

Argueta explica que como parte del plan de modernización del aeropuerto se reparará la calle de taxeo del aeropuerto y se adquirirá un sistema nuevo de aire acondicionado. Además también se contempla un sistema de fajas para la modernización y automatización de sistemas de equipaje.

Este plan puede llevar una inversión de alrededor de Q95 millones (US$12.25 millones)

12 ejemplares al año por $75

SUSCRIBIRSE