Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2015-12-01
Las reacciones de Arrocha se producen después de que Colombia anunciara el pasado 27 de noviembre que apelará ante la OMC un fallo que determinó que un arancel colombiano a las importaciones textiles y calzado de Panamá no es compatible con el Acuerdo General de Aranceles Aduanero y Comercio (GATT).

Panamá indignada por reacción de Colombia a fallo de la OMC

El ministro de Comercio e Industrias de Panamá, Melitón Arrocha, criticó este martes a su par colombiana, Cecilia Álvarez-Correa, quien manifestó que una decisión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) favorable a Panamá "entorpece" la lucha contra el contrabando.

Por: AFP

"Yo me siento indignado frente a eso. Me parece que es una declaración desproporcionada, particularmente de un hermano país al que Panamá le ha prestado no solo toda la colaboración, sino sangre sudor y lágrimas en la lucha (contra) el contrabando de narcóticos", dijo Arrocha al canal Telemetro.

En un tono molesto, Arrocha destacó los recursos económicos y humanos utilizados por Panamá "para erradicar el contrabando, particularmente de droga, que viene de Colombia".

Las reacciones de Arrocha se producen después de que Colombia anunciara el pasado 27 de noviembre que apelará ante la OMC un fallo que determinó que un arancel colombiano a las importaciones textiles y calzado de Panamá no es compatible con el Acuerdo General de Aranceles Aduanero y Comercio (GATT).

La ministra colombiana dijo a periodistas que esta decisión de la OMC "entorpece la cruzada para atacar el contrabando y el comercio ilícito", por lo cual su país apelaría el fallo.

Álvarez-Correa indicó que con el arancel mixto se combate el contrabando, el comercio ilícito y el lavado de activos a través de operaciones de comercio subfacturadas.

En junio de 2013 Panamá solicitó consultas con Colombia por el arancel colombiano sobre productos textiles, prendas de vestir y calzado procedentes de Panamá, en especial de la zona franca de Colón, en el norte del país.

Muchos de esos productos proceden de países asiáticos, como China, y posteriormente son exportados desde la zona franca panameña a Colombia.

En su respuesta a la OMC, Colombia sostuvo que el comercio ilícito no estaba cubierto por las obligaciones del GATT y que las importaciones a precios por debajo del mercado debían ser consideradas comercio ilegal.

Los dos países negocian un tratado de doble tributación después de que Colombia incluyera a Panamá en una lista de paraísos fiscales, al considerar que el país canalero no ofrece suficiente intercambio de información fiscal.

RELACIONADAS