Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2016-04-20

El Salvador sufriría su quinto año de sequía en 2016

Sin embargo, indicó ayer el MARN, se espera que los efectos sean menos graves que en años anteriores.

Por El Mundo (El Salvador)

Este 2016 podría convertirse en el quinto año consecutivo seco o con sequía, producto de la influencia que aún mantiene el fenómeno El Niño, indicó ayer el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

La cartera de Estado explicó que aunque El Niño se mantiene, se está debilitando gradualmente para pasar a una fase neutra hacia el final del primer semestre de este año, entre mayo y julio. La titular del ramo, Lina Pohl, recordó que los efectos de El Niño estaban previstos que alcanzaran hasta la primavera de 2016. “Hay una mayor probabilidad de que 2016 sea el quinto año consecutivo seco con sequía, pero no del nivel de gravedad que tuvimos en los años anteriores, más bien vemos algunas lluvias”, señaló.

Las perspectivas climáticas oficiales para los meses de mayo a julio de este año indican que la lluvia total del trimestre será ligeramente deficitaria, con períodos secos cortos pero más intensos en el periodo canicular de julio a agosto. La zona oriental del país será la más afectada con déficit de precipitaciones.

No obstante, “existe un 65% de probabilidad del desarrollo del fenómeno de La Niña durante los meses de agosto, septiembre y octubre, lo que pudiera significar mayor cantidad de lluvia al final de la estación lluviosa”, indicó Pohl.

LLUVIAS

Según el reporte, la temperatura del Océano Atlántico Tropical norte estaría arriba del promedio en todo el periodo de predicción, favoreciendo así precipitaciones provenientes del Caribe y compensando los efectos de la sequía de El Niño.

Pohl señaló que se esperan condiciones de humedad del suelo adecuadas en las cordilleras, valles intermedios y la zona norte; en tanto que en la zona sur, que incluye el litoral costero y las planicies bajas, se prevé mantener una tendencia seca o deficitaria ligera o moderada.

En la perspectiva de mayo-julio, la lluvia rondará niveles de 831 milímetros y en gran parte del país, las lluvias podrían alcanzar hasta 750 milímetros. Las anomalías continuarían sobre todo en la zona oriental, en las que incluso la lluvia podría llegar a 100 milímetros.

Como producto de la sequía de los últimos años, se estima que durante mayo y julio, los caudales medios de los ríos se presenten con déficit máximo de entre 60 y 80% respecto al promedio histórico; mientras que en agosto comenzaría una tendencia de recuperación pero con distribución irregular con déficit en la zosta oriental y un leve déficit en el resto del país.

El especialista en hidrología del MARN, Roberto Cerón, explicó que un escenario bajo el promedio o con déficit en los caudales medios de los ríos no significa que los ríos no registrarán crecidas, sino que éstas serán de magnitud y frecuencia menor al promedio.

“Como la tierra está bien seca, los caudales han bajado mucho. Al presentarse una cantidad excesiva de lluvia en periodos cortos, no permite que el agua se filtre y eso implica muchas lluvias con peligro de inundaciones o arrastre de sedimento”, explicó el funcionario del ministerio.

OTROS PRONÓSTICOS

Meses secos

Los reportes del Ministerio de Medio Ambiente señalan que enero y febrero fueron los meses más secos de 2016. Se pronosticaba que los efectos del fenómeno de El Niño alcanzarían hasta la primavera.

TEMPERATURA

Además, existe la posibilidad, entre el 60 y 70 %, de que durante los meses de abril, mayo, junio y julio, las temperaturas sean más altas del promedio normal de las registradas en años anteriores.

VIENTOS

Asimismo, durante la primera quincena de mayo es probable la ocurrencia de un periodo de vientos “nortes”. Se espera que los embalses también tengan una recuperación.

65 % Probabilidad

Los pronósticos indican que existe un 65 % de probabilidad del desarrollo del fenómeno de La Niña durante los meses de agosto, septiembre y octubre.

80 % Reducción

Durante mayo y julio, los caudales medios de los ríos se presentarán con déficit máximo entre 60 y 80 %, y tenderán a recuperarse en agosto.

RELACIONADAS