Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2021-11-24

La ONU se muestra preocupada por violencia preelectoral en Honduras

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, condenó todos los actos de violencia y llamo a los actores involucrados en las elecciones de este 28 de noviembre a compartir sus opiniones y preocupaciones de manera pacífica

Por Inter Press Service

Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó su profunda preocupación por la violencia que antecede a las elecciones generales en Honduras de este domingo 28, y que ha cobrado ya 29 vidas.

“Estoy profundamente preocupada por lo que estamos observando en Honduras. Las elecciones todavía no se han celebrado, pero la violencia política ya ha alcanzado niveles inquietantes”, dijo la responsable de derechos humanos de la ONU en una declaración difundida por su oficina en esta ciudad suiza.

La violencia “no es, y nunca debería ser, la respuesta. Condeno todos los actos de violencia y llamo a los actores involucrados a compartir sus opiniones y preocupaciones de manera pacífica”, agregó Bachelet, dos veces presidenta de Chile (2006-2010 y 2014-2018).

Visite el sitio de E&N para noticias de Pymes y emprendedores: estrategiaynegocios.net/pyme-emprende

Los comicios en Honduras elegirán presidente, tres vicepresidentes, 128 diputados al parlamento nacional, 20 al centroamericano y las autoridades de 298 municipios.

Hay 5,2 millones de votantes. En Honduras no hay segunda vuelta (balotaje), ganará la presidencia quien obtenga más votos el próximo domingo, y reemplazará al actual gobernante, Juan Orlando Hernández.

Desde la convocatoria a las elecciones primarias en septiembre de 2020 hasta la fecha, la oficina de Bachelet, Acnudh, ha registrado 63 casos de violencia política, incluyendo 29 asesinatos, 14 ataques, 12 agresiones, así como siete casos de amenazas, y un secuestro.

Acnudh también registró que actores políticos han utilizado ampliamente el discurso de odio como herramienta política, incluyendo dicterios contra personas que defienden los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, lo que conduce, en algunos casos, a la discriminación y la violencia. “El discurso de odio no tiene lugar en una democracia”, sentenció Bachelet.

Descargue nuestra edición impresa: Con solo click acá

La alta comisionada llamó a la realización de investigaciones rápidas, exhaustivas, imparciales y efectivas de todos los actos de violencia política, con el fin de que rindan cuentas las personas responsables de esos hechos y conductas.

También mostró su preocupación por “la restricción del espacio cívico en el país, donde integrantes de la sociedad civil y defensores de derechos humanos son regularmente acosados, perseguidos y atacados”.

Desde el comienzo del año hasta la fecha, la oficina de Acnudh en Honduras ha registrado 240 ataques en contra de personas defensoras de derechos humanos y periodistas.

Bachelet destacó “el rol crucial de los defensores de derechos humanos en una democracia” y subrayó sus preocupaciones sobre las recientes reformas legales que incrementan el riesgo de restringir el derecho a la protesta pacífica y podrían empeorar la situación.

Expuso la importancia de que todos los actores involucrados en el proceso electoral adopten medidas para evitar la repetición de los hechos de 2017, cuando su oficina documentó graves violaciones de derechos humanos en el contexto de las protestas post-electorales.

¿Ya está en Telegram? Siga nuestro canal

“Las personas en Honduras tienen derecho a votar en paz y a elegir a sus representantes sin sentirse inseguras, coaccionadas o con miedo. Cuento con que todos los actores involucrados se comprometan con ello”, concluyó Bachelet.

También el secretario de Estado adjunto para Asuntos del hemisferio occidental de Estados Unidos, Brian Nichols, se reunió el lunes 22 en Tegucigalpa con altos funcionarios hondureños, con quienes habló sobre mantener la paz, salvaguardar el proceso electoral y garantizar la transparencia en los comicios.

Las elecciones serán acompañadas por misiones de observación electoral, entre ellas una de la Organización de Estados Americanos y otra de la Unión Europea.