Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2021-09-27

Meloneros de Centroamérica emiten alerta por altos costos

Uno de los mayores desafíos y amenazas a la sostenibilidad del negocio.

Por La Tribuna (Honduras)

Productores de melón y sandía de Guatemala, Honduras, Costa Rica y Panamá, emitieron un llamado de alerta en conjunto ante el incremento de los costos en la cadena de valor de esa actividad agrícola que genera empleos y divisas en esos países de la región.

La industria productora y exportadora de melón y sandía de Guatemala, Honduras, Costa Rica y Panamá. Señaló a través de un comunicado que enfrenta uno de los mayores desafíos y amenazas a la sostenibilidad del negocio, tras el mayor incremento porcentual en el costo de insumos y materias primas esenciales en la historia, como resultado de los efectos colaterales de la pandemia COVID-19 en las cadenas de producción, suministro y logísticas globales.

“Durante el transcurso del segundo y tercer trimestre del presente año estamos experimentando incrementos de un 40% a 50% en el precio del papel Kraft (materia prima esencial para la fabricación de cajas de cartón)”, señaló.

Adicionalmente, se registran alzas entre 30% a 35% en el precio de bolsas de atmosfera controlada, 15% a 20 por ciento en el precio del plástico para cobertura de suelo, 20% a 25% costo de cinta de riego por goteo, 25% a 30% de incremento en los precios de los fertilizantes comúnmente usados como el DAP, MAP y la Urea.

Por si esta situación no fuese lo suficientemente grave, la crisis logística mundial ha provocado una escasez de espacios y contenedores que consecuentemente ha propiciado un aumento sin precedentes en los costos logísticos de importación de materias primas y también de exportación de los productos.

Según previsiones de expertos en el área logística. Se prevé que estas condiciones se extiendan hasta finales del 2022 por lo que el escenario para la industria es grave y amenaza el cierre de empresas.

La producción de melón y sandía son cultivos intensivos que requieren una cantidad superior de mano de obra comparado a otros cultivos. Los incrementos en salario mínimo interanual impactan sensiblemente los costos de producción. Desde el inicio de la pandemia COVID-19 se han desarrollado nuevos procesos para mantener la operación en marcha y velar por la seguridad de los trabajadores, lo cual generan un importante costo adicional en materiales e insumos de bioseguridad.

Hoy por hoy, el melón y la sandía son altamente costosos de producir debido a los altos estándares y certificaciones requeridos para exportar a mercados a nivel global, lo cual sumado a todos los incrementos descritos anteriormente tienen un impacto directo negativo en la sostenibilidad y competitividad económica de la industria de melones y sandías, la cual ya sufre también los fuertes efectos del cambio climático, por lo cual muchos productores están siendo obligados a cerrar operaciones. Los productores y exportadores de melón y sandía de la región centroamericana representan una de las principales fuentes de abastecimiento de melones y sandías para mercados ubicados en el hemisferio norte (Norteamérica, Europa y Reino Unido) durante la ventana del invierno. De aquí dependen más de 60,000 familias (Centro América) de manera directa y alrededor de 200,000 de manera indirecta.

En ese contexto, solicitaron a todos los miembros de la cadena de valor a encontrar alternativas y soluciones de responsabilidad compartida, que no solo sean soportados por los productores-exportadores y aporten a mitigar el impacto financiero que se espera para la próxima campaña de exportaciones, consecuentemente asegurar la sostenibilidad del negocio en el largo plazo.

RELACIONADAS