Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2021-08-14

Opinión: Cómo avanza la Economía Digital y la tributación internacional

El mundo está cambiando y la economía digital es parte de ello. En la actualidad existen nuevos planteamientos acerca de cómo gravar la economía digital, tanto en Latinoamérica como a nivel mundial.

Por Edy Oswaldo Pérez, Socio de Impuestos Grant Thornton Guatemala

Esto hace imperativo que las empresas se preparen para enfrentar los cambios de la fiscalidad internacional. Además, es importante entender cómo la economía digital ha cobrado auge a raíz de la pandemia del COVID-19 y cómo esto cambia la forma de hacer negocios y comunicarnos.

La economía digital es el resultado de un proceso de transformación desencadenado por las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), cuya revolución ha abaratado y potenciado las tecnologías, al tiempo que las ha estandarizado ampliamente, mejorando así los procesos comerciales e impulsando la innovación en todos los sectores de la economía.

Entre los modelos de negocio de la economía digital están:
- Comercio electrónico
- Tiendas de aplicaciones
- Publicidad en línea
- Computación en la nube
- Plataformas participativas en red
- Negociación de alta frecuencia
- Servicios de pago en línea

Contexto mundial

A partir del acuerdo global realizado por el G7, G20 y países del Marco Inclusivo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD, por sus siglas en inglés) a través de la cual se ha establecido, en julio de 2021, la creación de un impuesto mínimo global del 15 % para las empresas multinacionales, incluyendo la economía digital. En octubre de 2021 se ratificará y se presentará un plan por parte de la OECD y el cual entrará en vigor en 2023.

"Celebramos el acuerdo alcanzado por el G20 para lograr una arquitectura fiscal internacional que establezca un impuesto mínimo de sociedades y que las multinacionales paguen impuestos donde obtienen sus beneficios. Un sistema más justo, global y eficiente adaptado al siglo XXI", comentó el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Con la economía digital, muchas empresas estaban ubicadas fuera de los territorios en donde se encontraban los consumidores y esto hacía que no tuvieran que pagar el Impuesto Sobre la Renta, ya que no les afectan las reglas de establecimiento permanente. Con este acuerdo global, se busca que las empresas aporten con sus impuestos en los países en donde están teniendo estos beneficios de ingreso, siendo así un sistema más justo y adaptado al siglo XXI.

"Tras años de intenso trabajo y negociaciones, este paquete histórico garantizará que las grandes empresas multinacionales paguen su parte justa de impuestos en todo el mundo", aseguró el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, quien explicó que aunque no se elimina la competencia fiscal se establecen limitaciones acordadas multilateralmente sobre ella.

Incremento en la recaudación impositiva

La economía digital ha generado ganancias sustanciales y empresas como Facebook, Google, Amazon, Apple y similares obtienen millones de ingresos sin necesariamente tener presencia física en los países, situación que aprovechan para evadir impuestos.

Se estima que el impuesto mínimo global dejaría una recaudación, a nivel internacional, de US$150.000 millones al año, y afectaría alrededor de 10 mil grandes empresas multinacionales.

El desafío de la economía digital

A raíz de la pandemia, en donde la forma de hacer negocios cambió, ha sido evidente el aumento significativo de las transacciones digitales. Las empresas tuvieron que adecuarse rápidamente a poder hacer negocios en línea y a tomar como ventaja que muchas personas están utilizando el internet para poder seguir generando ingresos.

Según la OECD, si bien la economía digital o sus modelos de negocio no generan problemas BEPS exclusivos y aislados, algunas de sus características principales exacerban los riesgos de prácticas elusivas en este ámbito. Los mencionados riesgos de prácticas elusivas BEPS.

Es importante mencionar que al darse este aumento de impuestos, el costo se acrecentará para el consumidor final.

Solución propuesta por el CIAT

El Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT) sugiere:

- El pago voluntario de las multinacionales de economía digital.
- Proponer el pago del IVA sobre el “consumo” de estos servicios y evitar la competencia desleal.
- El uso de un software de cumplimiento para el pago del IVA. Utilizar el DEC system (Digital Economy Compliances).
- Las multinacionales deben tener la capacidad para declarar la cantidad de usuarios y consumos por país.
- En caso de que no exista el pago voluntario, se practicarían retenciones vía el sistema bancario.

Desafíos para los contribuyentes

Ante la complejidad de este proceso, estos son algunos de los de los retos:

Contar con un ERP (Enterprise Resource Planning) para lograr identificar la cantidad de usuarios por país.
Identificar la cantidad de consumos por país.
Acuerdos de No doble tributación para poder acreditar las retenciones de ISR en otros países.
Administrar los pagos de IVA en países internacionales.
Conocer y entender las herramientas por país para pago de impuestos por la economía digital.

RELACIONADAS