Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2021-04-30

Costa Rica: En seis meses se aumentó la fuerza laboral en 164.000 trabajadores

El Banco Central de Costa Rica corrige al alza, las estimaciones de crecimiento en 2020 y 2021. Entre agosto del año anterior y febrero de este año, se redujo el desempleo en 105.000 desocupados

Por BCCR

Comparado con el desempeño en el 2020, el crecimiento económico proyectado para los años 2021 y 2022 sería liderado por un incremento en el consumo y la inversión, que a su vez se sustentaría en el levantamiento gradual de las restricciones sanitarias.

Esta proyección sería en la medida que las políticas del Banco Central y de las autoridades financieras apoyen las condiciones crediticias. Además, en la reducción de la incertidumbre sobre la situación fiscal y, como consecuencia de todo ello, en la mejora de la confianza de los consumidores y de las expectativas empresariales.

Para el próximo año se daría un aporte significativo de la demanda externa de acuerdo a las proyecciones basadas en supuestos importantes, y en particular dos factores de riesgo alrededor de las perspectivas para la economía costarricense.

Visite el sitio de E&N para noticias de Pymes y emprendedores: estrategiaynegocios.net/pyme-emprende

El primer supuesto es la contención de la pandemia en los planos internacional y local y el segundo es la aprobación, en el ámbito nacional, de los proyectos de ley para alcanzar el ajuste fiscal que el país necesita y que se convino con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas y promover el crecimiento económico, y también la aprobación de la agenda complementaria de créditos multilaterales para apoyo presupuestario.

“La recuperación de la economía nacional continúa, y las perspectivas para el crecimiento este año han mejorado”, señaló Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central. “El que se mantenga y fortalezca esa senda de reactivación depende de dos factores críticos: el control de la pandemia y la aprobación legislativa de las medidas de ajuste fiscal y los créditos complementarios convenidos con el FMI”.

Coyuntura internacional y local

En el primer cuatrimestre del 2021, la economía internacional continuó el proceso de recuperación iniciado desde mediados del 2020, luego de la abrupta caída que registró la actividad económica global en el segundo trimestre de ese año por la pandemia del Covid-19.

Descargue nuestra edición impresa: Con solo click acá

En síntesis, el entorno internacional presenta a abril del año en curso aspectos tanto positivos como negativos para la economía costarricense. La recuperación de la demanda mundial impacta positivamente las exportaciones del país, pero a la vez ha presionado al alza los precios de las materias primas y generado un deterioro en nuestros términos de intercambio.

Por otra parte, los diferenciales en tasas de interés internacionales se mantienen bajos, lo que resta presión sobre las tasas de interés locales.

En línea con lo observado en la economía internacional, en el primer trimestre del 2021 la economía costarricense continuó con el proceso gradual de recuperación iniciado desde mediados del año anterior, impulsado por el efecto positivo sobre la producción y la demanda agregada de la flexibilización de las medidas de confinamiento en Costa Rica y en el exterior.

Además, han contribuido las respuestas de política adoptadas por el Banco Central y las autoridades financieras para promover menores tasas de interés y mejores condiciones crediticias.

La mejora en la economía se manifiesta en la evolución del índice mensual de actividad económica (IMAE), que a febrero pasado mostró un crecimiento trimestral anualizado de la serie ajustada por estacionalidad de 10,3% (10,8% en el mes previo y 12,0% a diciembre del 2020). Así, las cifras del IMAE sugieren que la recuperación se mantiene, aunque el impulso se ha moderado levemente.

La primera estimación del PIB para el primer trimestre del 2021, efectuada por el BCCR, confirma esa recuperación sostenida, con un crecimiento interanual de -1,2%, frente a un -4,3% en el último trimestre del 2020 (desde un -7,1% en el segundo trimestre).

En forma coherente con la evolución de la actividad económica, los principales indicadores del mercado laboral reflejan una mejora en comparación con el año anterior. Entre agosto del 2020 y febrero del 2021 la ocupación se mantuvo al alza, con una creación de empleo de 38.000 puestos de trabajo por mes en promedio y una reducción en la cantidad de desocupados de poco más de 15.000 personas por mes en promedio.

¿Ya está en Telegram? Siga nuestro canal

En este periodo, se recuperaron cerca de 269.000 empleos de los 504.000 que se habían perdido entre marzo y julio del año pasado. Además, la cantidad de trabajadores desempleados disminuyó en poco más de 105.000 y la fuerza laboral aumentó en 164.000 trabajadores.

Estos flujos permitieron que a febrero pasado la tasa de desempleo bajara a 18,5%, con lo cual este indicador acumuló una reducción de 5,9 p.p. en los últimos siete meses. El subempleo también bajó considerablemente, al pasar de 26,2% en agosto del 2020 (cifra máxima en el año) a 17,1% en febrero del presente año.