Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2021-02-12

Sociedad civil, clave para mejorar la gobernanza en el Triángulo Norte

El estudio “La Cooperación de los Estados Unidos en el Triángulo Norte de Centroamérica 2014-2019” señala como principal aliado de Estados Unidos para una mejor cooperación con la región a la sociedad civil

Por JUAN CARLOS PEÑA, E&N

Desde que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden asumió el cargo, ha mencionado sus intenciones de cooperar con los países de Centroamérica, sobre todo en materia de inmigración, además de deconstruir la relación y las políticas que dejó la anterior administración con los países de la región.

Biden ha señalado que, para ayudar a los países de Centroamérica, es necesario conocer de raíz qué es lo que genera la inmigración y disminuir otros problemas que se suscitan en el área, como la corrupción la violencia, y la pobreza.

Por ello es necesario y oportuno valorar la cooperación de los Estados Unidos y enfocarse en las lecciones aprendidas, es decir, conocer cuál ha sido la participación e injerencia de Estados Unidos en la región.

Priorizar la cooperación dirigida a mejorar la gobernanza

Al respecto, el pasado jueves 12 de febrero se llevó a cabo la presentación del estudio, “La Cooperación de los Estados Unidos en el Triángulo Norte de Centroamérica 2014-2019” a cargo del Instituto Nacional Demócrata (NDI), el Instituto Republicano Internacional (IRI) y el Wilson Center y Open Society Foundations.

El documento, señala que la mejora de la gobernanza democrática en los países del Triángulo Norte de Centroamérica, conformado por Guatemala, El Salvador y Honduras, debe ser una prioridad para los gobiernos de los Estados Unidos, ya que la vida política en la región, sigue estando marcada por una corrupción arraigada.

Sobre este punto, Ricardo Zuñiga miembro del Woodrow Wilson Institute y uno de los autores del estudio, señaló que el factor más importante que limita el crecimiento y progreso social en la región, “es la resistencia a las reformas anticorrupción por parte un grupo pequeño de actores, quienes tienen gran interés en mantener el status Quo”.

Esta intromisión impidió que varios proyectos implementados en el periodo de 2014 a 2019 se llevaran a cabo, ya que en la mayoría de los casos fueron ahogados por el mencionado grupo minoritario.

Es así que, la recomendación de Zuñiga dentro del informe, es que Estados Unidos debe priorizar la cooperación dirigida a mejorar la gobernanza y así combatir la corrupción en la región, ya que la mejora de la gobernanza y la transparencia es esencial para aumentar los resultados económicos del Triángulo Norte

Para lograrlo, el estudio señaló un punto positivo que puede ser un apoyo para Estados Unidos, ya que existen personas capaces de hacer reformas dentro como fuera del Triángulo Norte, pero necesitan del apoyo sólido de la comunidad internacional, incluso para su seguridad física en muchos de los casos

Cooperación de Estados Unidos en la región debe combatir la corrupción

Por su parte, Eric Olson, miembro del Equipo Interino de Liderazgo y Director de Políticas e Iniciativas estratégicas de la Fundación Internacional de Seattle y también autor del estudio, señaló que hasta el momento, la relación que ha tenido Estados Unidos con Centroamérica ha sido histórica y se ha basado en las crisis del momento, sin embargo, esta debe cambiar y basarse en temas más fundamentales, como “construir una Centroamérica fuerte y en paz, con oportunidades para todos”.

De acuerdo con Olson, la cooperación de Estados Unidos en la región debe ser en “la construcción de un Estado democrático, con instituciones democráticas que puedan resistir y combatir la corrupción”.

Asimismo, para tener una mejor gobernanza, es necesario tener una mejor seguridad, sin embargo, por mucho que se mejoren los sistemas de vigilancia, y se capaciten a las instituciones policiacas, si no se combate primero el tema de la corrupción, difícilmente se podrá hablar de cooperación y gobernanza.

Al respecto, los esfuerzos de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y la misión contra la corrupción y la impunidad en Honduras, lograron avances importantes en cuanto a desenmascarar extensas redes de corrupción y resolver algunos casos de alto impacto.

Amos esfuerzos surgieron de iniciativas de la sociedad civil y tuvieron el apoyo bipartidista en el congreso de los Estados Unidos.

Según estas experiencias una de las lecciones aprendidas es que las iniciativas de redición de cuentas solo pueden tener éxito cuando hay apoyo tanto interno como externo.

El éxito de estas iniciativas se basó en las alianzas con reformadores capaces, ubicados en puestos como fiscales generales independientes y que tuvieron el apoyo de redes de la sociedad civil.

De acuerdo con los creadores del estudio, en este sentido, Estados Unidos debe cooperar con la región en construir una “Integridad pública, fomentar la transparencia y el buen gobierno”, además de no interferir en las decisiones nacionales para llevarlo a cabo, sino apoyar los proyectos impulsados por la sociedad civil que están tratando de hacer dichos puntos realidad.

Esto debido a que, como se mencionó anteriormente, Estados Unidos tiene un gran aliado en la sociedad civil, la cual se ha organizado para luchar por sí misma, dado que conciben al estado como una entidad que solamente se preocupa por sí mismo y no incluye al pueblo en sus intereses.

RELACIONADAS