Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-11-22
La policía antidisturbios toma posición durante una protesta exigiendo la renuncia del presidente guatemalteco Alejandro Giammattei, en la Ciudad de Guatemala el 21 de noviembre de 2020 (Foto de Johan ORDONEZ / AFP)

Gutemaltecos salen a las calles por estar cansados de tanto 'abuso' por parte de políticos

El Congreso, en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines, aprobó esta semana un presupuesto de casi US$12.800 millones, un 25% más abultado que el de este año y con anomalías.

Por AFP

Durante el sábado 21 de noviembre, alegando hartazgo y abuso, cientos de guatemaltecos quemaron la sede del Congreso y reclamaron la renuncia del presidente, Alejandro Giammattei, tras aprobarse el presupuesto 2021, el más alto en la historia del país, que no contempla aumentos en las partidas sociales y prevé un fuerte endeudamiento público.

VEA LA FOTOGALERÍA que resume el desarrollo de la jornada de protestas

En la manifestación del Congreso, la policía capturó a más de una veintena de personas y casi medio centenar fueron hospitalizadas por heridas, uno de ellos en estado grave.

"Yo iba caminando y me agarraron. No he hecho nada, tengo mi derecho constitucional de huelga", alegó otro manifestante.

Los uniformados lanzaron asimismo gases lacrimógenos a los manifestantes pacíficos de la plaza donde había decenas de niños, quienes entraron en pánico, según imágenes en redes sociales.

Además del rechazo al nuevo presupuesto, el descontento e indignación también obedece a la opacidad en el manejo de los recursos utilizados para enfrentar la pandemia de coronavirus así como al rechazo a la creación de un superministerio que encabezará un joven cercano al mandatario.

"Estamos cansados, no hay otra forma más para poder demostrar nuestro repudio, nuestro hartazgo, estamos cansados ya de tanto abuso por parte de las autoridades", aseveró una manifestante que tampoco se identificó.

Paralelamente, manifestantes reunidos pacíficamente frente al antiguo palacio de gobierno, en el centro histórico de la capital y cercano al Congreso, exigían la renuncia del mandatario.

"Guatemala llora sangre, el pueblo ya está harto hemos vivido pisoteados por más de 200 años", dijo un manifestante que no se identificó.

El Congreso, en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines, aprobó esta semana un presupuesto (para 2021) de casi 12.800 millones de dólares, un 25% más abultado que el de este año.

La mayoría de los fondos están dirigidos a infraestructuras con el sector privado y no prevé aumentos en las partidas de salud ni de educación, ni tampoco en las destinadas a combatir la pobreza y la desnutrición infantil.