Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-11-18
FOTO Luis ACOSTA / AFP

Eta fue un duro golpe a la producción de alimentos en Chiriquí, Panamá

La SCAP reporta que la pérdida de producción de café está entre 15% y 20%, aunque se cree que la cifra podría ser mayor. A través de diferentes voces presentamos un mapa del impacto del huracán Eta en el distrito de Tierras Altas, provincia de Chiriquí

Por La Estrella de Panamá

Las incidencias del huracán Eta en el distrito de Tierras Altas, provincia de Chiriquí, y otras zonas del país han dejado secuelas significativas en la producción de alimentos y pérdidas económicas, que hasta hoy no se han contabilizado.

Plinio Ruiz, presidente de la Asociación de Cafés Especiales de Panamá (SCAP, por sus siglas en inglés), explica que hay dos tipos de daños. Primero, los que repercuten a corto plazo y ocurren cuando el caficultor tiene pérdidas en su finca por un deslave en las áreas de producción.

“Para que crezca un cafetal tiene que prepararse la tierra y esto lleva al menos un año de trabajo. Luego de plantar las semillas de café toma un mínimo nueve meses en desarrollarse en un vivero, para que se puedan trasplantar al campo a donde van a ir; eso toma aún más tiempo. Posteriormente, para trasplantar el arbolito de café hay que esperar aproximadamente cinco años, si es una variedad de café como geisha o borbón”.

De acuerdo con Ruiz, cada árbol de café lleva cuatro metros cuadrados, esto se traduce en que, si un productor pierde 500 árboles de café, no recupera dos mil metros cuadrados de tierra. Al momento en que ocurren estos desastres naturales, la capa vegetal de tierra negra se desprende, y la única forma de que todo se adecúe, es esperando a que la naturaleza misma reconstruya el suelo. Hasta el momento se tienen reportadas unas 14 fincas de producción de café con daños.

“Hay fincas que han sufrido tres deslaves y otras que tienen cuatro deslizamientos. Se perdieron varias hectáreas de cultivos y hay que invertir entre 5 y 6 años de trabajo nuevamente. Este es el tipo de pérdida que llamamos a largo plazo”, explica.

Hasta el momento la SCAP reporta la pérdida de producción de café entre 15% y 20%, aunque se cree que la cifra es mayor.

La situación actual en la zonas de siembra en Renacimiento, Hornito y Boquete es complicada, porque las plantaciones de café han recibido gran cantidad de lluvia, situación que ha provocado que la cosecha se pierda. “Hay tipos de cafés que son muy débiles para resistir gran cantidad de lluvia”.

Ruiz manifiesta que el área de producción de café más barata que existe hoy es de $30 mil la hectárea.

Otra de las consecuencias de Eta en Tierras Altas ha sido la pérdida de empleos, y en el caso de los productores que tenían algún compromiso bancario y que se habían comprometido a pagarlo con la cosecha, definitivamente no será posible.

El presidente de la SCAP calificó de grave la situación, y el bloqueo de las vías de acceso hacia las fincas que no conectan con las vías principales, incrementa el problema. “Las quebradas barrieron los puentes, los caminos terciarios que conducen hacia las fincas están inhabilitados. No hay manera de componer esta situación si no se recibe algún tipo de ayuda lo más pronto posible”.

Por su parte, Omar Concepción, productor de café, plátano y tomate detalla que sus cafetales fueron los más afectados por los estragos de Eta.

En el caso de los tomates, por ejemplo, la siembra no lleva un proceso tan amplio como el café, ya que este si se planta hoy rinde frutos dentro de tres meses, y el plátano tiene un proceso que demora un año.

Con respecto a las rutas afectadas en Tierras Altas, Concepción señala que con la adecuación de algunas calles ya he trasladado algunos productos a Merca Panamá. “He llevado mercancía, pero aún no he cuantificado las pérdidas económicas”.

Merca Panamá

El presidente de la asociación de comerciantes de alimentos de Merca Panamá, Yoris Morales, comenta que a raíz de la tormenta que afectó la zona de Tierras Altas, varios productos alimenticios se vieron afectados. “Esto dificulta tener inventarios cónsonos con los niveles de venta que se tienen en una semana en Merca Panamá, por lo que ocasionó que el mercado se quedara sin alimentos. Por eso fue por lo que se dio la escasez aquel fin de semana, y esto produjo que los precios se dispararan en algunos productos como la papa, la zanahoria y la lechuga”.

Pese a esta situación, anota que la semana pasada llegó a la capital mercancía e inmediatamente Merca empezó a despachar a los supermercados y abarrotes.

Morales argumenta que esta situación ha dejado ciertas lecciones al país y ha quedado en evidencia lo que se debe reforzar y adecuar. “La primera es que se tiene que fortalecer la cadena de frío, porque si bien es cierto tenemos los centros por cosecha en Cerro Punta y en Volcán, que deben ser almacenamientos refrigerados que ayuden en estas problemáticas y poder tener un sitio acondicionado y acorde para el manejo de productos perecederos, no los teníamos acondicionados”.

“Los cuartos fríos en Cerro Punta no tenían luz. No sé por qué razón la planta de emergencia no estaba funcionando y esto ocasionó que muchos alimentos se perdieran, lo que trajo mayores problemas a los productores que de hecho ya venían con complicaciones, y se agravaron con lo ocurrido”, explica.

El presidente de la asociación remarca que es necesario tener otro centro por cosecha en el área de Panamá este y otros puntos del país, que ayuden a abastecer distintas zonas del territorio nacional en caso de emergencias.

“Me gustaría destacar que la parte baja de Boquete, precisamente Potrerillo, fue la zona que hace dos semanas nos abasteció. Considero que también hay que incentivar estas áreas para que sigan produciendo, porque actualmente no cuentan con las tecnologías para desarrollarse lo suficiente”, subraya.

Un hecho es que la escasez de alimentos es un aspecto que preocupa al panameño. Se acercan las fiestas de fin de año y platos como la ensalada de papa y zanahoria son tradicionales en la mesa local.

Morales asegura que la cadena rudimentaria de papa y cebolla está funcionando, y según el último reporte cuentan con papa para abastecer al mercado nacional; sin embargo, en el caso de la cebolla habría que esperar algunos días para ver realmente de cuánto fue la afectación para abastecer el mercado en diciembre. “Probablemente la cadena se tendrá que reunir para hacer esa evaluación”.

Comparte que hay una cadena de vegetales que no está funcionando al 100%, al igual que la de tomate. “Estas cadenas son importantes porque te dan una idea de cuánto es el inventario y con ese resultado podemos tomar decisiones que son oportunas para estos casos”.

En cuanto a su apreciación sobre el panorama del sector agropecuario, afirma que hay escasez. Aunque las fuertes lluvias no se llevaron la producción en su totalidad, sí han afectado las cosechas. El productor prevé que el abastecimiento de lechuga y zanahoria, será un hecho.

Asimismo, “probablemente tengamos ajustes en el guandú, pero es algo de lo cual aún no tenemos seguridad. No tenemos información verídica para dictaminar esto, pero los productores que están llegando de Chiriquí nos están notificando”.

Economía

Unos 420 productores clientes del Banco Nacional, con saldos de préstamos adeudados por alrededor de $72 millones, han sido perjudicados por el huracán Eta que entró al país a inicios del mes de noviembre, señala a este medio el gerente general del Banco Nacional, Javier Carrizo..

Carrizo explica que la mayor parte de los daños al sector agrícola se registraron principalmente en las provincias de Chiriquí y Bocas del Toro, en productos como café, papa, arroz, ganado bovino y leche.

El ministro de Desarrollo Agropecuario (Mida), Augusto Valderrama, expresa que los daños a la industria agropecuaria se aproximan a los $11 millones, principalmente en Tierras Altas.

Los daños más puntuales ocurrieron en Tierras Altas, Río Sereno, Volcán, Cerro Punta y Barú, en la provincia de Chiriquí. Mientras que en la provincia de Bocas del Toro los daños fueron principalmente en las vías.

Además del café, la papa, la zanahoria y la lechuga, también se han afectado las cosechas de plátano, arroz, repollo, apio, coliflor y berenjena.

El Mida dio a conocer que sostuvo una reunión con los productores de arroz, quienes piden al gobierno agilizar la compra de este producto antes de que se pierda la cosecha. Las autoridades se comprometieron a hacer las compras correspondientes, donde se calcula la adquisición de unos 8 millones de quintales, cifra superior a la de 2019, a un precio de $24.50 por quintal.

A principios de noviembre, el presidente de la República, Laurentino Cortizo, autorizó $100 millones para cubrir necesidades del estado de emergencia declarado en la comarca Ngäbe Buglé, Coclé, Chiriquí, Bocas del Toro, Panamá Oeste, Veraguas y Herrera, durante un Consejo de Gabinete extraordinario sostenido recientemente.

En ese sentido, el presidente de la Asociación de comerciantes de alimentos de Merca Panamá enfatiza que no saben cuántos invernaderos de tomates han sido afectados, ni tampoco cuánto de la cosecha ha sido arrasado. “Para lo que es el volumen de venta del sector es una pérdida muy importante. Esto se puede traducir en desánimo de los productores, por eso hay que seguir motivando para que ellos puedan cosechar y nosotros tener productos de su zona de cosecha”.

En otras palabras, arguye que el volumen de alimentos que recibe Merca es regular hasta ahora. “Reitero que lo que nos preocupa es que ese volumen sea de productos que ya estaban listos para cosecha. Esta semana es crucial para saber la cifra de productos que recibimos y si hay o no una baja. Por lo general recibimos 250 mil libras de tomate en una semana, hay que ver si esto va a seguir o mermará”.

RELACIONADAS