Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-10-14
Honduran migrants, who were heading in a caravan to the US, speak with a police officer at a checkpoint after voluntarily agreeing to return to theirr country, in Morales, Guatemala on October 3, 2020. - Over 2.000 Hondurans requested local authorities to return to their country, according to police data sent to journalists. Guatemalan President Alejandro Giammattei on Thursday had ordered the detention of thousands of Hondurans who entered the country as part of a US-bound migrant caravan. (Photo by Johan ORDONEZ / AFP)

EE.UU. realizó operación migratoria irregular en Guatemala, denuncia senador

El reporte agregó que el operativo, que tuvo lugar a mediados de enero en el este de Guatemala, cerca del puesto fronterizo de Corinto, se realizó sin seguir protocolos de seguridad, protección y derechos humanos, y pudo haber separado a familias.

POR AFP

Estados Unidos realizó una operación migratoria irregular en Guatemala el pasado enero para devolver a Honduras a cientos de migrantes que avanzaban en una caravana hacia el norte, denunció el martes un senador estadounidense de alto rango.

Bob Menendez, principal representante de los demócratas en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, señaló que funcionarios del gobierno de Donald Trump en Guatemala detuvieron a hondureños que habían cruzado la frontera guatemalteca, entre ellos a mujeres y niños, y los regresaron a su país en vehículos no identificados oficialmente.

Los agentes del Departamento de Seguridad Interior (DHS) estadounidense, señalados de haber pagado por estos buses, actuaron junto con miembros de la División de Puertos, Aeropuertos y Puestos Fronterizos (DIPAFRONT) de Guatemala, indicó el informe publicado por Menéndez.

El reporte agregó que el operativo, que tuvo lugar a mediados de enero en el este de Guatemala, cerca del puesto fronterizo de Corinto, se realizó sin seguir protocolos de seguridad, protección y derechos humanos, y pudo haber separado a familias.

"El DHS violó su acuerdo interinstitucional con el Departamento de Estado que prohibía explícitamente al DHS realizar operaciones migratorias con fondos de la Oficina Internacional de Asuntos Antinarcóticos y Procuración de Justicia (INL)", dijo el informe.

El DHS no sólo "intentó encubrir" la operación, sino que "expuso innecesariamente al gobierno de Estados Unidos a posibles responsabilidades legales y financieras", añadió.

Menendez pidió formalmente el inicio de una investigación en el Departamento de Estado y el DHS.

"Este informe explosivo es un doloroso recordatorio de cómo la agenda antiinmigrante del presidente Trump ha superado todos los aspectos del trabajo de esta administración", dijo el senador.

El DHS y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) "no están autorizados para actuar como policía migratoria a través de Latinoamérica", enfatizó.

Según el informe, la "fijación" de Trump con frenar la inmigración irregular, una de las banderas de su gestión, se ha vuelto el foco de su política exterior hacia Centroamérica, socavando el papel tradicional de la diplomacia estadounidense en la región.

Agentes fronterizos de EE.UU. en Guatemala

El 16 de enero pasado, un vocero de la embajada estadounidense en Guatemala dijo a AFP que el control de la caravana que había partido de San Pedro Sula dos días antes recibía apoyo de Estados Unidos, que según dijo había desplegado "al campo" un "número limitado" de funcionarios de la CBP.

El apoyo y capacitación de agentes fronterizos de Guatemala es parte de un convenio surgido tras el paso de las primeras caravanas en 2018, para combatir el crimen y el tráfico de personas, detalló el vocero.

Miles de personas de Guatemala, Honduras y El Salvador han abandonado sus países en los últimos años en busca de una vida mejor en Estados Unidos.

Las caravanas masivas de migrantes en 2018 y 2019 indignaron a Trump, quien presionó a los países del norte centroamericano a firmar acuerdos de asilo para contener el flujo de indocumentados.

Desafiando la pandemia, más de 3.000 hondureños partieron hace dos semanas de San Pedro Sula en una caravana, la primera desde enero. Pero aunque lograron ingresar a Guatemala, la mayor parte del grupo fue detenido en controles de seguridad.

RELACIONADAS