Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-10-12
FOTO AFP

Fuerza Aérea salvadoreña impide a juez revisar archivos de masacre de 1981

Fue la segunda vez que el juez fue bloqueado por los militares en su intento por llegar a los archivos de la masacre, luego de que el 21 de septiembre no pudiera acceder al cuartel del Estado Mayor del Ejército.

POR AFP

La Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS) impidió este lunes al juez Jorge Guzmán revisar los archivos vinculados a la dantesca masacre de El Mozote, ejecutada en 1981 por el ejército contra alrededor de mil civiles en el marco de la guerra civil (1980-1992).

"Es una información confidencial secreta que nosotros tenemos aquí, y que solo puede ser solicitada por la Asamblea (Legislativa)", explicó un miembro del equipo de oficiales que habló con el juez, separados por un portón del batallón ubicado en Ilopango, periferia este de San Salvador.

El juez Guzmán, del tribunal de la ciudad oriental de San Francisco Gotera, replicó a los militares: "Ustedes están haciendo una valoración conforme a los intereses de la institución armada y no están haciendo una valoración conforme a los derechos humanos", según la plática transmitida por distintos medios locales.

Fue la segunda vez que el juez fue bloqueado por los militares en su intento por llegar a los archivos de la masacre, luego de que el 21 de septiembre no pudiera acceder al cuartel del Estado Mayor del Ejército para investigar la más sangrienta masacre de las últimas décadas en la región.

Tras lamentar el impedimento, el juez Guzmán se dirigió al Centro Judicial de San Salvador a levantar el acta de lo ocurrido.

Medio centenar de miembros de organismos humanitarios colocaron pancartas y flores frente a la sede castrense, previo a la llegada del juez.

"Justicia queremos, pues la justicia es alegría", se podía leer en una las pancartas sostenida por activistas frente a la sede del Batallón de Paracaidistas.

Entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981, soldados del ahora proscrito Batallón Atlacatl del Ejército ejecutaron a 986 personas, entre ellas 558 niños, en El Mozote y comunidades adyacentes por sospechas de que colaboraban con la entonces guerrilla izquierdista.

Otras 712 personas sobrevivieron el ataque y se vieron obligadas a abandonar la zona.

En 1993, una comisión creada por la ONU para investigar crímenes de la guerra culpó de la masacre a un grupo de militares, en el que figuran el comandante del batallón Atlacatl, el coronel Domingo Monterrosa, y su jefe de operaciones, Armando Azmitia.

El 2012, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado salvadoreño por la masacre, y ordenó medidas de reparación.

RELACIONADAS