Centroamérica & mundo
Fecha de publicación: 2020-09-09

Fitch revisó levemente al alza su pronóstico de PIB mundial para 2020

La recuperación de la actividad económica tras la grave recesión sin precedentes relacionada con el coronavirus en marzo y abril ha sido más rápida de lo previsto, pero Fitch espera que el ritmo de expansión se modere pronto.

Por Dinero.com

En su último informe de Perspectivas Económicas Globales (GEO, por sus siglas en inglés) Fitch Ratings señaló que espera que el PIB mundial caiga 4,4% en 2020, una modesta revisión al alza desde el descenso de 4,6% previsto en el GEO de junio.

"China ya ha recuperado su nivel de PIB anterior al virus y las ventas al por menor en los Estados Unidos, Francia y el Reino Unido superan ahora los niveles de febrero, pero dudamos de que esto se convierta en la tan elogiada recuperación en forma de ‘V‘. En Europa se avecinan choques de desempleo, las empresas están recortando gastos y el distanciamiento social sigue limitando directamente el gasto del sector privado", dijo Brian Coulton, economista jefe de Fitch Ratings.

En este nuevo reporte, ahora Fitch espera que la economía estadounidense se contraiga en 4,6% este año, en comparación con una caída del 5,6% en el GEO de junio. Por otra parte, la previsión de crecimiento de China para 2020 es de 2,7%, en comparación con el 1,2% en el GEO de junio.

Estas revisiones han sido parcialmente compensadas por los recortes en las previsiones de PIB para 2020 para la zona euro a -9% desde -8%, el Reino Unido a -11,5% desde -9% y para los mercados emergentes (EM), excluyendo a China, a -5,7% desde -4,7%.

La revisión en los mercados emergentes está dada por un fuerte cambio en el pronóstico de la India para el año fiscal que termina en marzo del 2021 al pasar de -5% a -10,5%.

Los datos oficiales ya han revelado el alcance de la desarticulación económica en el segundo trimestre con el PIB mundial cayendo en un 8,9% interanual y muchos países viendo caídas en la producción de una quinta parte o más.

Pero además de su gravedad, la recesión relacionada con el coronavirus también fue muy corta, con una caída precipitada de la actividad en marzo y abril, antes de recuperarse bastante rápido a partir de mayo.

Una gran cantidad de indicadores en la mayoría de las economías de GEO apuntan a un aumento secuencial más rápido del PIB en el tercer trimestre de 2020 hasta la fecha de lo que Fitch había anticipado anteriormente.

"No esperamos que continúe el ritmo de expansión de los últimos meses, ya que el impulso de la reapertura se desvanece, las dislocaciones del mercado laboral limitan el gasto de los consumidores y las empresas se reducen en el capex. Y como el brote de virus aún no se ha contenido, el comportamiento de distanciamiento social y las continuas restricciones se prolongarán en la actividad", añadió Coulton.

El sector del transporte y el ocio -que suele representar entre el 8% y el 10% del PIB en Estados Unidos y Europa- sigue estando profundamente deprimido y no ha experimentado la recuperación posterior al bloqueo que se observa en la industria manufacturera, la construcción o el comercio minorista.

“Esperamos que el desempleo aumente significativamente en el segundo semestre de 2010 en la Eurozona y el Reino Unido a medida que se reduzcan los subsidios de trabajo y los sectores de gran intensidad de mano de obra, que son vulnerables al distanciamiento social (incluido el turismo), luchen”, agrega el documento.

En el marco de una recesión de dos meses, la calificadora cree que tomará 18 meses desde el punto más bajo en abril para que Estados Unidos vuelva al PIB del cuarto trimestre de 2019 y 30 meses en la Eurozona.

En cuanto a los mercados emergentes, Fitch considera que se están enfrentando de muchas maneras a los retos económicos más difíciles de la pandemia, dado que las redes de seguridad social y la capacidad de atención sanitaria son más limitadas y hay menos margen para una flexibilización agresiva de la política macroeconómica.

Muchos de los mercados emergentes se enfrentan ahora a contracciones económicas de una escala comparable o mayor que las observadas en Europa, a pesar de que las tasas de crecimiento subyacente son mucho más elevadas.

No obstante, la flexibilización de las condiciones crediticias mundiales tras las masivas inyecciones de liquidez de los bancos centrales en el primer semestre de 20 ha proporcionado cierto alivio.

Los pronósticos del GEO suponen que se evitará la vuelta a enfoques de bloqueo nacionales muy estrictos para la contención del virus, pero este es un riesgo clave de retroceso. Este escenario podría provocar nuevas caídas del PIB, aunque probablemente en una escala más limitada que la observada en el segundo trimestre de 2020.

RELACIONADAS